Una puerta abierta abre corazones

– Un día mi vecina Aziza me contó que su corazón estaba destrozado por la situación de su matrimonio. Le entregué mi librito de Los Proverbios de Salomón y le dije: “Esta es Palabra de Dios, léela”. Ella lo leyó todo, junto a su esposo, y eso resultó en un milagro en sus vidas. Aziza contó su testimonio a sus vecinos, y ahora todos quieren leer la Biblia.  (Misionera en Uzbekistán).

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación - COMIBAM Internacional

Comments are closed.