Una brecha en la misión

globo1

 

El estatus del mundo

Nunca ha habido más personas vivas en el planeta que las que hay hoy. La población mundial de 7.700 millones (1) en 2019 está aumentando a poco más del uno por ciento u 84 millones / año o 230.000 por día, con una cifra de población mundial proyectada de 8.500 millones para 2029. Esa es una cantidad inmensa de seres humanos; casi imposible de imaginar. En la actualidad, se cree que el 28% de ellos, unos 2,1 mil millones (2), se consideran no evangelizados (3), un grupo que se estima que aumentará en 20 millones año tras año. Los que se identifican como cristianos son 2.400 millones, el 33% de la población mundial (4); ¡un porcentaje que no ha aumentado proporcionalmente en más de 100 años! ¿Por qué es eso?

La Conferencia Mundial de Misiones de 1910, que se llevó a cabo en Edimburgo, Reino Unido, tuvo como objetivo abordar la brecha global entre aquellos que habían escuchado el evangelio de Jesús y aquellos que no, de una posición “misión desde el Occidente al resto”, con perspectiva de naturaleza “monocéntrica” (5). Esta conferencia dio origen a una serie de otras, igualmente interesadas ​​en extender las fronteras de la evangelización a los cuatro rincones de la tierra, uno de los cuales fue el Congreso de Lausana y el resultante Pacto de Lausana de 1974, que abarca muchos temas de misionología y establece un Credo evangelístico para todos los cristianos y sus comunidades, que fue verdaderamente “poliglobal”. En el mundo de hoy, esa visión está representada por la idea de que “la misión es ‘de todas partes a todas partes’” (5). Entonces, ¿por qué el porcentaje de cristianos no ha aumentado con la población? Parece que a pesar de la cantidad de organizaciones cristianas que se concentran en llegar a aquellos que aún no conocen el Evangelio y no han aceptado la gracia salvadora de Dios a través de Jesús, sigue habiendo una brecha entre los que ‘van’ y los que ‘saben’. Una brecha que siempre se está ampliando. ¿Qué pasa con la cifra estimada de que el 86% de todos los hindúes, budistas y musulmanes no conocen personalmente a un cristiano (6)? Teniendo en cuenta que para el 2020, el 66 por ciento de todos los cristianos estará en el Sur Global (7), ¿ha cambiado la cara de la misión? ¿O la necesidad de misión?

Si bien hay señales alentadores, en todo el mundo, de que el número de cristianos está creciendo. Los evangélicos, que actualmente suman 1.05 mil millones, crecen a aproximadamente 2.2% / año (9). Sin embargo, el porcentaje global de los que aún no se han alcanzado continúa creciendo, así que hay más no creyentes vivos hoy que en cualquier otro momento de la historia (8). Entonces, ¿qué está pasando?

Durante los últimos tiempos, ha habido una conciencia y un esfuerzo cada vez mayores para que la iglesia mundial y las iniciativas misioneras trabajen juntas para crear alianzas equitativas, proporcionando experiencia, capacitación e innovación, cercanía cultural y celo, y equipos integrados para el trabajo misionero intercultural. Sin embargo, el número de personas que entran en una misión intercultural activa solo aumenta un 0,28% anual (8); una cifra que no sigue el ritmo de la tasa global de natalidad.

La realidad de las cifras es preocupante ¿Qué está pasando en el mundo de la misión cristiana?

Haciendo balance

Operación Movilización (OM) es una agencia misionera cristiana internacional, interdenominacional, que ha estado involucrada en la misión global desde la década de 1950. Para dar sentido a esta brecha entre la teología y la acción, encargó un estudio reciente llamado La Brecha de la Misión. La visión de OM es ser “una comunidad global de seguidores de Jesús, unidos para llevar el amor de Dios a quienes no lo conocen” (12). A medida que OM trabaja para alcanzar ese objetivo, esta investigación y los datos de otros estudios mostraron que “los esfuerzos de movilización de la iglesia solo han logrado involucrar aproximadamente 440,000 (menos de una décima parte del uno por ciento) del cuerpo de Cristo en misión intercultural”. Y los cristianos hoy asignan menos del dos por ciento de su dinero a causas cristianas, y menos del seis por ciento de eso es para el trabajo misionero” (10). Esta es una brecha sustancial entre el número de aquellos que profesan ser cristianos y aquellos que están comprometidos con la Gran Comisión de Jesús. El estudio pasó a identificar las razones de esa brecha.

El estudio

Se realizaron grupos focales en seis países: Australia, Brasil, Chile, Alemania, Ghana y Hong Kong, para averiguar si los cristianos entienden el llamado de Dios a la misión global, cómo ven los problemas del mundo, cómo sienten que el trabajo misionero podría ayudar a resolver problemas mundiales, e identificar las barreras que les impiden tomar acción misionera. El propósito de la investigación fue comprender y luego decidir cómo involucrar más eficazmente a los seguidores de Jesús en la misión. Los participantes no conocían la identidad de la organización encargada del estudio. Los resultados se analizaron de acuerdo con la demografía, la edad, las creencias personales y la comprensión del mandato de Jesús, junto con las barreras personales que podrían limitar o prevenir la actividad en la misión. Los mismos fueron sorprendentes, alentadores e informativos, dando una idea de cómo corregir la brecha de la misión.

Puntos de vista psicográficos

En Asia, los grupos acordaron que los cristianos debían ayudar a otros, compartiendo el amor de Cristo a través del comportamiento cotidiano. “ÉL nos pide que ayudemos a las personas lo mejor que podamos, sin importar si las conocemos o no; ayudar a las personas cuando necesiten de nosotros”.

En otra región, los grupos sintieron que la instrucción y el ejemplo de Cristo fueron el principal motivador para actuar de manera misionera. Todos creían que el comportamiento amoroso y la acción positiva deberían provenir directamente de la fe en Cristo. “Somos embajadores de Cristo. Entonces tenemos que representar al Señor aquí” se expresó en los grupos de discusión.

Para otros grupos bien fundamentados en las Escrituras, hubo un reconocimiento firme de que están llamados a ser “sal en este mundo” y a mostrar a Cristo a los demás a través de la predicación, el amor compartido y vivir el ejemplo de Cristo como Sus hijos, llamados a través de Su Palabra.

Y otros grupos estaban entusiasmados y motivados para ir y compartir a Cristo en todas partes, lo cual es fuertemente enseñado por las iglesias como un mandato bíblico: “Jesús dijo que deberíamos ir al mundo a predicar la Palabra. Entonces, si usted es cristiano, como lo soy yo, es su deber, como una orden del Señor, evangelizar – cosechar almas para Él “.

Motivación para actuar

Cuando se les pidió que consideraran qué declaraciones motivadoras eran más inspiradoras, los grupos difirieron.

En una región, los grupos focales estuvieron de acuerdo con estas declaraciones: ‘El Mundo está Roto’ y ‘Mucho Más es Posible’. Sintieron compasión por la difícil situación de los menos afortunados y reconocieron que podrían hacerlo mejor. Sin embargo, un grupo de participantes de entre 18 y 34 años colocó la misión global como una prioridad muy baja en sus vidas. En otra región, los grupos confirmaron ‘Mucho Más es Posible’ y ‘Sin elección, Sin Libertad’ como lo más motivador, porque sienten que la vida tiene mucho más, y que “como cristianos, queremos hacer algo al respecto”, pero también que no solo los cristianos sienten esto. Otros eligieron ‘La Separación de Dios Hiere al Mundo’, lo cual trae sentimientos de “soledad”, “violencia”, “tristeza” y “desesperanza”, porque los principales problemas mundiales se derivan de la separación de Dios.

Declaraciones motivacionales para resolver problemas: ‘Eres moldeado de una manera única’, que muestra una “imagen positiva”, y ‘Innovación en Misión’, que brinda “esperanza, valor y confianza” fueron populares e inspiradores para la mayoría. Sin embargo, algunos grupos consideraron que ‘Él es el Ejemplo’ fue la solución más efectiva e inspiradora: “Jesús es nuestro ejemplo y, por lo tanto, estamos llamados a ‘amar a nuestro prójimo’, ‘compartir nuestra fe y esperanza’ y ‘meter las manos en la masa’ por la vida de otros. Otros grupos también eligieron ‘Él es el Ejemplo’ como la inspiración para “seguir el ejemplo de Jesús” al compartir “esperanza”, “felicidad” y, sobre todo, “amor” a un mundo roto.

No se comprometen por miedo

Todos los grupos en todo el mundo indicaron el miedo como su razón principal para la falta de compromiso. Una persona dijo: “[Tengo] miedo de entrar en este entorno… mi iglesia envía gente a África … y les encanta, pero el concepto de ir a un país donde no hay médicos y cosas así también me asusta demasiado”. Otro participante agregó: “Nadie se ofrecería como voluntario para eso. Quizás haya un uno por ciento de las personas que van a Afganistán para dar sus vidas. ¿Quién se muda voluntariamente a otro país y deja todo… y tampoco puede hablar el idioma? Nunca haría eso”.

Un participante respondió: “No puedes vivir una vida allí; los miembros de nuestra familia no están allí”. Otros se sumaron al debate al mencionar que no tienen los medios financieros para ir y les impide la limitada atención médica en el extranjero. Uno de los grupos no habló mucho de los miedos como barreras para el compromiso misional, aunque un participante expresó sus temores sobre la violencia en el mundo. Algunos grupos reconocieron los temores, pero expresaron un fuerte deseo de superarlos y participar. El costo y el tiempo para participar en la misión global fueron las otras barreras, pero “donde no puedo ir, mi dinero puede ir” indicaron, así que había una variedad de formas de participar personalmente en la misión. Algunos también afirmaron la necesidad de transparencia en las organizaciones involucradas en la misión, en relación con su integridad financiera.

Conclusiones

Los cristianos entienden su llamado a compartir con otros el amor de Cristo. Su motivación para hacerlo es diferente, ya sea por sus valores personales o por las necesidades en el mundo, más allá de conocer la declaración misional bíblica. En resumen, no tienen claro qué significa exactamente la misión global. ¿Cómo podríamos ayudarles a entenderla?

Según Mateo 28, versículos 17 al 20, como seguidores de Jesús, que Lo reconocen como su Señor y Salvador, digno de toda nuestra adoración, todos estamos llamados a participar en la tarea de presentar el Evangelio, en palabras y hechos, a cada persona, y discipularlas. Este entendimiento presupone que cada líder de iglesia o comunidad de creyentes debe jugar un papel importante en comunicarles su responsabilidad, a través de la predicación, el estudio de la Biblia, la educación teológica y otros medios.

Una conclusión importante de esta investigación es que personas en diversas regiones y países responden de manera diferente al mandato de la misión bíblica. Esto implica que el enfoque de la movilización en estas regiones y naciones necesita no solo declarar el mandato bíblico sino también incluir lo que desafía, motiva y alienta a su gente. Hubo factores comunes: la necesidad de explicar clara y abiertamente las necesidades, junto con las circunstancias y el apoyo disponible para los misioneros en los diversos campos. Y miedo. El miedo a menudo es el resultado de experiencias pasadas, consecuencias futuras imaginadas y falta de información. Pero también se puede aprovechar para alentar la creencia y la confianza en el Dios que guía, salva y protege, además de cambiar el mundo. Es fundamental comunicar que el riesgo es parte del llamado, y fue incluido en las instrucciones que Jesús nos dejó.

La brecha en la misión es el reducido compromiso que los creyentes demuestran hacia la tarea de llevar el Evangelio por todo el mundo. Podemos superar la brecha, pero requerirá honestidad y conciencia por parte de todos, y particularmente de aquellos que tienen roles de liderazgo en iglesias y entidades misioneras, junto con la aceptación de los desafíos de las creencias personales y las características nacionales, y una voluntad para hacer esfuerzos aún más concertados para llamar a los creyentes a aceptar el mandato de Jesús de ir al mundo y compartir Su amor con todos los que lo necesitan.

Si saber más de este estudio sobre la Brecha y lo que impide que los cristianos participen más en la misión de Dios, puede leer el informe. Y por favor, intensifique sus oraciones y acciones, según Dios le guíe.

Para obtener más información, una copia de la Investigación La Brecha en la Misión (en inglés) o para unirse al debate sobre La Brecha en la Misión, visite www.missiongap.org.

Fuente: Decio De Carvalho

Bibliografía

(1) Estimaciones generadas en https://population.un.org/wpp/DataQuery/ 17 de abril de 2019.

(2) Como número absoluto está aumentando. Como porcentaje de la población mundial, en realidad, está decreciendo muy lentamente.

(3) Esta cifra se basa en la proyección de no evangelizados de 2019 del Centro para el Estudio del Cristianismo Global, de 2,188,000,000 no evangelizados o 28.4% de la población mundial. Gina A. Zurlo, Todd M. Johnson y Peter F. Crossing, “Cristianismo 2019: ¿Qué falta? Un llamado a más investigación”, Boletín Internacional de Investigación en Misión 43, no. 1 (enero de 2019): 92-102, https://doi.org/10.1177/2396939318804771. La cifra también corresponde a los 1,7 a 1,9 mil millones reportados por Johnstone (cifra de 2010), que fue del 25% al ​​27% de los 6,8 mil millones de la población mundial de la época. Patrick J. St G. Johnstone, El Futuro de la Iglesia Global: Historia, Tendencias y Posibilidades (Colorado Springs, CO: [Bucks, Inglaterra]: Biblica; WEC International, 2011). La red Ethne también use esta cifra (correspondencia de correo electrónico de Justin Long con DG, julio de 2018).

(4) Esta cifra crece a 0.10% / año. Esta cifra incluye a cualquiera que se identifique como cristiano, independientemente de su denominación o si son nominales o practicantes. Zurlo, Johnson y Crossing, “Cristianismo 2019”.

(5) A.Yeh (2018) El Futuro de la Misión es de Todos para Todos los Lugares, en Lausanne Global Analysis · Enero de 2018 · Volumen 7 / Edición 1 accedido a través de lausanne.org/content/lga/2018-01/future-mission-everyone-everywhere

(6) “El Cristianismo en su Contexto Global, 1970–2020: Sociedad, Religión y Misión” (South Hamilton, MA: Centro para el Estudio del Cristianismo Global, 2013), www.globalchristianity.org/globalcontext.

(7) La población mundial en 2020 será del 85% en el Sur global. “El Cristianismo en su Contexto Global”, 14.

(8) https://joshuaproject.net/ accedido el 11 de abril de 2019. Grupos de personas descritos como ‘no alcanzados’ donde hay insuficientes seguidores de Cristo y recursos para que la iglesia evangelice a su propio pueblo. Definido como un grupo de personas que son menos del 2% evangélicos o menos del 5% de autoidentificación como cristianos. También de Joshua Project (2019), Tendencias de la Misión Global, Operación Mundo, Atlas del Cristianismo Global, Proyecto Película Jesús, Traductores de la Biblia Wycliffe, Frontier Ventures, Mission Frontiers.

(9) Zurlo, Johnson y Crossing, “Christianity 2019”.

(10) https://www.gordonconwell.edu/ockenga/research/documents/StatusofGlobalChristianity2018.pdf “Evangelismo Global 2015: Cristianismo en Contexto” (South Hamilton, MA: Centro para el Estudio del Cristianismo Global, 2015), 2, https://www.gordonconwell.edu/ockenga/research/documents/1EvangelismInfographic.pdf.

(11) https://www.lausanne.org/content/covenant/lausanne-covenant#cov. Consultado el 17.06.2019

(12) https://ourombrand.org/.Consultado el 06.06.2019

The following two tabs change content below.

Decio de Carvalho

Latest posts by Decio de Carvalho (see all)

Comments are closed.