Quedarse o irse: ¿Cuánto tiempo debe servir un misionero en un solo lugar?

meditando

Por Todd Jamison

A veces es casi vergonzoso. Noto las cejas levantadas y, por lo general, van seguidas de una expresión de “¡Guau!” o “¿De verdad?” Por lo general, va acompañado de un cumplido, pero de vez en cuando me pregunto qué están pensando realmente. Me refiero a la reacción que otros tienen después de preguntarme cuánto tiempo he servido en la ciudad de Asia Central donde vivo. Estoy de acuerdo, veinticuatro años es mucho tiempo, especialmente en el mismo lugar entre el mismo grupo de personas.

¿Estándar bíblico?

A medida que Dios redime a un pueblo para sí mismo de toda lengua, tribu y nación (Apocalipsis 5:9-14), a veces lo hace usando personas que van y vienen por períodos breves, como Felipe con el eunuco etíope en Hechos 8:26-40. A veces, Dios coloca a los obreros en un lugar para realizar cierta parte de la tarea utilizando un don o personalidad en particular, como lo hizo con Pablo plantando y Apolos regando la semilla del evangelio sembrada en los corazones de los corintios (1 Co. 3:5-9).

Pero, debo admitir, a veces me pregunto si existe un estándar bíblico para que un misionero permanezca en un lugar con un solo pueblo durante mucho tiempo. Algunos han señalado la vida y el ministerio de Pablo como un modelo para no quedarse en un lugar y, en cambio, permanecer siempre en movimiento.

He conocido a varios de mis compañeros que, como el gran apóstol, en contra de su voluntad y con gran angustia, tuvieron que marcharse por expulsión de sus actividades misioneras. Por lo general, implicaba un frenético orden de sus asuntos y el pago de una tarifa exorbitante por los billetes de avión de última hora. Tales partidas a menudo iban acompañadas de un dolor extremo por dejar atrás a nuevos amigos y seres queridos. Sin embargo, al leer sobre las actividades de Pablo en el Nuevo Testamento, parece que se quedaba quieto hasta que sus perseguidores lo alcanzaron.

Dios tiene un plan, no un patrón

Por mucho que nos gustaría encontrar un patrón sobre cómo llevar a cabo la tarea de cumplir con la Gran Comisión, parece que Dios en realidad puede tener un plan específico para cada uno de nosotros en lugar de un patrón. Recuerde en Juan 21 cuando Pedro le preguntó a Jesús acerca de Juan, su compañero apóstol. Jesús respondió: “La vida de Juan es un asunto mío” ( Juan 21:22 ).

Nuestra naturaleza humana parece llevarnos siempre a comparar y mirar a los demás. Queremos asegurarnos de “hacerlo bien” e incluso, a menudo con un desafortunado espíritu de competencia, de “hacerlo mejor”. Esto es cierto incluso al calcular cuánto tiempo debemos permanecer en un lugar específico en el campo misionero.

En estos tiempos, se valora la rapidez y la eficacia. Sin embargo, el Dios eterno, que domina todo el tiempo y el espacio, examina los motivos de nuestro corazón más profundamente. La pregunta adecuada para el obrero misionero no es realmente: “¿Cuánto tiempo me quedo?” sino más bien, “¿Cómo hago el trabajo durante el tiempo que Dios quiere que me quede?”.

Aunque esto ciertamente no es exhaustivo, creo que es útil considerar tres principios para guiar el “cómo” de la persona que se dedica a llevar el evangelio y a hacer discípulos entre los no alcanzados.

Amar profundamente

Las personas no son proyectos, por lo que no deberíamos tratarlos de esa manera. En algunos de mis primeros años en el campo, tenía un plan y quería trabajar en ese plan. ¡Oh, qué frustrado me sentí cuando las personas a las que apuntaba mi plan simplemente no cooperaron! Realmente no era su culpa, estaban siendo las personas perdidas, enfermas por el pecado, separadas del amor de Dios que todos éramos antes de que Jesús se abriera paso para liberarnos. Mi enfoque a menudo implicaba querer lograr una meta antes de que el amor entrara en escena.

Nuevamente, el ejemplo de Pablo debería ser el nuestro. Les dijo a los creyentes tesalonicenses (un lugar donde Pablo solo se quedó unas pocas semanas antes de que la expulsión terminara su estadía allí) lo siguiente: “Tan grande es nuestro afecto por vosotros, que hubiéramos querido entregaros no sólo el evangelio de Dios, sino también nuestras propias vidas; porque habéis llegado a sernos muy queridos”. (1 Tes. 2:8). Pablo y su equipo ciertamente proclamaron el evangelio, pero se aseguraron de que el aroma del amor a través de la acción los acompañara en la tarea.

Mantenerse conectados

El evangelio ha penetrado en más pueblos no alcanzados en los últimos veinticinco años que en los últimos doscientos años antes de eso. Los siervos de Dios se pueden encontrar en casi todos los rincones del mundo en lugares extremos y peligrosos. Realmente nunca sabemos si hoy será el último en nuestro país de servicio. Pero, si tenemos que irnos, es importante permanecer conectados con los amigos y vecinos creyentes e incrédulos allí donde servimos.

Los apóstoles a menudo huían de un lugar a otro, pero mantuvieron sus conexiones con las iglesias que plantaron escribiendo cartas. Más de un tercio de nuestro Nuevo Testamento no existiría si personas como Pablo, Pedro, Juan y Judas no alentaran a los jóvenes cristianos de sus antiguos campos de servicio. Hoy, en la era de la comunicación instantánea, esto es más fácil que nunca, pero aún requiere disciplina e intencionalidad para mantenerse en contacto.

Obedecer

Este principio final es realmente la base de todo lo demás en nuestras vidas. Estemos donde estemos buscamos conocer y obedecer la voluntad de Dios. No somos nuestros, sino hijos adoptivos del rey, comprados con la sangre de su amado Hijo. Si dice “vamos”, vamos. Si dice “quédate”, nos quedamos.

Cada vez que mi esposa y yo regresamos a los Estados Unidos, siempre reservamos un tiempo para pedirle al Señor que reafirme su llamado. Cada vez, ha dicho que regresemos. Entonces, volvemos. No con temor, sino con alegría y con el deseo de agradar al que nos salvó. ¿Cuánto tiempo? Eso realmente no está en nuestras manos. ¿Cómo? Como discípulos obedientes.

Al final, prepárese para el largo plazo, pero confíe el tiempo al Señor que lo controla.

Todd Jamison ha trabajado durante veinticuatro años en Asia Central con su esposa y cuatro hijos.

Fuente: International Mission Board

 

The following two tabs change content below.

Comments are closed.