Por qué los misioneros van a lugares peligrosos

misionero_Asia

Por Jerry Rankin

En el pasado, las agencias misioneras y las iglesias de envío podían identificar lugares donde los misioneros podían estar en riesgo. La mayoría fue a países que les dieron la bienvenida y en general fueron receptivos al evangelio; allí podían contar con seguridad y un estilo de vida saludable mientras trabajaban con iglesias en países en desarrollo. Desafortunadamente, esa ya no es la norma.

Durante mis diecisiete años como presidente de la Junta de Misiones Internacionales, nunca me acostumbré a los funerales. La muerte no fue necesariamente el resultado de la violencia o del testimonio cristiano de un misionero. Los misioneros sucumben a las enfermedades, mueren en un robo de auto o en un accidente mientras viajan por una carretera peligrosa. Algunos estaban en el lugar equivocado cuando una bomba terrorista explotó en un centro comercial o quedaron atrapados en una multitud de manifestantes antiamericanos. Pero hubo quienes fueron atacados porque se atrevieron a proclamar la verdad del evangelio en un ambiente hostil.

Vivimos en un mundo malvado y caído. Donde no se ha proclamado la luz del evangelio y los pueblos y las culturas están esclavizados por el dios de este mundo. Ya sea en forma de visiones del mundo, religiones hostiles, políticas gubernamentales restrictivas, guerras étnicas y violencia, o elementos criminales en la sociedad, Satanás representa una amenaza formidable para aquellos que buscan hacer de los reinos de este mundo el reino de nuestro Señor.

Sin embargo, Apocalipsis 12:11 nos ofrece la clave para vencer al maligno. “Y lo vencieron por la sangre del Cordero y por la palabra de su testimonio, y no amaron su vida aun cuando enfrentaron la muerte”. Cristo nos ha asegurado la victoria debido a su sangre derramada. 1 Juan 5:4 nos instruye: “Esta es la victoria que ha vencido al mundo: nuestra fe”, y esa fe se expresa en el testimonio que confesamos. Pero la victoria final se obtiene al no aferrarnos a la propia vida, ¡ni siquiera hasta la muerte!

¿Por qué se pondrían los misioneros en peligro? Aquí hay cuatro razones por las que los misioneros están dispuestos a ir a lugares peligrosos.

  1. El deseo de marcar la diferencia para la eternidad

El 30 de diciembre de 2002, tres misioneros fueron asesinados por un pistolero en un Hospital Bautista en Yemen. La respuesta del público, e incluso de las iglesias, fue una demanda para llevar a los misioneros a casa. Algunos lo caracterizaron como un trágico desperdicio de sus vidas. Los medios de comunicación exigieron saber por qué podíamos ser tan irresponsables al permitir que el personal fuera a lugares donde podrían ser asesinados.

Pero, ¿fueron los más de veinte años que Bill Koehn y Martha Myers derramaron sus vidas en el ministerio y lo que presenciaron un desperdicio? ¿No vale la pena el costo de las semillas del evangelio que crecen y eventualmente florecen entre un pueblo no alcanzado? Ciertamente, es apropiado orar por la salud y seguridad de los misioneros, pero cuando eso se convierte en nuestra primera preocupación, distorsionamos radicalmente el llamado de nuestro Señor, quien dijo que ser su discípulo era un llamado a negarse a uno mismo, a tomar la cruz y morir.

En la impresionante lista de personas de fe en Hebreos 11, estos héroes de la fe fueron caracterizados en el versículo 38 como “hombres de quienes el mundo no era digno”.

Los misioneros van a lugares de peligro por causa del Evangelio, porque han resuelto no vivir para las comodidades, la seguridad y el éxito de este mundo. Más bien, han entregado sus vidas para hacer una diferencia por la eternidad. Como los misioneros de siglos anteriores que dejaron las comodidades de Occidente con sus pertenencias empaquetadas en ataúdes porque no esperaban regresar de tierras devastadas por enfermedades, nuestros enviados hoy llevan la esperanza eterna del evangelio a las personas en la oscuridad espiritual porque obedecer al Señor Jesucristo en su Gran Comisión vale la vida.

  1. Obediencia al llamado de Cristo

En la década de 1980, los radicales musulmanes habían sumido al Líbano en el caos. En una guerra civil prolongada en la que los estadounidenses fueron secuestrados, el Departamento de Estado de Estados Unidos ordenó la evacuación de todos los estadounidenses. En este caso, los misioneros fueron llevados a casa, aunque querían quedarse y continuar su ministerio. No estaban preocupados por su propia seguridad, sino que deseaban permanecer fieles a su llamado.

En una situación más reciente, donde prevalecía la anarquía y el personal estadounidense no esencial estaba siendo evacuado, un misionero informó a su familia y a la IMB que no se irían. Se consideraban personal esencial. No podían desobedecer el llamado de Dios por respeto a su propia seguridad, especialmente porque el caos y las incertidumbres creaban grandes oportunidades para testificar del Evangelio.

El personal militar está capacitado para obedecer las órdenes sin importar el peligro. Van fácilmente a las zonas de guerra por una devoción patriótica sin tener en cuenta si es seguro hacerlo. Los cristianos tampoco deben considerar opcional obedecer las órdenes de nuestro Comandante en Jefe Jesucristo, quien nos dijo que fuéramos e hiciéramos discípulos de todas las naciones. No calificó ese mandato para ir solo donde uno puede testificar sin oposición o riesgo.

  1. La irresistible realidad de las personas sin Cristo

Los misioneros están dispuestos a arriesgar el peligro y la oposición para llevar a los pueblos no alcanzados el evangelio porque comprenden las consecuencias de la pérdida. A menudo destaqué la tragedia de la perdición al contar el tsunami en Asia en 2004, cuando casi un cuarto de millón de personas fueron arrastradas al infierno. Su pérdida no se debió a que habían rechazado a Jesucristo, sino a que, como pecadores, nunca habían escuchado que él “es el camino, la verdad y la vida” (Juan 14: 6). Ese fue solo un evento. Todos los días mueren personas de todo el mundo sin Cristo. La realidad de los perdidos nos obliga a dar nuestra vida e irnos (Ro. 10:13).

  1. Pasión por la gloria de Dios entre las naciones

Insistir en que los misioneros eviten los lugares peligrosos es menospreciar la pérdida de un mundo sin Cristo, degradar la responsabilidad de la obediencia al llamado de Dios y sucumbir a un intrincado sistema de valores que dice que la propia seguridad y comodidad es una prioridad más alta que compartir el Evangelio. Pero la razón fundamental por la que no solo es apropiado sino esencial que los misioneros vayan a lugares de riesgo y estén dispuestos a morir para dar a conocer el evangelio es la pasión que prevalece por la gloria de Dios entre las naciones.

Karen Watson fue uno de los cuatro miembros del personal misionero asesinados por un ataque terrorista en 2004 en Irak. Con el corazón quebrantado por el sufrimiento del pueblo iraquí, renunció a su trabajo, vendió su casa y su automóvil, regaló la mayoría de sus pertenencias y se fue a ese país devastado por la guerra para ministrar al pueblo. Conociendo el riesgo, había escrito una carta para dejarla con su pastor para que la abriera y leyera si le pasaba algo y no regresaba.

La carta de dos páginas, escrita a mano, comenzaba: “Si pasa algo y no regreso, no hay arrepentimientos, porque estoy con Jesús”. Ella continuó diciendo: “Mi llamado es a la obediencia, se espera el sufrimiento, su gloria es mi recompensa”. Ella repitió y subrayó dos veces: “Su gloria es mi recompensa”.

¿Por qué los misioneros van a lugares peligrosos e incluso se arriesgan a morir? Están obligados porque hay personas que se pierden y que aún no han escuchado la esperanza del evangelio. Están dedicados al señorío de Cristo, la obediencia a su llamado y el deseo de hacer una diferencia por la eternidad. No viven para su propia comodidad, seguridad y conveniencia, sino para la gloria de Dios entre las naciones.

Jerry Rankin se desempeñó durante diecisiete años como presidente de la IMB antes de retirarse en 2010 a Mississippi, donde continúa a apoyar el trabajo misionero, a movilizar y como profesor adjunto en varias universidades y seminarios. Anteriormente, sirvió con su familia en el sur y sudeste de Asia durante veintitrés años, incluyendo la plantación de iglesias en Indonesia y como director de la IMB en el área sur y sudeste de Asia.

Fuente: International Mission Board

 

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación de COMIBAM

Comments are closed.