¿Por qué están más agradecidos tus amigos misioneros?

mano-sosteniendo

Por: Beth Matheson

“Nunca podría hacer lo que tú haces”, me dijo una vez una mujer con los ojos muy abiertos con amable sinceridad. Mi esposo y yo acabábamos de hablar sobre nuestro trabajo con Wycliffe en su iglesia, y pude ver que ella estaba haciendo una lista mental de todo lo que le dificultaría para ser misionera.

“Bueno, yo tampoco puedo hacer lo que hago”, respondí honestamente, haciendo mi propia lista mental de áreas en las que a menudo lucho y fallo, como perder la paciencia, falta de compasión, luchar contra la ansiedad y quedarme sin energía.

No estaba sufriendo de falta de confianza en mí misma o cuestionando repentinamente mi compromiso con las misiones de tiempo completo; simplemente quería que esta querida mujer supiera que los misioneros no deben estar en pedestales. Dios no llama a todos a convertirse en misioneros profesionales, pero no hay nada especial en aquellos a quienes él llama. Somos simplemente personas normales e imperfectas que vivimos y trabajamos en un contexto que puede ser diferente al de la experiencia de un estadounidense típico. La mayoría de las veces me siento un poco mal equipada para ser misionera, ¡y me alegro de serlo! Todas mis luchas traen una humildad más profunda y una mayor confianza en Dios.

Fuerza en debilidad

Al igual que yo, sus amigos misioneros probablemente son muy conscientes de las deficiencias de sus propias fuerzas, capacidades y recursos, pero también están profundamente agradecidos por las carencias. Saben que esas lagunas son oportunidades para ver a Dios obrar sin que les obstruya un sentido erróneo de logro personal. Incluso Pablo, posiblemente el misionero más influyente de la historia de la Iglesia, aprendió esta verdad mientras luchaba contra una obstinada área de debilidad personal: En cuanto a esto, tres veces he rogado al Señor que lo quite de mí y me ha dicho: “Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad”. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que habite en mí el poder de Cristo. (2 Corintios 12:8-9).

Obra de Dios

Hacer que la Palabra de Dios esté disponible para todas las personas en un idioma y formato que comprendan claramente es una tarea monumental, demasiado grande para que la puedan lograr las personas por sí solas. No tenemos todo lo que se necesita, porque no estamos destinados a hacerlo. Este esfuerzo complejo es, en última instancia, obra de Dios, y su perspectiva es mucho más amplia que la nuestra.

Mientras mi amiga Cathy y su familia se preparaban para su asignación en el extranjero, descubrieron que la asistencia educativa especializada que necesitaba su hija no estaba disponible a donde se dirigían.

“Como todavía nos sentimos llamados al extranjero, nos fuimos sin saber cómo se cubrirían sus necesidades educativas”, explicó Cathy. “Después de llegar al campo, supe que la educación que necesitaba para poder ayudarla estaba disponible en un país cercano. A los pocos meses, gracias a la generosidad de algunos amigos, estaba en un avión para recibir ese entrenamiento. Cuando regresé, pude no solo ayudar a mi propia hija, sino también trabajar dentro de la comunidad, ofreciendo servicios a otros estudiantes que lo necesitaban”.

Cathy y su familia confiaron en Dios con su necesidad y él la satisfizo de una manera que no solo equipó a su familia para continuar sirviendo a los equipos de traducción de la Biblia, sino que también permitió que muchas otras familias misioneras continuaran con su trabajo.

Mi familia y yo también vimos la bondad de Dios en medio de nuestras deficiencias mientras estábamos sirviendo en el extranjero. Cuando llegamos a Papúa Nueva Guinea, no nos dimos cuenta de que las expectativas que teníamos de nosotros mismos eran poco realistas e incluso orgullosas. Pensamos que podríamos hacer malabares con nuestro ministerio, relaciones y vida hogareña sin mucha ayuda, pero comenzamos a luchar casi de inmediato con las demandas de la vida diaria en nuestra nueva comunidad.

Cuando admitimos nuestra necesidad de ayuda, la gente vino a nuestro lado, incluida una madre soltera local que necesitaba trabajo. La contratamos para que me ayudara a cuidar la ropa y mantener nuestra casa libre de moho tropical de rápido crecimiento, pero también nos enseñó con paciencia las habilidades lingüísticas, influyó silenciosamente en nuestro ministerio y nos animó a través de su fe y perspectiva. Una relación que comenzó debido a un vacío en mis propias habilidades se convirtió en una humilde y preciosa amistad que ha continuado a larga distancia.

La familia de Cathy y la mía aprendieron que nuestras limitaciones y necesidades, no impiden que Dios complete su obra en nuestras propias vidas o en el mundo; de hecho, a menudo trabaja a través de nuestra debilidad para lograr más de lo que podríamos haber imaginado.

Agradecida por los vacíos

Cuando sus amigos misioneros se sienten abrumados o no calificados, es una invitación a ver la fidelidad de Dios a través de su presencia y su pueblo. Cuando se sienten solos o nostálgicos, ofrece una mayor intimidad consigo mismo y aporta nuevas relaciones y ritmos. Cuando sus amigos se cansan o se enferman, Dios abre la puerta para que nuevos trabajadores intervengan y carguen con la carga mientras se recuperan. Cuando luchan por comprender la cultura o el idioma que los acoge, él les da la oportunidad de crecer como estudiantes humildes. Cuando los momentos de estrés revelan patrones pecaminosos o malsanos, pueden experimentar la profundidad de la gracia, el perdón y la curación de Dios. Y cuando necesitan aliento, apoyo financiero y ser elevados en oración, ¡Dios le usa para llenar ese vacío!

Sus amigos misioneros están muy agradecidos por los recordatorios diarios de que no son suficientes por sí mismos porque esta verdad los mantiene dependientes de Dios y conectados con su pueblo.

Entonces, la próxima vez que se sienta abrumado o no calificado para enfrentar áreas en su propia vida, busque cómo Dios está llenando los vacíos dejados por su falta de fuerza, habilidades y recursos. ¡Es posible que también se sienta muy agradecido por los vacíos!

Fuente: Wycliffe

 

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación de COMIBAM

Comments are closed.