Ponencia de Bertil Ekström a la V Asamblea General

Juntos en la Palabra
(La centralidad de la Palabra de Dios para la comunidad misionera iberoamericana a través de un discipulado radical)

Introducción:
– ¿Donde está la base doctrinal para el movimiento misionero iberoamericano? ¿Cuál es el papel de las Escrituras en nuestra misionología?
– ¿Cómo asegurar la libertad de cuestionar y de hacer análisis sin poner en riesgo la autoridad de las Escrituras y el respeto por la Palabra de Dios?
– ¿De qué forma colaboramos con la Palabra de Dios?
Texto: 1 Timoteo 4:1-16
I. Las Orientaciones de Pablo a Timoteo
Las orientaciones de Pablo a Timoteo nos dan importantes sugerencias de cómo contestar estas preguntas. La preocupación de Pablo en la preservación de la sana doctrina, a pesar del crecimiento de la Iglesia y con la llegada de nuevas generaciones de liderazgo.
Había, sin embargo, grandes desafíos como:
– Apostasía, abandono, de la fe
– Obediencia a espíritus engañadores y a enseñanzas diabólicas
– La hipocresía de los que hablaban mentiras y que tenían cauterizada su propia consciencia
– La exigencia del cumplimiento de un legalismo anti-bíblico
– Leyendas profanas y otro mitos semejantes
El antídoto, según Pablo es:
– Nutrirse con las palabras de la fe y de la buena enseñanza – v. 6
– Rechazar las herejías y ejercitarse en la piedad – v. 7
– Encargar y enseñar todo lo que es correcto – v. 11
– Volverse en un modelo para los fieles – v. 12
– Dedicarse a la lectura pública de las Escrituras y a enseñar y a animar a los hermanos – v. 13
– No ser negligente con el don dado por el Espíritu Santo – v. 14
– Meditar y ser diligente (ser pro-activo en el cuidado, celar, esforzarse) – v. 15
– Tener cuidado de la conducta y de la enseñanza – v. 16

Para continuar leyendo -> Juntos en la Palabra

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación - COMIBAM Internacional

Deja un comentario