Oposición al Evangelio, Avance del Evangelio

cristianos_chinos

Por Steve Burchett

La proclamación del evangelio trae oposición al evangelio.

Pablo casi pierde la vida en Listra, a manos de personas que solo unas horas antes lo adoraban tontamente. Mientras Pablo estaba en esa ciudad predicando el evangelio, “los judíos vinieron de Antioquía e Iconio, y habiendo persuadido a las multitudes, apedrearon a Pablo y lo sacaron de la ciudad, suponiendo que estaba muerto”. (Hechos 14:19).

Pablo no estaba muerto. Salió de Listra, viajó al cercano Derbe para proclamar el evangelio. “Y después de anunciar el evangelio a aquella ciudad y de hacer muchos discípulos, volvieron a Listra, a Iconio y a Antioquía, confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios”. (14:21-22). Cuando les contó a estos nuevos creyentes acerca de las tribulaciones como requisito previo para la entrada al reino de Dios, habló desde una gran cantidad de experiencia. Incluso antes de la golpiza de Pablo en Listra, la oposición al evangelio era desenfrenada en el primer viaje misionero (Hechos 13-14):

“Y habiendo atravesado toda la isla hasta Pafos, hallaron a cierto mago, falso profeta, judío, llamado Barjesús, que estaba con el procónsul Sergio Paulo, varón prudente. Este, llamando a Bernabé y a Saulo, deseaba oír la palabra de Dios. Pero les resistía Elimas, el mago (pues así se traduce su nombre), procurando apartar de la fe al procónsul”. (Hechos 13: 6-8)

“Pero viendo los judíos la muchedumbre, se llenaron de celos, y rebatían lo que Pablo decía, contradiciendo y blasfemando”. (13:45).

“Pero los judíos instigaron a mujeres piadosas y distinguidas, y a los principales de la ciudad, y levantaron persecución contra Pablo y Bernabé, y los expulsaron de sus límites”. (13:50)

“Mas los judíos que no creían excitaron y corrompieron los ánimos de los gentiles contra los hermanos”. (14:2).

“Pero cuando los judíos y los gentiles, juntamente con sus gobernantes, se lanzaron a afrentarlos y apedrearlos”. (14:5)

Desde el primer viaje misionero, hay algunas lecciones que aprender sobre la oposición al evangelio:

Primero, la oposición al evangelio toma muchas formas

En Pafos, Pablo llamó a Elimas un “hijo del diablo” (13:10), destacando la naturaleza demoníaca del mago contra el evangelio. ¿Hay alguna duda de que Satanás todavía se opone a la iglesia hoy? Debemos orar aún más, “Líbranos del maligno” (ver Mt. 6:13).

En Antioquía en Pisidia, la oposición llegó en forma de palabras contradictorias (13:45). De manera similar en Iconio, se usaron palabras que “corrompieron” las mentes de los incrédulos (14:2). Esta es la razón por la cual los creyentes pueden hablar sobre el evangelio más allá de unas pocas declaraciones trilladas.

En Antioquía en Pisidia, y también en Iconio, una táctica utilizada para frustrar el evangelio era incitar a los que tenían autoridad a unirse a la persecución (13:50; 14:5). A veces, un incrédulo puede ir a su jefe con una falsa acusación contra su compañero de trabajo simplemente porque sigue a Cristo, y el jefe cree las mentiras y se une al ataque. El cristiano en esa situación ha probado lo que experimentaron estos primeros misioneros.

En Iconio, los no creyentes tenían como objetivo abusar físicamente de los predicadores al lapidarlos (14:5). Los misioneros escaparon, y finalmente Pablo fue herido con piedras en Listra (14:6, 19). Es innegable que este tipo de persecución severa exista hoy.

Segundo, la oposición al evangelio no debe impedirnos de proclamarlo

Es valioso ver cómo Pablo y Bernabé respondieron a la persecución. A veces reprendían a las personas (13:10-11). Otras veces hablaban con mayor audacia (14: 3). Incluso cuando sabían que era la voluntad de Dios huir para escapar de una paliza, fueron a otro lugar a predicar el evangelio (14:6-7). El ejemplo de estos primeros misioneros debería inspirarnos a seguir diciendo la verdad sobre Cristo en circunstancias difíciles. Incluso puede ser la voluntad de Dios llevar el evangelio donde los ataques serán persistentes y posiblemente peligrosos.

Tercero, ninguna oposición al evangelio puede frustrar la obra salvadora de Dios

Debido a que los judíos incrédulos en Antioquía injuriaron a Pablo, él y Bernabé llevaron el evangelio a los gentiles. “Los gentiles, oyendo esto, se regocijaban y glorificaban la palabra del Señor, y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna”. (13:48). Cuando Pablo y Bernabé regresaron a su iglesia de envío (en Antioquía de Siria), “reunieron a la iglesia” y “declararon todo lo que Dios había hecho con ellos, y cómo les había abierto la puerta de la fe a los gentiles” (14:27).

La soberanía de Dios en la salvación es nuestra esperanza, a medida que avanzamos, y nuestra suficiencia cuando testificamos.

Steve Burchett es líder de seminarios, escritor y asistente editorial de Christian Communicators Worldwide.

Fuente: Bulletin inserts

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación de COMIBAM

Latest posts by Martha Claros (see all)

Comments are closed.