Nuestra misión sigue siendo esencial

globo-terraqueo

Por Mike Rudolph y Jonathan Worthington

Camas para enfermos, respiradores y morgues temporales. Negocios cerrados y personas sin trabajo. Incertidumbre. Vidas en el limbo.

Mientras los gobiernos estatales debaten cuándo y cómo reabrir sus economías en vista de la pandemia, las iglesias luchan con decisiones similares. ¿Qué actividades son negociables? ¿Qué aspectos de la vida en común siguen siendo esenciales para nuestra identidad y vocación?

¿Qué es esencial?

Incluso durante un encierro, la predicación y la enseñanza deben continuar. Dios ha asignado a los líderes la tarea de fortalecer la iglesia y equiparla para el ministerio. Una forma es a través del ministerio de la palabra (Efesios 4: 11–12; Hechos 6: 2–4; 20: 27–31; 2 Timoteo 4: 1–5). Otras actividades son fundamentales para todos nosotros. Por ejemplo, el evangelismo y el discipulado de persona a persona son fundamentales para la comisión que Jesús nos encomendó (Mateo 28: 16-20). Por otro lado, la escuela dominical para adultos y el ministerio de jóvenes son opcionales. Podemos ayudarnos unos a otros a crecer de otras maneras por ahora (Efesios 4: 15–16).

Pero, ¿qué pasa con el trabajo misionero”? Cuando las donaciones son bajas o los fondos son limitados, se debe recortar algo. ¿Es opcional enviar y apoyar a misioneros? ¿Deberían los nuevos misioneros esperar a recaudar fondos hasta que termine la pandemia? ¿Deberían los individuos y las iglesias reducir o retirar el apoyo financiero a los misioneros activos? ¿Qué pasa con los misioneros que están en licencia o han sido evacuados? En absoluto.

¿De qué otra manera la gente oirá de Jesucristo, confiará en él, invocará su nombre, se salvará y se nutrirá para que alcance la madurez? Los que conocen a Cristo deben seguir acudiendo a ellos, enviando nuevos obreros y apoyando a los que se han ido. De lo contrario, es imposible que el cuerpo de Cristo participe plenamente en la Gran Comisión. La misión es fundamental.

En Mateo 28: 16-20, Jesús enfatiza tres realidades que pueden energizar la formación de discípulos transculturales, incluso durante una pandemia.

Toda nación pertenece a Jesús

Después de resucitar de entre los muertos, Jesús se encontró con los once discípulos en una montaña de Galilea y declaró: “Me ha sido dada toda autoridad en el cielo y en la tierra” (Mateo 28:18). ¿Te das cuenta de lo asombrosa que es esta afirmación? Las personas que se someten a Jesús están bajo su autoridad. También lo son los grupos de personas y las naciones que tienen valores generalmente alineados con la Biblia. Pero eso no es todo. Jesús tiene la misma autoridad sobre todos los que se le oponen. Él gobierna el mundo entero y todo el cielo. Tiene autoridad total.

La afirmación de Jesús de tener toda la autoridad no solo apoya la comisión, sino que también consuela y desafía a los discípulos que luchan. En esa misma montaña, algunos adoraron a Jesús, ¡pero el resto dudó! (Mateo 28:17) Eso es sorprendente.

Las palabras de Jesús fueron tanto para los que dudaban como para los adoradores. Independientemente de cómo se veían y se sintieran las cosas, Su autoridad sobre todo en el cielo y en la tierra perduraría.

Muchos de los seguidores de Cristo en la actualidad necesitan que se les recuerde esto. ¿Lo has olvidado? La realidad es más de lo que vemos a nuestro alrededor: enfermedad, dolor, muerte, prohibiciones de viaje, frustración, desempleo y lo desconocido. Esas cosas no son la realidad completa. Cada nación pertenece a Jesús. Él reina sobre toda la tierra y todo el cielo. Así que hay que seguir haciendo y formando discípulos en todas las naciones.

Jesús está con nosotros

Jesús también prometió: “Ciertamente estaré con ustedes para siempre” (Mateo 28:20). Algo cambia cuando nos damos cuenta de que el Rey está cerca. Mire a estos hombres que estaban con Jesús en la montaña de Galilea, particularmente a los que dudaban. Lo que descubrieron puede ayudarnos en una época de pánico global.

Jesús continuó enseñándoles sobre el reino de Dios durante más de un mes. Ese tiempo pronto terminó. Cerca de Jerusalén, en Betania, vieron cómo era llevado al cielo, a su trono cósmico. Pero esta vez algo había cambiado. Todos lo adoraban. Se unieron en oración. Todos esperaban ser llenos del Espíritu Santo. Jesús había prometido que les daría poder para ir y hacer discípulos (Hechos 1: 1-14; cf. Lucas 24: 45-53).

Podemos preguntarnos cuándo y cómo involucrarnos en un mundo que nos parece desconocido o incluso amenazante. Pero debemos seguir adelante en el nombre de Jesús, con su carácter, mensaje y autoridad, y seguir enviando y apoyando a otros. Nuestro Rey no solo nos observa y nos guía desde “allá arriba”; ¡está “aquí mismo” con nosotros por su Espíritu! La realidad de su presencia nos da confianza para seguir haciendo discípulos en casa, pero también en el extranjero.

Jesús viene de nuevo

En esa montaña de Galilea, Jesús prometió estar con sus discípulos “hasta el fin mismo de los tiempos” (Mateo 28:20). Esta frase indica que la tarea de hacer discípulos estará completa una vez que el Rey regrese.

Lucas escribe que dos ángeles aparecieron repentinamente a los discípulos de Jesús mientras éste ascendía (Hechos 1:10). Los ángeles les aseguraron que Jesús volvería de la misma manera y les hicieron una pregunta: “Varones galileos … ¿por qué estáis aquí mirando al cielo?” (Hechos 1:11). Mientras tanto, quedaba mucho por hacer. Después de recibir el Espíritu, salieron como testigos de Cristo. Y otros los enviaron.

La última frase de la Gran Comisión nos asegura que el final de nuestra tarea de hacer discípulos ha sido designado. Los virus no nos liberan de nuestra tarea. Tampoco lo hacen las cuarentenas, el desempleo masivo, el recorte de gastos o incluso el sufrimiento. El Rey aún no ha regresado, así que seguimos adelante. Seguimos haciendo discípulos, formando discípulos y enviando y apoyando a otros para que hagan lo mismo en todo el mundo hasta el fin de los tiempos. Lo hacemos sabiendo que nuestro Señor cumplirá todos sus propósitos. Dado que Jesús reina, nuestra misión no es imposible. Y sigue siendo esencial hasta que él regrese.

Fuente: Training Leaders International.

 

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación de COMIBAM

Comments are closed.