No evangelizados o no alcanzados: por qué importa la diferencia

etnia-africa

Por Brian Zunigha

La ignorancia es una bendición, pero también puede ser mortal. Uno de los usos erróneos más peligrosos de las frases cristianas que he escuchado recientemente es el uso excesivo de la frase “grupo de personas no alcanzadas”. Escuché que la gente usa esa frase para hablar sobre los esfuerzos para llegar a los campus universitarios, amigos, clubes y vecindarios. Es un término que se ha utilizado cada vez más en la subcultura cristiana para validar el statu quo misional en lugar de dar la alarma para los grupos de personas que están completamente desconectados del evangelio.

Definiciones cruciales

Necesitamos entender qué es un grupo de personas y cómo definir lo que significa ser “alcanzado” con el evangelio. Un grupo de personas no es una subcultura, sino el grupo más grande de personas dentro del cual se pueden intercambiar mensajes sin encontrar límites de comunicación importantes. El hecho de que mi vecino de setenta años no tenga un teléfono inteligente ni escuche a Adele no nos coloca en grupos de personas diferentes. Nuestra jerga puede ser diferente, pero ambos hablamos inglés y no tenemos problemas para comunicarnos. Por otro lado, la familia de la calle que habla principalmente español sería parte de un grupo de personas diferente porque nuestra capacidad para comunicarnos está severamente limitada a su inglés.

Un grupo de personas se considera “alcanzado” o “no alcanzado” según el acceso público del grupo al evangelio. Por acceso público, me refiero a la presencia de iglesias con la intención y la capacidad de compartir el evangelio con el resto del grupo étnico. El hecho de que pueda haber personas dentro de un grupo de personas específico que no hayan escuchado personalmente el evangelio, no significa que ese grupo no haya sido alcanzado. Puede haber acceso público al evangelio (iglesias que comparten el evangelio), pero no todas las personas han escuchado el mensaje. Sin acceso público al evangelio, las personas nunca escucharán personalmente el mensaje. Si deseamos que todas las personas escuchen personalmente el evangelio, debemos aprovechar nuestras vidas para plantar iglesias entre los grupos étnicos donde actualmente no hay acceso público al evangelio.

Grupo de personas no evangelizadas

La mayoría de las personas en un grupo de personas no evangelizadas no han escuchado personalmente el evangelio, pero tienen acceso público al mensaje. A menudo tienen amigos o familiares que son seguidores comprometidos de Jesús. Tienen al menos una comprensión vaga de Dios y Jesús y si quieren saber más, solo necesitan presentarse en cualquiera de las docenas (o típicamente más) de iglesias en su comunidad. Son como una persona que necesita ayuda médica con un automóvil y un teléfono inteligente. Todo lo que necesitan hacer es buscar un hospital y conducir hasta allí, o encontrar el número del 911 y pedir ayuda. Es posible que hayan pasado por el edificio de un hospital y no hayan sabido qué ayuda se ofrece allí, pero hay personas que están dispuestas a ayudarlos. Necesitan amigos y familiares que les informen sobre el hospital y la ambulancia que tienen a su disposición.

Las personas en un grupo de personas no evangelizadas necesitan el evangelio. Necesitan con urgencia escucharlo por primera vez de un amigo, compañero de trabajo o familiar que haya sido demasiado tímido para compartir con ellos. Necesitan una explicación de la esperanza que han visto en las vidas de los creyentes con quienes viven. Una vez más, siempre hay una necesidad de más trabajadores, pero su mayor necesidad no es de más creyentes en su comunidad, es escuchar el evangelio de los creyentes que ya están allí.

Grupo de personas no alcanzadas

La gran mayoría de las personas de un grupo étnico no alcanzado no ha escuchado personalmente el evangelio porque el acceso público al mensaje es extremadamente limitado. No tienen iglesia ni cristianos en su comunidad equipados adecuadamente para alcanzarlos. Pueden practicar otras religiones o ser ateos, pero por lo general tienen una comprensión muy defectuosa o inexistente del cristianismo. La gran mayoría de las personas en estos grupos nunca habrán escuchado el evangelio y nunca escucharán el evangelio hasta que alguien cruce intencionalmente las fronteras culturales y lingüísticas para llevar el evangelio a estas personas. Son como una persona que necesita ayuda médica en un lugar sin acceso a un hospital. Puede haber algunos médicos locales, pero generalmente operan en la oscuridad y no se sabe que están disponibles para ayudar. Existe una pequeña posibilidad de que conozcan a alguien que pueda ayudar, pero para el 98% de la comunidad, cualquier cosa que necesite atención médica no se tratará debido a la falta de recursos. Necesitan un hospital.

Las personas de un grupo étnico no alcanzado necesitan el evangelio. A menos que algo cambie, tienen una pequeña posibilidad de escucharlo. Necesitan escucharlo por primera vez de uno de los pocos creyentes en su ciudad o grupo étnico, o de uno de los pocos misioneros que trabajan entre ellos. Debido a que el acceso al evangelio es un problema para ellos, necesitan más trabajadores, porque es probable que pasen toda su vida sin interactuar con ninguno de los pocos creyentes de su comunidad.

Grupo de personas sin cualquier esfuerzo de alcance

Nadie en un grupo étnico sin cualquier esfuerzo de alcance tiene actualmente la oportunidad de escuchar el evangelio porque no hay acceso público al mensaje. No hay iglesias ni cristianos en su comunidad. Son como una persona que necesita ayuda médica en un lugar sin acceso a hospitales o clínicas, sin médicos ni enfermeras que viajen, sin nadie con formación formal o informal en primeros auxilios en su comunidad. Nadie está planeando o pensando en llevar ayuda médica a su comunidad. No hay absolutamente ninguna posibilidad de que reciban la ayuda que necesitan. Necesitan que alguien vaya a ellos con ayuda médica.

Las personas de un grupo étnico sin cualquier esfuerzo de alcance necesitan el evangelio. Pero a menos que algo cambie, tienen cero posibilidades de escucharlo. A menos que algo cambie, no lo escucharán porque ninguna iglesia o creyentes han comenzado intencionalmente el proceso de aprender el idioma y la cultura para que puedan explicar el evangelio de una manera que las personas dentro de este grupo lo entiendan. El acceso al evangelio es inexistente, por lo que su mayor necesidad es que los creyentes crucen las fronteras culturales, étnicas, geográficas y lingüísticas para ser las primeras personas en compartir el evangelio con las personas de su comunidad.

La necesidad de acceso

No se trata de que la gente necesite el evangelio, sino de la necesidad de la gente de tener acceso al evangelio. Todo el mundo tiene necesidad de oír el evangelio, desde la persona tribal sin cualquier esfuerzo de alcance de Papúa Nueva Guinea hasta el pastor de cinco décadas que necesita que se le recuerde diariamente lo que Cristo ha hecho por él. Sin embargo, a menos que alguien se traslade específicamente, las personas sin cualquier esfuerzo de alcance del mundo tienen cero posibilidades de escucharlo. En Apocalipsis 7:9, Juan comparte una visión del reino eterno de Dios. Es un hermoso mosaico de personas de toda tribu, lengua, nación y pueblo adorando a Cristo, el Cordero de Dios. Ahora mismo esa imagen está incompleta. Hay tribus, lenguas, naciones y pueblos que no tienen representantes presentes en el reino de Dios. La obediencia a los mandatos de Cristo nos obliga a aprovechar nuestros recursos y vidas para completar este cuadro. Y en ese hermoso día los pueblos no alcanzados dejarán de existir.

Brian Zunigha, es Director de Ministerios de Discipulado en la Universidad Bautista de California.

Fuente: www.thetravelingteam.org

 

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación de COMIBAM

Comments are closed.