«¡No estoy de acuerdo con Spurgeon!»

candidato-misionero

Por ED Burns

«¡No estoy de acuerdo con Spurgeon!» solté con una voz que comenzó con seguridad, pero mi breve afirmación disminuyó con vacilación y reserva.

¿Quién en su sano juicio tendría la audacia de admitir públicamente su desacuerdo con el Príncipe de los Predicadores, Charles Spurgeon (1834-1892), en un seminario de doctorado en el Seminario Teológico Bautista del Sur? Bueno, lo hice. La cita que utilizó el profesor fue: «Todo cristiano es un misionero o un impostor». (1) Con la liberalidad con la que citamos a Spurgeon en los círculos evangélicos, probablemente se puede asumir que con frecuencia lo citamos fuera de contexto, lo que de hecho fue el caso en esta situación. (2) Pero la cita de Spurgeon reflejaba un sentimiento popular hoy en día que afirma que todo cristiano es en realidad un misionero. Tal afirmación demuestra una visión ingenua del llamado misionero.

Llamar a todo cristiano misionero tiene casi tanto sentido como llamar a todo cristiano pastor o predicador. Los pastores que sienten una compulsión inexplicable por proclamar la Palabra mes tras mes, año tras año, probablemente argumentarían que, además del carácter semejante al de Cristo y de la competencia bíblica, cualquier pastor que desee perdurar hasta el final en el ministerio debe llevar alguna carga interna y pesada de un llamado forjado por Dios a predicar la Palabra. Lo mismo ocurre con los que Dios verdaderamente llama a ser misioneros.

Podemos suponer demasiado cuando el sentido de llamado que describe un aspirante a misionero es principalmente un interés en alguna cultura / país extranjero. Un corazón sangrante y un mapa del mundo no son suficientes. Existen diferentes filosofías sobre lo que se supone que es exactamente el llamado misionero. Igualmente, debemos considerar y examinar estas diversas creencias sobre el llamado misionero. Y las Escrituras deben tener la última palabra.

Primero, debemos admitir que Dios no llama a todos los cristianos a ser misioneros. Todo cristiano no puede ser un misionero, ni debería serlo. Los cristianos pueden descartar la urgencia y la visión global de la Gran Comisión diciendo que todos somos misioneros en nuestro vecindario y que serlo es el alcance de su participación en el mandato misionero de la iglesia. De hecho, ser testigo en el propio barrio es parte de la evangelización, pero no completa el mandato misionero. Entonces, ¿cuál es una definición aceptable de misionero? El misiólogo J. Herbert Kane ha sugerido una definición útil:

En el sentido tradicional, el término misionero se ha reservado para aquellos que han sido llamados por Dios al ministerio de tiempo completo de la Palabra y la oración (Hechos 6: 4), y que han cruzado fronteras geográficas y / o culturales (Hechos 22:21) para predicar el evangelio en aquellas áreas del mundo donde Jesucristo es mayormente, si no completamente, desconocido (Rom. 15:20) (3)

Según Kane, los misioneros van a diferentes culturas o cruzan fronteras geográficas para predicar el evangelio. De manera similar, algunos misioneros-teólogos contemporáneos han definido útilmente a un misionero como:

Alguien que cruza intencionalmente las fronteras con el propósito de comunicar el evangelio para ganar personas para Cristo, discipular a nuevos creyentes, plantar iglesias, capacitar líderes bíblicamente calificados y ministrar a todo el cuerpo de Cristo de manera holística. Las fronteras que deben cruzarse pueden ser lingüísticas, cosmovisión religiosa, fronteras geopolíticas, socioeconómicas, etc. La mayoría de las veces queremos decir que este individuo debe pasar de una cultura a otra. (4)

Estos eruditos también, en aras de la claridad de términos, diferencian entre misión y misiones:

Misión (singular) tiene la intención de ser más amplio en su alcance para referirse al propósito y meta intencional y general de la iglesia. Por lo tanto, las discusiones o debates sobre la misión de la iglesia se refieren a lo que Cristo ha encargado a su iglesia que haga en el mundo. Misiones (plural) se refiere a todas las muchas formas en que las iglesias ven para llevar a cabo su misión en el mundo en esfuerzos misioneros reales para alcanzar y enseñar a los pueblos del mundo por la causa de Cristo. (5)

Un misionero, entonces, claramente no es una persona que simplemente se acerca a su vecino en su vecindario homogéneo. Tal persona está testificando obedientemente en su entorno inmediato para Cristo, que debería ser parte del ministerio evangelístico de cualquier iglesia local. Pero ser un testigo y ser un misionero son dos categorías diferentes: la primera es la responsabilidad general de todos los cristianos y la última es el encargo especial de un ‘enviado’.

(1) Charles H. Spurgeon, ‘A Sermon and a Reminiscence’, Sword and the Trowel  (marzo de 1873), citado en http://www.spurgeon.org/s_and_t/srmn1873.htm.

(2) El contexto completo de la cita de Spurgeon indica que, si Spurgeon hubiera hablado en términos contemporáneos, probablemente habría mantenido que todo cristiano es un evangelista o un impostor. Considere el contexto inmediato: ‘Todo cristiano aquí es un misionero o un impostor. Recuerda eso. O intentas difundir el reino de Cristo o no lo amas en absoluto. No puede ser que haya un gran aprecio por Jesús y una lengua totalmente silenciosa acerca de Él. Por supuesto que no quiero decir con eso, que los que usan el bolígrafo estén callados: no lo están. Y aquellos que ayudan a otros a usar la lengua, o a difundir lo que otros han escrito, están haciendo bien su parte: pero ese hombre que dice: ‘Creo en Jesús’, pero no piensa lo suficiente en Jesús como para contarle a otro acerca de Él, por la boca, la pluma o el tratado, es un impostor. Spurgeon, ‘Un sermón y una reminiscencia’.

(3) J. Herbert Kane, Comprensión de las misiones cristianas (Grand Rapids: Baker, 1974), 28.

(4) Zane Pratt, et al., Introducción a las misiones globales (Nashville: B&H Publishing Group, 2014), 3-4.

(5) Pratt, et al., Introducción a las misiones globales, 3.

ED Burns, PhD, ha sido misionero en el Medio Oriente, el este de Asia, Alaska y actualmente el sudeste de Asia, donde desarrolla recursos teológicos y capacita a pastores y misioneros indígenas. Desde su ubicación internacional, también dirige la Maestría en Liderazgo Global en Western Seminary. Es autor del nuevo libro The Missionary-Theologian.

Fuente: Founders Ministries

 

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación de COMIBAM

Comments are closed.