Misiones: Resultado del Avivamiento

avivamiento

Por Jairo de Oliveira

¡Qué valentía! Enfrentar en su generación (1792) a un grupo de pastores que ni siquiera reconocía la relevancia de la Gran Comisión, no fue tarea fácil. Sin embargo, William Carey, considerado el padre de las misiones modernas, no se sintió intimidado y se enfrentó a la batalla. Su pasión por el Cordero y su valentía en defensa de la predicación del evangelio lo llevaron a tal confrontación. Ciertamente no faltaban argumentos, y su respuesta a la pregunta no se limitó a una carta o un sermón. Escribió un libro de desafío misionero que no solo respondió a los pastores, sino que tuvo un gran impacto en su época, comenzando lo que hoy conocemos como el movimiento misionero moderno.

Una de las cosas que nos sorprende de la experiencia de Carey es que no comenzó defendiendo la causa de la Gran Comisión ante el liderazgo de un gobierno, clase social o grupo étnico, sino el liderazgo de una iglesia. ¿No parece paradójico que alguien confronte a un grupo de pastores para convencerlos de que el evangelio debe extenderse a los perdidos? ¿No es la Biblia un libro de misión? ¿No es la iglesia una agencia del reino de Dios para el mundo?

Sin embargo, la verdad es que uno de los momentos más notables del movimiento misionero moderno provino de una confrontación con el liderazgo eclesiástico. Este hecho apunta a la evidencia de que, en varios momentos de la historia, convencer a la Iglesia de su responsabilidad misionera ha sido un desafío mayor que convencer a la gente de su necesidad del evangelio. De hecho, el problema es antiguo. Incluso en la experiencia de los apóstoles, observamos que mientras el centurión Cornelio estaba listo para obedecer la visión celestial y recibir el evangelio (“Ahora estamos todos aquí delante de Dios, para escuchar todas las cosas que el Señor te ordenó” Hechos 10:33), la iglesia todavía disputaba si el evangelio debía ser anunciado o no a los gentiles (“Ahora los apóstoles y los hermanos que estaban en Judea escucharon que los gentiles también habían recibido la palabra de Dios. Y cuando Pedro subió a Jerusalén, los que estaban en la circuncisión contendieron con él” Hechos 11: 1-2).

Lo que es más intrigante es que si la naturaleza de la Iglesia es de naturaleza misionera, no parece tener sentido que la Iglesia tome conciencia de su responsabilidad de predicar el evangelio a los perdidos. Frente a este contrapunto, nos vienen otras preguntas: ¿Qué hace que la iglesia sea indiferente al mandato divino de hacer discípulos de Cristo en todas las naciones? ¿Qué impide que la iglesia se involucre en la tarea de evangelización mundial?

Ciertamente no es una tarea fácil tratar de responder a todas estas preguntas. Pero hace más de cien años, Andrew Murray, al describir la falta de participación de la iglesia en la obra misionera, parecía sintetizar el problema al señalar una sola respuesta. En el libro La clave del problema misionero, argumenta que la razón central por la cual los cristianos no están involucrados en la causa misionera es la falta de avivamiento. En su opinión, si no hay compromiso con Dios, el resultado es una falta de compromiso con la tarea misionera: “Falta entusiasmo por el reino de Dios. Y esto se debe a que hay muy poco entusiasmo por el Rey”. En el prefacio del mismo libro, el pastor Edison Queiroz refuerza la idea presentada por Murray y comenta sobre la vida espiritual de una iglesia que señala: “¡Si tienes vida, tienes misión!” Considerando el tema, el pastor John Piper también argumenta que donde sea que la pasión por Dios sea débil, el celo por la tarea misionera tendrá la misma intensidad y viceversa.

De esta manera, el corazón del problema de la obediencia de la Iglesia a la Gran Comisión no es otro que espiritual. Esto nos asegura que la tarea de proclamar el evangelio a personas no alcanzadas solo se convertirá en una realidad en la vida de la iglesia si hay un objetivo constante de avivamiento divino. Después de todo, si no hay pasión por el Cordero, ¿cómo habrá pasión por la causa del evangelio?

No hay duda de que Dios es un Dios misionero, que la Biblia es un libro misionero y que la iglesia es la agencia del reino de Dios para las naciones. Sin embargo, al enfrentar los desafíos misioneros que Dios ha confiado a nuestra generación, debemos pedirle al Padre que nos limpie con Su Palabra, que nos llene de Su Espíritu, que nos sostenga con Su gracia y que nos use entre las naciones para la Gloria de su nombre.

Jairo de Oliveira es misionero de PMI y World Witness. Es autor de varios libros sobre la tarea misionera, que incluyen: “Vida, ministerio y desafíos en el campo misionero”.

Fuente: Radar Missionário

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación de COMIBAM

Latest posts by Martha Claros (see all)

Comments are closed.