Los cuatro amigos

niña_siria

Por Connie Whang

Parece ser que este es un pasaje que ha sido puesto en la Escritura para demostrar, entre otras cosas, lo que unos cuantos hombres son capaces de hacer por un amigo: Marcos 2:1-12 “…vinieron a él trayendo un paralítico, que era cargado por cuatro amigos”… (v.3)

Uno de los puntos para rescatar de esta historia es que los que ministran a los débiles e indefensos, son bendecidos y están más cerca de ver un milagro con sus propios ojos.  Salmos 41:1, nos dice “Dichoso el que piensa en el débil, el Señor lo librará en el día de la desgracia”.  Definitivamente en este tiempo nos estamos perdiendo de muchas bendiciones, basta ver los millones de marginados alrededor del mundo.

Jesús sabía que la clave principal para entender a personas con diversas discapacidades era estableciendo relaciones con ellas, desarrollando amistades. Esto crearía confianza y los ayudaría a abrirse al amor de Dios.

¿Qué tal si les ponemos nombre a estos 4 amigos?  ¿Qué era lo que este paralitico necesitaba? ¿Cuáles son las características que nos hacen amigos verdaderos? Recuerden que Jesús nos llama AMIGOS.

1er. Amigo: Compasión

Cuatro verdaderos amigos que no vieron la dificultad, que su fe fue más allá del obstáculo.  Creo que su intención de llevarlo a su amigo cargado a Jesús, ya era muy válida; además que la imposibilidad de que el paralitico llegara a ver a Jesús ya era enorme.  Pero no se detuvieron. Crearon la posibilidad, fueron visionarios, nada los haría desistir, se arriesgarían.   Sabían quién era Jesús y la esperanza de sanidad era más real que los problemas.  Su compasión los motivaba a seguir.

Así mismo, como en otras ocasiones, Jesús tocando a quienes fueron afectados por la lepra, limpiándolos.  En un contexto donde era imposible que alguien tocara a este grupo de personas, es más, ni siquiera acercarse a ellos y la ley lo amparaba (Levíticos 13), Jesús no vino a abrogar la ley, sino a cumplirla y en varios pasajes en sus encuentros con personas con lepra, nos enseña a ir la milla extra esa milla de compasión.  La actitud de Jesús nos muestra muchas cosas, entre ellas: Mirar con misericordia, antes de actuar; tomar riesgos, el ágape de Dios antes que nuestro propio amor.

2do. Amigo: Acompañamiento

Jesús se dejó acompañar por personas con discapacidades, la mayor parte de ellos habían sido sanados por Él.  Caminó con ellos, los entendió y los encomendó.  Es increíble que la mayor parte de su ministerio fue su asistencia y acompañamiento a personas con discapacidades. Ellos eran importantes para él, porque entendía el sufrimiento que los seguía, no solo la discapacidad visible, sino la persona en forma integral.

Y en nuestro pasaje, vemos a amigos que acompañaron.  No enviaron a otros, sabían que cumplirían con su misión si eran 4, tomando un lado de cada esquina de la camilla.  Su amigo en necesidad era lo más importante para ellos y sabían que no lo lograrían sino formaban una comunidad alrededor de él.

3er. Amigo: Restauración

El origen de la palabra restauración viene de: “volver a un estado mejor que el original”.

Una vez más, vemos a Jesús que no se ocupa solo de restaurar el cuerpo del paralítico atendiendo su necesidad física, sino que también su alma y espíritu.

Pero también restaura la vida de los amigos.   Ellos no volvieron a ser los mismos.  Vieron su fe activarse delante de sus ojos. Confirmaron el Señorío de su Mesías frente a los desafíos físicos más severos y vieron a su amigo recibiendo salvación.

Vemos otro caso en Hechos 3, donde Pedro y Juan, en el Nombre de Jesús, ordenan caminar al paralítico en la entrada del Templo La Hermosa; éste no solo recibió sanidad física, sino que entró al Templo juntamente con ellos, gozándose y alabando a Dios.   Este era un lugar restringido para aquellos que no eran considerados limpios, pero Pedro y Juan dieron testimonio delante del Sanedrín de la sanidad recibida y como en el Poder de Jesús fue salvo.

Fue restaurado al camino de la libertad. Antes era esclavo de la mendicidad, del quebrantamiento físico y del alma de solo quedarse a los pies de la puerta del templo, ahora libre para ser parte del tributo que quería dar a Dios.

4to. Amigo: Empoderamiento

La mejor manera de ilustrar “Empoderamiento” es en la vida de David haciendo misericordia y justicia a Mefiboset, mientras él se estaba escondiendo del Rey, huyendo por miedo de su venganza, preocupado por ser descubierto, fue buscado por amor. Él estaba destinado a ser un hijo de Dios, pero fue robado y engañado por el diablo y perdió su lugar con Dios.

Esta es la realidad que viven aquellos que lidian con discapacidades, escondidos en oscuridad, sin palabra acerca de Dios y sus caminos, habitando en la ignorancia y comportándose como si fueran estúpidos. Aun así, Dios los ama y los busca a través de “los David” de este tiempo para llevarlos a Su casa y darles una nueva vida.

En II Samuel 9:9-11 encontramos: “Pero David llamó a Siba, el administrador de Saúl, y le dijo: Todo lo que pertenecía a tu amo Saúl y a su familia se lo entrego a su nieto Mefiboset.  Te ordeno que cultives para él la tierra y guardes la cosecha para el sustento de su casa. Que te ayuden tus quince hijos y tus veinte criados. En cuanto al nieto de tu amo, siempre comerá en mi mesa”. A partir de ese día Mefiboset se sentó a la mesa de David como uno más de los hijos del rey”.

Me pregunto lo que Mefiboset podría haber pensado cuando los hombres del rey se presentaron en su puerta: “Bueno, hasta aquí llegué. ¡Estoy muerto! El rey me ha encontrado y ahora con seguridad va a enfrentarme con toda su ira”.  Creo que eso es lo que piensa la gente que ha sido afectada por una discapacidad.   Estoy aislado, cuando alguien se me acerca es para humillarme, o sencillamente, ni siquiera soy considerado como persona.  Y si alguien viene a mi es para infundir más temor.   La condición física de  Mefiboset (significa el que esparce vergüenza), estaba ligada a su condición del alma. ¿Qué nos dice esto a ti y a mí?

Hasta que conozcamos el poder del amor de Dios y experimentemos su gran tolerancia, el acercamiento será diferente.   En el verso 3, David le dice a Siba si aún hay alguien en la casa de Saúl al que él pueda mostrar la “misericordia de Dios”.  Esto es la clave.   ¡No se trata de nuestra buena intención o bondad netamente humana, sino de la misericordia de Dios!

Así que, una vez que conocemos la verdadera naturaleza de Dios, lo maravilloso y admirable de su gracia y lo magnífico que es su amor por nosotros, es entonces cuando lo podemos ofrecer a otros. David dijo a Mefiboset que él le mostraría nada más que bondad por el amor que le tenía a Jonatán su padre; que le iba a restaurar todo lo que él había perdido; que iba a comer en la mesa del rey todos los días; todo lo que hizo por Mefiboset sería para empoderarlo.

No olvide que hay muchos Mefiboset que esperan por la misma bendición.  Esperan por el amor de Dios, una realidad que también les ha sido oculta.  Alcancemos no con nuestros esfuerzos humanos, sino con esa misma gracia que nos alcanzó a nosotros un día.   Como David, tendremos que tomar iniciativas, romper esquemas, buscar hasta encontrar y luego ofrecerles una mesa servida llena de compasión.

Concluimos con este pasaje en Isaías 40:29 – “Él da poder a los indefensos y fortaleza a los débiles”.  Que seamos usados para que el Poder de Dios sea manifestado en “estos los más pequeños”, los más “débiles y vulnerables”, porque así estaremos en plena sintonía con el corazón de Dios.

The following two tabs change content below.

Connie Whang

Connie Whang es esposa de Steve, con quien está casada desde hace 18 años. Es madre de Tiffany, de 11 años, que padece de una condición neurológica. Nacio en Perú y a los 18 años recibió su llamado al ministerio a tiempo completo, realizando una licenciatura en Teología y una Maestría en Psicología y Consejería Cristiana. Su pasión es la movilización misionera hacia los países que no tienen acceso al Evangelio, con un enfoque especial en las personas con discapacidades.

Latest posts by Connie Whang (see all)

Comments are closed.