La pandemia del coronavirus y BAM: 7 cosas que podemos hacer

dinero

Por Mats Tunehag

Los efectos del coronavirus son más que inquietantes. La situación está cambiando a cada hora. Las consecuencias varían de difíciles a terribles para miles de millones de personas, y nadie sabe cuál es el calendario de esta crisis. Los medios de comunicación de todo el mundo nos actualizan constantemente sobre los efectos negativos en los negocios y la vida de las personas, por lo que este breve artículo tendrá un enfoque diferente: ¿QUÉ PODEMOS HACER? Pero primero vale la pena señalar que a lo largo de la historia, la Iglesia ha tenido una sólida historia de servicio a las personas en medio de grandes plagas y catástrofes.

“El sociólogo Rodney Stark escribió (en The Rise of Christianity) que una de las razones por las cuales la iglesia     venció   la hostilidad   y   creció   tan   rápidamente    dentro   del   imperio    romano,   se    remonta    a    cómo    los cristianos respondieron a las pandemias de la época, que probablemente incluyeron la plaga bubónica y viruela. Cuando   las   infecciones   se extendieron, los   romanos   huyeron   de   sus   pueblos   y   aldeas;   y   los cristianos se quedaron para cuidar   y   alimentar no solo a sus familiares, sino a sus vecinos paganos”. ( Viviendo en tiempos de peste ​-Phillip Yancy)

¿Por qué la Iglesia hizo esto durante siglos y por qué deberíamos hacerlo ahora? Una razón fundamental es que debemos amar a Dios y a nuestro prójimo, y ambos están conectados. Como dice el obispo Barrón: “¿Por qué están estos dos mandamientos tan estrechamente relacionados? Por quién es Jesús. Cristo no es simplemente un ser humano, y él no es simplemente Dios; en cambio, él es el Deus homem, el único en cuya persona, divinidad y humanidad se encuentran. Por lo tanto, es imposible amarlo como Dios sin amar a la humanidad que ha abrazado. El mayor mandamiento es, por lo tanto, una cristología indirecta”. [1]

Muchas empresas enfrentan desafíos de flujo de efectivo, bloqueos, ventas, despidos, interrupciones en la cadena de suministro, quiebras, etc. Entonces, ¿qué podemos hacer ahora? Permítanme sugerir siete áreas de acción con respecto a las empresas BAM y la comunidad global BAM.  Lo invitamos a que también agregue sus sugerencias (envíe a ​chairs@bamglobal.org​).

1. Ora

Busca a Dios, escúchalo.

  • Ore por los BAMers y los negocios
  • Ore por sabiduría divina e intervención.
  • Ore por pensamiento creativo y soluciones
  • Use la oración BAM – San Patricio, disponible en cinco idiomas
  • ¡Pregunta a tus amigos en los negocios cómo puedes orar por ellos!
  • Comience o únase a grupos de oración en línea para BAMers y

Vea también el blog de Larry Sharp para algunas ideas sobre los objetivos de oración relacionados con BAM.

¿De qué otra manera podemos orar por BAMers y las empresas BAM?

2. Compra

Podemos ayudar a las empresas BAM contratando sus servicios y comprando sus productos.

  • Apoye a las empresas locales comprando sus productos y servicios cuando sea
  • Compra en línea.
  • Anticipe sus compras navideñas.
  • Compre regalos para familiares, vecinos y personas

¿De qué otra forma podemos ayudar a las empresas locales y distantes?

3. Da

Hay una necesidad de capital financiero, intelectual y social.

Préstamos: muchas empresas enfrentan problemas con las ventas, los ingresos y el flujo de caja, y podría beneficiarse de donaciones y préstamos. Necesitamos fondos de contingencia.

Consejo: ¿Puedes ayudar a una empresa con consejos? ¿Puedes ser entrenador y mentor? Quizás eres un emprendedor experimentado que ha pasado por tiempos difíciles y posee lecciones importantes y difíciles pero aprendidas.

Conexiones: ¿Puedes ayudar a conectar a las empresas BAM con personas que pueden ayudar? Con las ventas, Comercialización, acceso a préstamos. Ayudar a grupos con los cuales te identificas.

¿Conoces los fondos de contingencia, mentores que están dispuestos, calificados y disponibles? Sugerencias prácticas sobre conexiones útiles.

4. Recuerda a los necesitados

La crisis  del  coronavirus  afecta  a  los  pobres  más  que  la  mayoría  de  los  otros  grupos. Millones de trabajadores independientes han   perdido   sus empleos y, por lo  tanto, sus ingresos.  Hay  un   número  aún  mayor  de  personas   que trabajan  diariamente  en  la  economía  informal,  no  tienen  una red   de seguridad  y,  en una situación de cuarentena, pueden perder sus ingresos durante 1 día y quedarse sin comida inmediatamente. Además de tener acceso limitado al sistema de salud.

Las frases que muchos de nosotros hemos escuchado es: “trabajar desde casa, lavarse las manos con frecuencia y mantener la distancia social”, pero esto no es posible para millones de personas.

Vea algunas noticias de India, África y Nepal:

https://www.bbc.com/news/world-asia-india-52002734

https://www.aljazeera.com/indepth/opinion/africa-social-distancing-privilege-afford-200318151958670.html https://kathmandupost.com/national/2020/03/26/daily-wage-workers-are-more-worried-about-starving-to-death-than-covid-19

Un grupo en Tailandia ha proporcionado canastas básicas de alimentos para mujeres vulnerables en la industria del sexo que han perdido sus ganancias debido a la cuarentena. Otro ejemplo es una mujer afroamericana en Carolina del Norte, Estados Unidos, que  “alimenta  a  más  de  100  familias  todos  los días durante  la  pandemia  del  COVID-19”.

¿Conoces otras iniciativas alentadoras?

5. Aprende

Muchos  de nosotros tenemos  que quedarnos  en  casa, y  eso  nos  puede  dar  oportunidades  para  estudiar. Sabiendo que la crisis actual es única, aunque no la primera, también debemos estudiar las lecciones aprendidas de eventos pasados que han traído un cambio significativo al mundo. También debemos, incluso ahora, tratar de aprender lecciones de la crisis.

Déjame darte algunas sugerencias concretas:

  • En este tiempo cuando el “coronavirus impuso el monasticismo”: deje que la Palabra de Dios cobre vida, aprenda de aquellos que nos precedieron y disfrute de la creación de Dios. Vea las reflexiones del Obispo Barrón sobre estos tres puntos en este video.
  • Consulte los informes globales de BAM y estudie los dos documentos clave para el Movimiento BAM: el Manifiesto BAM y el Manifiesto sobre la creación de riqueza.
  • En tiempos de grandes y dramáticos cambios, debemos recordar los países que se han transformado a lo largo de nuestra existencia. Esto traerá esperanza e inspiración en estos tiempos estresantes. Aprenda de Israel, Singapur y Ruanda, que han tenido éxito a pesar de las bajas probabilidades.

¿Qué libros, artículos, videos y podcasts recomendarías? ¿De qué estás aprendiendo?

6. Revisión

Esta crisis global es más grande y más compleja de lo que jamás hemos experimentado en nuestra generación. No solo estamos pasando por esto y pronto volveremos a la normalidad. Las cosas están cambiando y cambiarán. Por lo tanto, necesitamos revisar nuestros supuestos comerciales y posiblemente reformularlos para la situación actual.

Ciertamente, también habrá nuevas oportunidades de negocio durante y después de la crisis.

Praxis   es “un motor creativo para   el  emprendimiento  redentor,   que   apoya a  fundadores, financieros  e innovadores motivados por su fe en renovar la cultura y amar a los demás”. Tres de los líderes de Praxis escribieron una disertación emocionante que aborda estos temas: “En esta disertación explicaremos por qué pensamos que para la mayoría de las organizaciones, compañías, organizaciones  sin fines de lucro e incluso iglesias, este es un momento para rediseñar urgentemente nuestro trabajo”. Esta es una lectura ¡muy recomendable!

¿Qué están haciendo usted y su empresa u organización como revisión?

7. ¡No te rindas!

¿Por    qué BAM? ¡Dios    lo   desea,   el    mundo     necesita    y   estamos     llamados a eso! Es parte de   un    plan divino que los judíos llaman  tikkun  olam:  reparar  el   mundo [7].      Estamos viviendo en la tensión    de lo   que es el   mundo y cómo debería   ser.   Es por eso que oramos “para que venga tu reino y  se haga  tu voluntad, así en la tierra como en el cielo”. Tikkun olam significa   cocrear   con   Dios, unir el mundo que es para el mundo como debería ser.  Durante   y   después   de la crisis del coronavirus debemos restaurar, sanar vidas y mejorar el mundo, llevando esperanza y sanación a las naciones, también a través de los negocios.  A   medida que los mercados   caen en picada debido a   la   crisis del coronavirus aprendamos   de Jeremías: “Las perspectivas no eran buenas.   De hecho,   eran muy malas,   incluso desastrosas.   La ciudad estaba rodeada y todo apuntaba a   la derrota.   Las personas serían golpeadas, heridas y asesinadas; las casas serian quemadas y   los ciudadanos restantes de Jerusalén serían deportados a una tierra extranjera. En este contexto apocalíptico, el profeta Jeremías fue instruido por Dios para hacer una inversión – ¡en la ciudad condenada!  Invertir durante la crisis del coronavirus puede parecer un mal consejo. Pero Dios mostró que el mercado se restablecerá nuevamente algún día, estaba comprometido con ese propósito y todavía lo está. Mira mi blog con el texto en inglés  Deus restaura el mercado.

Mientras hacemos BAM y tikkun olam, enfrentando tiempos difíciles, no debemos perder la esperanza ni rendirnos. Emmanuel: Dios está con nosotros.

 

The following two tabs change content below.

Mats Tunehag

Mats Tunehag es sueco, presidente de BAM Global, orador, escritor y consultor. Durante más de 20 años, se ha centrado especialmente en el desarrollo del concepto Business as Mission, BAM (Negocios como Misión), así como en alianzas estratégicas nacionales, regionales y globales de personas e iniciativas BAM.

Comments are closed.