La oscuridad es un poderoso recordatorio para el misionero

luz-en-la-oscuridad

Por Sarah Alexander

Anoche, al atardecer, se cortó la electricidad en nuestro barrio. Dejé de preparar la cena con la esperanza de que la luz volviera rápidamente, pero al final disfrutamos de una comida a la luz de las velas y recordamos nuestros primeros días en el campo misionero, cuando la electricidad no se cortaba durante horas, sino más bien durante días y semanas.

A finales de los años noventa, los nuevos países soviéticos de Asia Central aún estaban aprendiendo a trabajar juntos para compartir los recursos, algo así como hermanos que se quedan sin supervisión y discuten sobre cómo repartir el último plátano. Excepto que los «plátanos» eran los elementos básicos necesarios para mantenerse caliente en invierno: carbón, electricidad, gas. Los troncos de los árboles triturados se alineaban en el patio detrás de nuestro edificio de apartamentos, donde nuestros vecinos recogían leña para cocinar. Calentábamos nuestro piso con un calentador portátil de querosén. El día y la noche eran oscuros, pesados y fríos.

Estoy agradecida de que esos años hayan quedado atrás. Ahora rara vez tenemos que lidiar con problemas de servicios públicos. Nuestra casa es cálida y bien iluminada. Pero ayer, mientras esperábamos a que volvieran las luces, recordé mis preguntas al Señor en esos primeros días difíciles: ¿Por qué estamos aquí? ¿En la oscuridad, en el frío? ¿Tan lejos de casa?

Su respuesta me recordó la historia de Abraham suplicando a Dios que perdonara a la ciudad de Sodoma. Abraham volvió una y otra vez a Dios, pidiéndole que tuviera misericordia por el bien de los justos que vivían allí. Y como, imagino, el deseo de Dios era siempre perdonar la ciudad, Dios cedió en respuesta a la intercesión de Abraham.

¿Por qué Dios nos llamó a esa difícil situación hace 25 años? Porque al vivir en el frío y la oscuridad con vecinos que no conocían a Jesús, podíamos interceder de una manera única por un pueblo a quien Él deseaba profundamente rescatar. Éramos las luces en ese lugar oscuro. Podríamos seguir recordándole a Dios sus promesas de construir su iglesia allí.

No creo que haya sido el inconveniente de un corte de luz temporal lo que despertó ese recuerdo anoche. En cambio, creo que es el estrés acumulado de la pandemia mundial. Al igual que los apagones inesperados, los cierres en toda la comunidad, las cuarentenas y las enfermedades del año pasado nos han dejado cansados y frustrados. No paran de llegar.

Es fácil para mi corazón preguntar por qué. ¿Por qué está pasando esto? ¿Cuándo se detendrá? ¿Por qué estoy aquí cuando ni siquiera puedo recibir gente en mi casa o reunirme con un amigo para estudiar la Biblia?

Todos nosotros, y nuestras comunidades, sentimos el peso de esta oscuridad. Todos buscamos palos para quemar y conseguir un poco de calor. Todos necesitamos esperanza. Y el Espíritu me recuerda que el papel del intercesor es necesario ahora más que nunca.

Dios nos tiene a cada uno de nosotros donde estamos por una razón. Somos los intercesores, como Abraham, suplicando a Dios que muestre misericordia a nuestros vecinos, y somos los justos que entendemos que Dios no ha terminado de trabajar en nuestras ciudades.

Mientras nos acercamos a la primavera y buscamos un respiro en la pandemia, pienso en los pueblos no alcanzados de nuestra ciudad que aún no han escuchado el evangelio de Jesús. Este año la comunidad kurda está en mi corazón. Sus familias echaron raíces en Asia Central cuando José Stalin los envió en vagones de ganado desde el este de Rusia hasta las áridas estepas. Se aferran a su identidad musulmana a pesar de la falta de esperanza que encuentran allí. Quizá este sea el año en que se plante una iglesia entre ellos.

Cuando hace frío y está oscuro y las preguntas del por qué resuenan en mi corazón, quiero elegir aferrarme a la esperanza y mantenerla. Quiero ser una intercesora como Abraham, recordándole a Dios que tiene gente aquí, que aún espera ser rescatada.

Sarah Alexander * trabaja con la IMB entre los pueblos de Asia Central y es escritora colaboradora.

Fuente: International Mission Board

 

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación de COMIBAM

Comments are closed.