La Mujer: “Un Recurso en Reserva”

El tema que me fue asignado es muy controversial. Social, cultural y religiosamente existen estereotipos de la Mujer. Un 99% de esos estereotipos no nos han favorecido en nada. Al contrario, no han marginado, nos han negado nuestra dignidad y en muchos casos, nos han privado de la oportunidad de ser y hacer lo que Dios ha planeado para nosotras.

Algunos estereotipos culturales

El estereotipo griego: “La mujer es la parte negativa de la raza humana”.
El estereotipo romano: “La mujer era un instrumento de placer, pero no un ser digno de vivir”.
El estereotipo hebreo: “La mujer era una especie de artículo comercial”.
El estereotipo latino: “La mujer es un símbolo sexual que debe ser explotado por el hombre”.
No obstante la mujer ha sido, a traves de la historia, un recurso de Dios en sus planes divinos para su pueblo, su iglesia y para el mundo entero.

La mujer un recurso de Dios en la historia del pueblo hebreo

Jocabed: Fue un recurso de la fe, en una época de aflicción y de incredulidad.           (Éxodo 2:1 -10)
Rahab: Fue el recurso protector. Su visión de la soberanía de Dios la convirtió en un recurso divino. (Josué 2:1-24)
Ana: Fue el recurso de la consagración en tiempo donde lo sagrado del ministerio era vilmente profanado. (1 Samuel 1 y 2)
Debora: Fue el recurso del valor y de la confianza en el Dios omnipotente. Ella supo guiar al pueblo a la victoria cuando el liderazgo del hombre fallaba. (Jueces 4 y 5)
Abigail: Fue el recurso de la sabiduría cuando la insentatez de su esposo Nabal, puso en peligro la vida de muchos inocentes. (1 Samuel 25:1-42)
Ester: Fue el recurso político, cuando el pueblo de Dios se encontraba completamente indefenso, ante los planes destructivos y ambiciosos de Aman. (Ester 1-10)
Hay muchas mujeres más que se podrian mencionar con un poco más de tiempo.

La mujer un recurso de Dios en la historia de la Iglesia

Lidia: Fue el recurso de Dios para la obra misionera de los apóstoles en la provincia de Macedonia. (Hechos 16:11-15)
Loida y Eunice: Fueron el recurso de Dios para preparar el corazón misionero de Timoteo. El ministerio de Timoteo fue relevante en la Historia de la Iglesia primitiva.                    (2 Timoteo 1:5)
Priscila: Fue el recurso de Dios juntamente con su esposo Aquila, para apoyar el ministerio de Apolos (Hechos 18:26), para apoyar el ministerio de Timoteo (2 Timoteo 4:19) y para establecer obra misionera (Romanos 16:5).
Carlota Moon (1840-1912): Misionera en el Norte de la China. Fue el recurso de Dios para estimular la generosidad del pueblo para la obra misionera. Aun después de su muerte se han recogido hasta 20 millones de dolares para la obra misionera.
Elizabeth Elliot y sus compañeras: Fueron el recurso de Dios para conquistar el corazón de los aucas para Cristo, después de la muerte de sus esposos.
Jenoveva y Selma Nelson: (El Salvador) Invirtieron su vida después de su jubilación. Recurso de Dios para la República del Salvador y para preparar señoritas que sirvieran al Señor.También prepararón materiales para clases de Escuela Bíblicas de Vacaciones, durante la década de los 60 – 70.
Ninette: Un recurso de Dios en las montañas de Guatemala, haciendo un trabajo heroico entre los indígenas.
Regina Marin y su esposo: Recurso de Dios para la trducción de la Biblia entre los pueblos indígenas de Guatemala.

La mujer un recurso de Dios para la Obra Misionera para el Siglo XXI

Sabiendo que Dios nos ha dado una posición de real sacerdocio, nación santa, pueblo escogido por Dios, para anunciar su evangelio y que hemos sido dotadas de una variedad de capacidades, dones, talentos, habilidades y recursos; debemos reconocer el privilegio divino de ser un recurso de Dios para el reto misionero del siglo XXI.

Debemos colocarnos en la brecha de aldeas, pueblos y naciones que aun viven en oscuridad espiritual, para que la luz del evangelio les ilumine.

Se necesitan mujeres para traducir la Biblia a los 4,100 idiomas en los que aun no ha sido traducida.
Se necesitan mujeres para escribir tratados en diversos idiomas de pueblos no alcanzados.
Se necesitan mujeres que inviertan su vida en llevar el evangelio a los pueblos en oscuridad.
Se necesitan mujeres como Jocabed, Ana, Eunice y Loida, que sepan forjar a sus hijos como siervos de Dios para llevar la antorcha del evangelio.
Se necesitan mujeres visionarias como Debora, que esten dispuestas a penetrar las puertas para la obra misionera o en la Iglesia local sirviendo como líderes de misiones.
Se necesitan mujeres movilizadoras en diferentes organizaciones misioneras que quieran salir al campo como misioneras.
Se necesitan mujeres sabias como Abigail o Priscila, para orientar a los esposos o líderes  sobre la responsabilidad de la Iglesia en la GRAN COMISIÓN.
Se necesitan mujeres como Lidia, que sean inversionistas para apoyar diversos esfuerzos misioneros.
Se necesitan mujeres como Ester, que estén dispuestas a renunciar, si fuere necesario, a la comodidad y seguridad personal, por hacer algo para que otros sean salvos.
Se necesitan mujeres como Rahab, sin temor para comprometerse con Dios con su Iglesia y con la necesidad de los obreros en el campo.
Se necesitan mujeres dispuestas a donar su tiempo, su dinero y a disponerse ellas mismas por la extensión del REINO DE DIOS.

Es tiempo de tomar tu lugar. Es tiempo de escuchar el clamor de los que no han escuchado quién es Jesús. Es tiempo de invertir. Es tiempo de doblar las rodillas y clamar al Señor de la mies. Es tiempo de enderezar las manos paralizadas y actuar.   ¿Lo harás tú? ¿Estas dispuesta a atender el llamado del Espíritu Santo hoy?

Deja una respuesta