¡Involucrar a los jóvenes en misiones es posible!

Por Mauricio Álvarez

¡Sí! Es posible, es más… están deseosos de tener experiencias misioneras que les permitan tocar e impactar al mundo.

Últimamente, en las conferencias que he dado en distintos continentes, los jóvenes reaccionan de la misma manera ante el desafío misionero – conmovidos preguntan ¿Cómo puedo unirme? ¿Cuándo es el próximo viaje misionero de corto plazo?

Es cierto… quizá no entienden del todo la estrategia misionera… Es cierto… quizá están pensando más en hacer turismo que en la tarea misma, o aun en el sentido de la aventura; pero detrás de esa aparente superficialidad que algunos puedan tener hay una realidad – el Espíritu Santo está levantando una nueva generación misionera y le está poniendo la semilla en el corazón.

Uno de mis primeros viajes misioneros a un país musulmán fue poco tiempo después del 11 de septiembre.  Si bien tenía un poco de temor, la urgencia misionera me quemaba por dentro y mi juventud también (lo confieso, para esa altura estaba por debajo de la línea de los 30). Esto me movía a involucrarme en impactar las naciones sin Cristo. Mi deseo al ir allí fue investigar que podía hacer para llevar a hispanos a ese lugar y a hacer qué cosa. Una vez caminando en medio de esas calles quedé impactado de cómo un joven latino podía mezclarse entre los árabes, hablar de fútbol, de música, y reírse de la vida, y por medio de ello construir puentes a sus corazones. Esa experiencia marcó mi vida, y decidí invertir en esa región.

A mi regreso tenía un desafío claro: el primer grupo que llevaría sería mi propio grupo de jóvenes, y como pastor de los jóvenes al fin, podía influenciar dónde sería el proyecto. Así que los desafié, los animé y partimos. Puertorriqueños, colombianos, venezolanos, dominicanos y uruguayos, seis de nosotros, una foto de la realidad hispana en los Estados Unidos y ¡una experiencia increíble! Por más de una semana hicimos caminatas de oración, buscamos al hombre de paz (persona sensible a Dios que le está buscando genuinamente), establecimos amistades, oramos con árabes en búsqueda de Dios y les regalamos Biblias en su idioma.

¿Cómo medir ese viaje? Solo en la eternidad lo sabremos, pero algunas cosas que ocurrieron sí las pude ver. Estos jóvenes volvieron encendidos en fuego, entendiendo la realidad misionera y su compromiso en la iglesia local creció radicalmente. Uno de ellos fue quien luego tomó mi lugar como pastor de jóvenes cuando yo asumí la posición de movilizador misionero, dos de ellos tienen llamado misionero a grupos étnicos no alcanzados, y una iglesia que tiene un ministerio de misiones sólido en donde ellos participan activamente.

He entendido que invertir en jóvenes para darles la visión misionera es algo que dará beneficios simultáneos y para toda la vida en Jerusalén, Judea, Samaria y lo último de la tierra. Eso mismo hizo conmigo y hoy no puedo sacarme misiones de la cabeza.

Algunos consejos prácticos para involucrar a los jóvenes en misiones:

  • Inspírelos y provéales un plan sencillo y realizable
  • Expóngalos a misiones lo más que puedas
  • Dirija un viaje misionero a corto plazo y llévelos con usted (no tenga miedo de llevar jóvenes que quieren ir a pasear. Si se comprometen a trabajar, lo que harán impactará su vida y su compromiso con Dios)
  • A la vuelta, pídales que compartan su testimonio
  • Encárgueles que organicen y dirijan un viaje misionero al lugar en donde estuvieron
  • Si no pueden salir del país, organice un viaje misionero local
  • Pídales que colaboren en la organización de la conferencia misionera
  • Pídales que lleven a cenar a misioneros o conferencistas que están de visita
  • ¡Desafíelos a dar! la ofrenda de fe también funciona para jóvenes, y ellos hacen muchos sacrificios para dar a las misiones
  • Discipúlelos con una visión evangelizadora y misionera
  • Cuando veas que están listos, se intencional en desafiarlos a ir al campo

Recuerde que la tarea misionera es un proceso de vida, también para los jóvenes.  Aproveche sus fuerzas de juventud y camine junto a ellos en el proceso de toma de decisiones. Dios está levantando una generación misionera, y muchos de ellos están en su iglesia.

Fuente: Movilización Hispana

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación - COMIBAM Internacional

Comments are closed.