Identificación de barreras para el acceso al evangelio

sudan

Por David Burnette

Según Joshua Project, actualmente hay 7,410 grupos étnicos no alcanzados en el mundo. Por supuesto, ese número puede cambiar dependiendo de cómo defina lo que significa no ser alcanzado y cuántos grupos de personas cree que hay. Pero independientemente de su punto de vista sobre estos asuntos, es innegable que todavía hay muchos grupos de personas en el mundo con poco o ningún acceso al evangelio. Si la misión de la iglesia es “hacer discípulos de todas las naciones” (Mateo 28:19), entonces eso debería impulsarnos a preguntarnos, ¿qué barreras existen para el acceso al evangelio?

Para ser claros, no me refiero a las barreras que no se ven, incluidas las fuerzas espirituales que operan en el mundo. Satanás ha “cegado el entendimiento de los incrédulos” (2 Corintios 4:4), y el pecado es la razón fundamental por la que todas las personas no conocen ni glorifican a Dios. Más bien, me refiero a las barreras que dificultan a los misioneros (y a los creyentes de culturas cercanas) hacer discípulos y plantar iglesias entre pueblos y lugares no alcanzados. He enumerado algunas de esas barreras a continuación, aunque la lista no es exhaustiva ni está en ningún orden en particular. Sin embargo, identificar estas barreras puede ayudar a las iglesias a pensar sabia y estratégicamente sobre cómo llegar a los lugares más difíciles de alcanzar.

1. Persecución y oposición

Si bien es cierto que Cristo ha estado edificando Su iglesia en medio de la persecución y la oposición durante casi dos mil años (ver el libro de los Hechos), eso no significa que la persecución no sea una barrera significativa para el acceso al evangelio. Después de todo, la persecución extrema casi ha acabado con la iglesia en ciertas regiones durante largos períodos de tiempo. No es una coincidencia, entonces, que los grupos de personas que experimentan una persecución extrema a causa del evangelio, ya sea de su familia, amigos, comunidad o del gobierno, a menudo tienen poco o ningún acceso al evangelio. Vienen a mi mente grupos de personas en Yemen, Afganistán y Corea del Norte. Los misioneros en estos países se ven obligados a pensar en formas creativas de entrar al país y compartir el evangelio manteniendo un perfil bajo.

2. Aislamiento geográfico

Algunos pueblos y lugares son de difícil acceso porque están aislados geográficamente. Desiertos, cordilleras, islas, extensiones de tierra deshabitadas, etcétera, se interponen entre ellos y los cristianos más cercanos. Se necesita mucho tiempo, esfuerzo y, muchas veces, incomodidad solo para llegar a estas personas. Los intentos de compartir recursos a través de la radio, Internet o televisión también pueden resultar difíciles debido al aislamiento geográfico. Lamentablemente, esos grupos de personas que están extremadamente aislados pueden simplemente permanecer desconocidos hasta que alguien ponga el foco de atención en su necesidad.

3. Guerra y disturbios

No debería sorprendernos que las guerras, la violencia y los disturbios políticos hagan que sea difícil para los misioneros hacer discípulos, o incluso vivir, en ciertos lugares. Por supuesto, Dios puede usar una realidad aleccionadora como la guerra para hacer que las personas reflexionen sobre su muerte y miren a Él en busca de esperanza. Sin embargo, a largo plazo, es más difícil hacer el trabajo lento y constante de hacer discípulos y plantar iglesias cuando te preocupa que las balas vuelen. La violencia y la inestabilidad en una región pueden ser una barrera importante para iglesias florecientes y saludables.

4. Pobreza extrema

Las dificultades físicas relacionadas con la pobreza también presentan barreras importantes para la difusión del evangelio. Si un grupo étnico tiene dificultades para sobrevivir debido a la falta de alimentos, agua potable, medicamentos básicos, etc., los misioneros, que no tienen un sistema de apoyo familiar o en persona, también tendrán dificultades para ministrar en ese contexto. El poder de Dios no depende del dinero de la iglesia, pero el hambre y las enfermedades pueden dificultar que prospere la obra del evangelio.

5. Falta de voz

Por último, debido a una (o varias) de las barreras enumeradas anteriormente, la mayoría de las iglesias desconocen los esfuerzos de hacer discípulos que ya están en marcha entre los lugares más difíciles de alcanzar. Por ejemplo, es posible que los misioneros en países altamente perseguidos no puedan hacer llamadas de apoyo debido a la vigilancia del gobierno. O, en lugares de extrema pobreza, enviar boletines frecuentes a amigos potenciales puede ser un verdadero desafío. Para aquellos que sirven en áreas que están geográficamente aisladas, traer un equipo a corto plazo de su iglesia local puede ser extremadamente difícil. En todos estos casos (y muchos más), los misioneros son incapaces de destacar su trabajo y dar a conocer sus necesidades. Como resultado, se pueden dar menos recursos y se pueden enviar menos obreros.

Esta última barrera es una de las razones del trabajo de Urgent – Radical entre los no alcanzados en el que “identificamos y nos unimos a los creyentes locales que están haciendo discípulos y multiplicando iglesias de maneras que son bíblicamente fieles y prácticamente efectivas entre los pueblos y lugares más difíciles de alcanzar en el mundo”. Urgent conecta a las iglesias y las personas con esta obra evangélica crítica y a menudo desconocida.

Después de ver todas las barreras enumeradas anteriormente, es fácil desanimarse o pensar que los desafíos son demasiado grandes. Es por eso que debemos recordarnos a nosotros mismos que Dios es quien debe finalmente superar estas barreras. Él es soberano sobre las barreras físicas tanto como sobre las espirituales, porque Él ha “determinado los períodos asignados y los límites de la morada de las naciones” (Hechos 17:26).

También debemos recordar que Dios nos ha dicho que esperemos dificultades físicas y sufrimiento mientras se proclama el evangelio. El apóstol Pablo dijo que “todos los que deseen vivir una vida piadosa en Cristo Jesús padecerán persecución” (2 Timoteo 3:12). Y Cristo mismo les dijo a sus discípulos: “ … te entregarán a la tribulación y te matarán, y todas las naciones te aborrecerán por causa de mi nombre” (Mateo 24: 9). Pero Jesús también ha prometido edificar Su iglesia, y ninguna barrera al evangelio, ni siquiera las puertas del infierno, lo detendrá (Mateo 16:18).

David Burnette se desempeña como editor jefe de Radical. Vive con su esposa y tres hijos en Birmingham, Alabama, y ​​se desempeña como Anciano en la Iglesia Bautista de Filadelfia. Recibió su Ph.D. del Seminario Teológico Bautista del Sur.

Fuente: Radical

 

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación de COMIBAM

Comments are closed.