Explosión de Beirut: ¿qué ha cambiado después de un año?

Beirut-explosion

Por Maria Al Khoury

A medida que se acerca el primer aniversario de la catastrófica explosión en el puerto de Beirut, Maria Al Khoury, oficial de comunicaciones de SAT-7, con sede en Beirut, comparte su experiencia de la explosión, cómo el país no ha visto disminuir el sufrimiento y la crisis, y lo que el país necesita más que nunca es esperanza.

No puedo sentir nada. ¿Qué sucedió?

En solo un momento, todo a mi alrededor había cambiado.

Este fue el caso de todas las personas que vivieron la explosión de Beirut la noche del 4 de agosto de 2020.

Todavía recuerdo cómo el suelo debajo de mí comenzó a temblar y corrí. Sentí que todo el edificio temblaba, no solo el piso. Dándome la vuelta, vi a mi hermana por un segundo, y luego no pudimos escuchar nada. Todo lo que había en la habitación fue lanzado al aire y los cristales se rompieron por todo el lugar. Sentí que una piedra, o una ráfaga de viento, me golpeaba la espalda con mucha fuerza. Estábamos asustados y, por un momento, no pudimos entender. ¿Qué fue todo eso?

Todavía recuerdo cómo el rostro de mi hermana se puso pálido, y creo que esto también reflejó mi rostro. Caminamos llorando, con gotas de sangre cayendo por el camino. No sabía de dónde venían hasta que descubrí las heridas en mi cuerpo y pies.

Fuimos al balcón y lo único que pudimos ver fue cristales rotos por todas las calles; caos, humo negro y sobre todo polvo flotando. Nadie sabía qué lo había causado. Los rostros de las personas estaban cubiertos de ansiedad y miedo.

Mi hermana tomó el teléfono y llamó a mis padres. Estaban preocupados, deseando estar con nosotros. Descubrimos lo que había sucedido: una explosión en el puerto.

Mi madre llegó a casa y pude ver el dolor en sus ojos mientras describía las calles de camino a casa; gente muriendo, hospitales llenos, escombros por todas partes. Esto fue Beirut el 4 de agosto de 2020.

Llegaron llamadas telefónicas toda la noche. Familiares, amigos, personas con las que no nos habíamos contactado durante mucho tiempo; reunidos después de que este impactante evento golpeara a Beirut.

Todavía recuerdo esa noche, cómo mi mamá y mi hermana intentaron quitar el vidrio y buscar nuestras pertenencias que fueron arrojadas desde el edificio. Algunos nunca fueron encontrados, pero agradezco a Dios que no estábamos buscando a nuestros seres queridos como muchas personas. Algunos de estos seres queridos tampoco fueron encontrados.

No pude moverme correctamente durante dos semanas. Mi espalda estaba muy dolorida por el cristal que me había golpeado con tanta fuerza. Dormía sentada, en otras palabras, no dormía. Nadie podía dormir, y el hecho de que algunos aprovecharan la oportunidad para entrar y robar, ya que casi todos los apartamentos de toda la capital ahora carecían de puertas y ventanas, hizo que el descanso fuera doblemente imposible. El robo era especialmente propenso a ocurrir ya que el Líbano había estado sufriendo una crisis económica desde 2019.

Ahora, ha pasado un año, ¿y qué ha cambiado?

Los libaneses aún no saben por qué ocurrió la explosión, que dañó su capital y mató a más de 200 personas. Las familias de las víctimas siguen luchando por sus derechos.

Y la situación en el Líbano solo ha ido empeorando con el tiempo; la crisis económica, la pobreza en aumento, COVID-19, hospital sin camas, sin medicinas, sin electricidad y, recientemente, sin combustible. La gente me dice que siente que vive en un país donde el gobierno ha olvidado que existen. No puedo negar que se hacen eco de mi propio corazón.

Todos los días sentimos que las calles van a estallar, ya que la gente no aguanta más. Se siente que nosotros, el pueblo libanés, no hemos descansado. La explosión desencadenó nuevas ideas e inspiró cambios y unió a la gente a través de líneas sectarias por primera vez en mi memoria. Mucha gente pensó en irse del país, y muchos ya se han ido. Esperábamos que impulsara al gobierno a tomar medidas, pero eso está por verse.

Cada vez es más difícil para los jóvenes comenzar a dar un paso hacia su futuro. La situación económica está afectando a todos los sectores, haciendo que toda la economía sea disfuncional.

De alguna manera, la gente está reviviendo el trauma de la explosión de Beirut todos los días: cuando la gente muere en las puertas de los hospitales, cuando los ciudadanos resultan heridos en las protestas, cuando los pacientes no pueden obtener medicamentos para enfermedades crónicas o leves.

Cada calle de Achrafieh, mi distrito, nos recuerda la explosión. Edificios dañados; el puerto que parece una ruina; los nombres y fotografías de las víctimas colgaban de las paredes. A veces, por un segundo, puedo ver la escena de nuevo, en cada detalle.

Lo que necesita el pueblo libanés es esperanza; espero que eso permita a la gente seguir viviendo en un país que está perdiendo todo lo que tiene, día a día. Doy gracias a Dios todos los días por habernos mantenido a salvo en esa noche devastadora y catastrófica, y oro por todas las familias que perdieron a sus seres queridos en ese momento en que todo cambió.

Maria Al Khoury se unió a SAT-7 en junio de 2021 como Oficial de Comunicación de la Oficina Internacional. Es una recién graduada de la Universidad Libanesa Americana con un título en Periodismo Multimedia. Ha trabajado en varios eventos como periodista, coordinadora de redes sociales y fotógrafa.

Fuente: SAT-7

 

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación de COMIBAM

Comments are closed.