Evangelismo sufriente

-llorando-

Por Steve Burchett

Si tuvieras tuberculosis, ¿qué harías?

Doug Nichols es el Fundador y Director Internacional Emérito de los Ministerios Internacionales de Acción. Mientras servía como misionero en India en 1967, contrajo tuberculosis. Fue tratado en un sanatorio en la India, y mientras estuvo allí intentó pasar copias del evangelio de Juan a los otros pacientes. Fue rechazado por todos.

Nichols tuvo una serie de noches cuando se despertó tosiendo en las primeras horas de la mañana. Una noche vio a un hombre mayor y enfermo tratando de levantarse de la cama, pero no pudo. Indefenso, el hombre lloró y se alivió en su cama, lo que enfureció a los otros pacientes debido al olor. La enfermera que tuvo que limpiar el desastre incluso lo golpeó.

Nichols se despertó a la noche siguiente, todavía terriblemente enfermo. De nuevo, vio al anciano que intentaba irse de su cama al baño, que era solo un agujero en el piso. Y nuevamente, el hombre falló y cayó de nuevo en su cama sollozando. Nichols tuvo que actuar. Se levantó, se acercó al hombre que temblaba temerosamente (tal vez esperando otra paliza), lo levantó, lo llevó al baño y lo trajo de vuelta. Mientras Nichols lo acostaba cuidadosamente en su cama, el anciano lo besó en la mejilla.

Nichols pudo conciliar el sueño, pero otro paciente le despertó a las 4 de la mañana y le dio una taza de té caliente y le pidió una copia del evangelio de Juan. A lo largo del día, otros pacientes pidieron el folleto. Dios usó el sufrimiento de Doug Nichols y su comportamiento amoroso para llevar el evangelio a las personas perdidas en un hospital en la India.

Quizás haya oído hablar de “evangelismo de servicio” o “evangelismo relacional”, pero ¿alguna vez ha oído hablar de “evangelismo sufriente”? Pablo escribió a los corintios: “Si estamos afligidos, es para vuestro consuelo y salvación” (2 Corintios 1:6).

En el segundo viaje misionero de Pablo, él y Silas fueron golpeados y encarcelados en Filipos. En lugar de quejarse, oraron y cantaron himnos al Señor (Hechos 16:25). Dios envió un terremoto, abriendo las puertas de la prisión. El carcelero se sorprendió e iba a suicidarse, eligiendo el suicidio por encima de la humillación y la ejecución pública que enfrentaría por permitir que los prisioneros se escaparan. Pablo sabía lo que el carcelero estaba a punto de hacer, así que “gritó en voz alta: ‘No te hagas daño, porque todos estamos aquí'” (v. 28). En cuestión de segundos, el carcelero estaba haciendo la pregunta más importante de su vida: “Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?” (v. 30). Los misioneros luego predicaron el evangelio al carcelero y su familia, y todos fueron salvos. El propósito de Dios para el sufrimiento de Pablo y Silas incluyó la conversión del carcelero y su familia.

En una prisión china

El ministerio La Voz de los Mártires ( www.persecution.com ) compartió que el Pastor Zhang Rhongilang fue liberado de una prisión china en agosto de 2011, después de haber pasado más de siete años encarcelado. Muchos cristianos en todo el mundo estaban orando y trabajando por su liberación, reconociendo esto como una persecución flagrante por parte del gobierno comunista. Mientras estaba en prisión (donde no se puede visitar a los cristianos), proclamó el evangelio a los prisioneros, guardias y otros funcionarios. Tras su liberación, Rhongilang declaró: “Estoy feliz de que usted y otros hayan tratado de organizar mi liberación, pero de alguna manera, estoy feliz de que haya fallado. Casi cometieron un gran error. Si hubieran tenido éxito, hoy no habría iglesia en esa prisión”.

Un síndrome raro

Mi tercer hijo nació con un síndrome raro. Tan doloroso como es experimentar las pruebas que atraviesan los padres debido a este síndrome, Dios ya lo ha usado para llevar el evangelio a los perdidos. Hace solo unas semanas, éramos los invitados a la cena de una familia incrédula que tiene un hijo con la misma condición. Mi esposa y yo nunca los habríamos conocido si Dios no hubiera eliminado el material genético de uno de los cromosomas de mi hija. Este síndrome ha traído un nivel de sufrimiento, pero Dios lo está usando para presentarnos a personas que escucharán el evangelio y podrán conocer a Cristo.

“Por lo tanto, soporto todo por el bien de los elegidos, para que ellos también puedan obtener la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna”. 2 Timoteo 2:10

Steve Burchett ofrece seminarios, es escritor y asistente editorial de Christian Communicators Worldwide.

Fuente: Bulletin Inserts

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación de COMIBAM

Comments are closed.