Esperanza invisible: el viaje de una misionera como paciente de COVID-19

mujer-internada

Por Michelle Harlea

Incluso en medio de una mala salud, uno puede descansar en la esperanza de Cristo.

Puedo recordarlo como si fuera ayer.

Había pasado el día en las montañas con mi familia simplemente disfrutando de la belleza de todo, y cuando recosté la cabeza sobre la almohada, me sentí abrumada por una sensación de orgullo.

Habían sido cuatro meses increíblemente largos de recuperación después de un extraño accidente de motocicleta que me dejó con un pie lastimado. Sin embargo, ese día había caminado sin bastón e iba a dormir por primera vez sin una almohada debajo del pie. Me sentí tan humillada por la gracia del Señor para guiar mi curación y tan orgullosa del arduo trabajo que había hecho para llegar a ese punto. ¡Tenía muchas ganas de empezar a recuperarme de nuevo!

Luego me desperté a la mañana siguiente, 29 de octubre de 2020, con fiebre alta, dolores corporales y la horrible comprensión de que no estaría caminando a ningún lado y mucho menos levantándome de la cama.

Solo cuatro días después, recibí lo que habíamos deducido, era COVID positivo. Mi esposo, nuestros cuatro hijos y yo habíamos contraído COVID mientras estábamos protegidos con mascarillas y distanciamiento social en la iglesia de nuestra aldea.

Estaba frustrada porque iba a estar deprimida con algo una vez más, pero confiaba en el conocimiento de que, en solo unos días, dos semanas como máximo, volvería a sentirme bien y volvería a concentrarme en mi pie.

Sin embargo, aquí estamos, cuatro meses después, y mientras estoy sentada aquí escribiendo esto, estoy cubierta con tres mantas, apoyada en la cama donde paso la mayor parte de mis días ahora. He estado enferma desde esa fecha y ahora soy oficialmente un paciente con enfermedad de COVID de larga duración. Mi familia y yo nos vimos obligados a salir de Rumanía debido a mi estado médico en declive a mediados de diciembre, y aunque en mi mente estaba planeando estar en los Estados Unidos solo seis semanas, hemos estado aquí desde entonces. He perdido la capacidad de hacer casi cualquier cosa por mí misma, y en mis mejores días, estoy en el sofá todo el día en lugar de la cama.

Todas las mañanas me despierto sin saber lo que me depara el día en lo que respecta a mi salud. Estoy experimentando lo que muchos han denominado la “bolsa de sorpresas” de los síntomas. Imagínese poner su mano en una bolsa y sacarla llena de cosas. Luego, a la mañana siguiente, haciendo lo mismo, una y otra vez durante meses, sin saber realmente lo que me deparará los próximos días. Los síntomas que estoy experimentando varían de severos a leves en cualquier combinación de estos: tos, fiebre, dolor muscular, dolor en las articulaciones, dolor de espalda, dolores de cabeza, insomnio, confusión, niebla mental, amnesia, alucinaciones, náuseas, desmayos y cambios en el apetito. Estoy con oxígeno en casa, ya que mis estadísticas de oxígeno aún no se han estabilizado y mi frecuencia cardíaca es constantemente errática, lo que causa temblores en mis músculos, generalmente en mis brazos.

Me han hecho pruebas médicas de todas las formas posibles, todos los resultados no muestran nada malo. He tomado varios medicamentos sin ayuda real. Los médicos me han dicho que esto es “normal” para el COVID a largo plazo y que debo esperar sentirme así durante “un tiempo”. Después de haber realizado una investigación, descubrí que, aunque esta respuesta médica no tiene sentido, es la norma para la enfermedad de larga duración por COVID. Igualmente es inexplicable, la enfermedad ha hecho que mi cuerpo comience a atacarse a sí mismo y, a partir de ahora, mis cuidadores dicen que no hay nada que se pueda hacer, a pesar de nuestra expectativa normal de que la mayoría de las enfermedades se pueden combatir con una pastilla, descanso o hidratación.

Entonces, ¿qué haces? Cuando no puedes confiar en nada que alguna vez fue confiable, cuando la sabiduría llega a su fin, cuando has dado cada paso que sabes cómo, ¿entonces qué?

Tu esperanza.

En 2 Corintios 4:16-18, encontramos la promesa perfecta para momentos como éste:

Por tanto, no desmayamos; antes, aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

Mi cuerpo es incapaz de hacer las cosas que podía hacer hace solo unos meses, y mi mente es voluble y no puede recordar las cosas más simples ni procesar información nueva, ¡pero el Señor no cambia! Sus promesas no pueden cambiar.

Entonces, me concentro en lo invisible. Sí, espero con mucha ilusión despertar y recuperar físicamente el estado anterior de mi cuerpo, pero hasta ese día, espero.

Odio la circunstancia, detesto el estado pecaminoso de enfermedad, lloro en lamento por el estado de nuestras vidas antes del regreso de Cristo. Clamo en verdad ante el Padre, que es más que capaz de aceptar mis honestas súplicas y quejas. Pero también sigo confiando. Sigo luchando para concentrarme en lo invisible y permitir que lo visible se desvanezca ante la gloria de su rostro.

Cuando te encuentres a ti mismo, o quienes te rodean, en una temporada de conflicto, recuérdate a ti mismo y a ellos el incomparable eterno peso de gloria que está por venir. Lloren juntos, pero lloren de esperanza, sabiendo que Él puede renovarlos día a día.

Michelle Harlea sirve en Rumania con su esposo Cristian y sus cuatro hijos en la plantación de iglesias y la evangelización.

Fuente: https://www.abwe.org

 

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación de COMIBAM

Comments are closed.