El Reino avanza a través de las diásporas

diaspora

Por Aaron Jameson

Wesley vino de Malasia para estudiar en una universidad en Des Moines, Iowa. Tenía un camino privilegiado. Obtuvo la codiciada visa H-1B, que solo se otorga a profesionales altamente calificados. Una empresa le garantizó un trabajo y pagó más de $ 6,000 para patrocinarlo.

El pastor Salai llegó de Myanmar (a la que todavía se refiere como Birmania) como refugiado en 2009, después de estudiar en la India y trasladarse al Medio Oriente a través de Malasia. El camino de Salai hacia la ciudadanía es menos complicado porque es un refugiado. Pero sigue enfrentándose a los prejuicios étnicos entre los distintos grupos de birmanos de su ciudad y de los grupos de personas más establecidas, blancas y no blancas.

Pero Wesley y el pastor Salai no son simplemente inmigrantes; son cristianos involucrados en la iglesia local y parte del reino de Dios. Si bien no se mudaron de sus países de origen con la intención de ser misioneros, en cierto modo, lo son.

A lo largo de la historia, Dios ha hecho crecer su reino a través de las diásporas: pueblos esparcidos fuera de sus países de origen. A veces les encarga que se vayan. Por ejemplo, Dios llamó a Abram para que saliera de Harán y se dirigiera a Canaán (Génesis 12:1-3; 15:7). Otras veces, Dios dispersa a las personas para juzgarlas. Algunos ejemplos son Babel (Génesis 11) y el exilio judío (ver Deuteronomio 28:64). Dios incluso usa la persecución y el sufrimiento perpetrado por otros para difundir el evangelio, como en los primeros días de la iglesia en Jerusalén (Hechos 8:4; 11:19).

Lo que aprendemos de las Escrituras es que, cuando la gente se va y dondequiera que aterriza, Dios es responsable (Hechos 17:26). La gente puede irse debido a preferencias, lazos familiares, sequía, crimen, injusticia o guerras y disturbios. Pero, aun así, Dios en su sabiduría hace que ocurran providencialmente todos estos eventos. José vio el mundo a través de esta lente. Invitó a su familia a Egipto debido a la hambruna en Canaán (Génesis 45–46), pero reconoció que Dios lo había enviado allí para salvar sus vidas (Génesis 45:6–7). Dios también llevó a Wesley y Salai a Des Moines. Confiando en que cumplirá sus propósitos (Isaías 46:10), podemos notar; servir y colaborar con los pueblos dispersos para hacer avanzar el reino de Dios.

Participa con inmigrantes y refugiados

Probablemente viva cerca de una familia de refugiados, un estudiante extranjero o un profesional inmigrante. El simple hecho de notarlos, detenerse a hablar o hacer preguntas, los desarma y dignifica. Podemos ayudar a aliviar el estrés de instalarse en una cultura nueva y extraña. Podemos aprender sus nombres y abrirnos a ellos. Podemos tratar a los inmigrantes y refugiados como más que una estadística. Hay más de 258 millones de ellos en todo el mundo, pero cada uno de ellos está hecho a imagen de Dios. Son personas con sus propias historias y sus propios dones para compartir. Algunos incluso pueden ser nuestras hermanas o hermanos en Cristo.

¿Te has fijado en personas como el pastor Salai y Wesley en el lugar donde vives? Son nuestros vecinos, que viven fielmente para Cristo Jesús, proclamando con valentía el Evangelio. Millones de personas se encuentran con Cristo porque los inmigrantes y refugiados dispersos por el mundo les hablan de él. Cuando nos damos cuenta de que Dios actúa a través de las diásporas, estamos más abiertos a salir de nuestros enclaves etnocéntricos. Estamos más abiertos a colaborar con los pueblos de la diáspora y a defender el ministerio multiétnico. Estamos más abiertos a aprender de ellos y a asociarnos con ellos.

Regocíjate, Sirve, Colabora

Darse cuenta de los inmigrantes y refugiados conducirá inevitablemente a la acción. Jesús animó a sus discípulos a que se preocuparan por los demás, incluso por sus enemigos (Mateo 5:44–46). El buen samaritano primero se compadeció del extraño herido antes de hacer algo para ayudar (Lucas 10:33). Nuestro objetivo no es hacer que la iglesia actúe con culpa, compilando una lista de fracasos pasados. Más bien, nuestro objetivo es alentar a la iglesia a que adopte humildemente una postura abierta hacia los inmigrantes y refugiados, conociéndolos y viendo cuántos ya están sirviendo al Señor en nuestras comunidades. Esta postura conduce mejor a las acciones que podemos tomar.

Primero, regocijémonos de que Dios está trabajando para hacer avanzar su reino a través de los pueblos desplazados. Comprender un poco más su situación también nos llevará a la empatía e incluso al lamento. Esto entonces nos dará la oportunidad de buscar formas de servirles: entablar amistad con ellos, enseñarles inglés o incluso protegerlos. Pero nuestros hermanos y hermanas de la diáspora también tienen mucho que ofrecernos. Son indispensables para el cuerpo de Cristo. Debemos colaborar con ellos y sus iglesias para hacer avanzar el reino.

Cuando lo hagamos, deberíamos comenzar con las relaciones. Los occidentales son pragmáticos y a menudo se apresuran a emprender proyectos sin darse cuenta de la necesidad de generar confianza a través de las relaciones. Así que tenemos que ir más despacio. Un enfoque es compartir las comidas con las familias de la diáspora, invitarlas a nuestro hogar y brindarles hospitalidad. Busque formas de saber de ellos y de ganar su confianza.

Una forma específica de trabajar con los líderes de las iglesias de la diáspora es a través del programa de capacitación para la diáspora de TLI. Su objetivo es “promover un movimiento saludable de pastores de la diáspora a fin de capacitarlos para estudiar y proclamar las Escrituras, desarrollando la próxima generación de líderes de la iglesia mientras trabajamos juntos por el bien del evangelio”. Las personas, las organizaciones y las iglesias pueden usar sus recursos para equipar a los líderes de las iglesias de la diáspora para que proclamen fielmente la verdad de las Escrituras. Y, en el proceso, tienen la oportunidad de aprender de los pastores e iglesias de la diáspora. Todos tenemos puntos ciegos, pero por la gracia de Dios, estos pueden eliminarse mediante la colaboración y las relaciones centradas en la palabra de Dios.

¡Qué oportunidad y motivo de esperanza! Dios está construyendo su iglesia multiétnica a través de las diásporas, llevando su gobierno y reinado (a nuestros propios vecindarios) a través de las oraciones de su pueblo disperso que testifica fielmente y proclama el evangelio. Dios está alimentando la adoración de cada tribu y lengua mientras reúne a “los dispersos de Israel” (Isaías 56:8) y aumenta su número llamando a las ovejas de cerca y de lejos, incluso a las que han sido desplazadas (Juan 10:16).

Fuente: Training Leaders International

 

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación de COMIBAM

Comments are closed.