El llamado a las misiones es contagioso

mundo_manos1

Por Nathan Busenitz

El espíritu misionero es absolutamente contagioso.

Incluso una sola vida ardiendo brillantemente por el evangelio puede encender los corazones de cientos de personas para las generaciones venideras.

¡Qué poderosa cosa es contemplar esa realidad en la historia de la obra misionera! Consideremos, por ejemplo, la siguiente cadena de influencia del evangelio:

  1. John Elliott (1604-1690) era un colono puritano de Nueva Inglaterra que comenzó la evangelización de los nativos americanos. Conocido como el “apóstol de los indios”, que tradujo la Biblia a su lengua materna, ayudó a establecer iglesias, y provocó un celo misionero entre pobladores cristianos en el Nuevo Mundo.
  2. Ese espíritu misionero inspiró a hombres como David Brainerd (1718-1747) a similarmente dedicar su vida a alcanzar los indios americanos nativos con las buenas nuevas del evangelio.
  3. Aunque Brainerd murió a sólo 29 años de edad, su amigo Jonathan Edwards (1703-1758) quedó tan impresionado por la pasión del joven misionero que editó el diario de Brainerd y lo publicó. El propio Edwards más tarde trabajaría como misionero a los indios americanos nativos de Stockbridge, Massachusetts.
  4. En 1785, un zapatero Inglés llamado William Carey (1761-1834) leyó una copia de un Relato de la Vida del finado Reverendo David Brainerd, publicado por Jonathan Edwards. El libro tuvo un impacto profundo en el pensamiento de Carey, encendiendo una pasión en su corazón por llevar el evangelio a la India. William Carey fue a la India en 1793, y así nació el movimiento misionero moderna.
  5. En 1802, un predicador británico llamado Charles Simeón (1759-1836) hablaba del bien que William Carey estaba haciendo en la India. Al escuchar ese mensaje, un hombre joven en la congregación llamado Henry Martyn (1781-1812) determinó que él también iría a la India, en lugar de ir a la escuela de leyes.
  6. Martyn murió joven. Sin embargo, sus memorias influenciaron a muchos en Inglaterra. En particular, su biografía tuvo un impacto significativo sobre Anthony Norris Groves (1795-1853), quien es considerado por algunos como el “padre de la obra misionera de fe.” (Groves fue misionero en el actual Irak, y más tarde a la India). En sus propias memorias, Groves escribe:

He terminado hoy la lectura, por segunda vez, de La Memoria de Martyn [Henry]. ¡Cuanto lo admira mi alma y ama su celo, abnegación y devoción; cuan brillante, cuan transitoria su carrera; cuanto poder espiritual y mental en medio de la debilidad corporal y la enfermedad! O, ¿puedo ser animado por su ejemplo a seguir adelante hacia una marca superior?

  1. En 1825, Groves publicó un breve folleto titulado La Dedicación Cristiana, en la que animó a los cristianos a vivir frugalmente, confiando en Dios para sus necesidades, y dedicando la mayor parte de sus ingresos a los esfuerzos de evangelización en todo el mundo. Ese libro tuvo un gran impacto en el pensamiento de hombres como George Müller (1805-1898) y James Hudson Taylor (1832-1905), significativamente formando su manera de pensar acerca del trabajo misionero.
  2. Hudson Taylor fue el primer misionero moderno a penetrar en el interior de China. Él estableció la Misión al Interior de China y reclutó a cientos de misioneros para unirse a los esfuerzos evangelísticos allí. En un momento, Taylor regresó a Inglaterra, donde instó a los jóvenes cristianos a unirse a él en China. Un famoso jugador de cricket de Cambridge llamado CT Studd (1860-1931) fue uno de los afectados profundamente por la predicación de Taylor. Studd dejó atrás una vida de ocio para servir a Cristo en el extranjero. Otros seis estudiantes se unieron a Studd y juntos llegaron a ser conocidos como “The Cambridge Seven”.
  3. La publicidad cosechada por CT Studd y “The Cambridge Seven” en Inglaterra, sobre todo su influencia en las universidades británicas, influenciaron los inicios del Movimiento Estudiantil de Voluntarios para las Misiones Extranjeras (iniciado en 1886) en América del Norte. Bajo el liderazgo de hombres como DL Moody (1837-1899) y Arthur T. Pierson (1837-1911) (el autor de la biografía de George Müller), cientos de estudiantes estadounidenses se unirían al movimiento de voluntarios y se dedicarían a la obra misionera extranjera.
  4. El testimonio de Hudson Taylor también fue particularmente influyente en la vida de otros misioneros como Amy Carmichael (1867-1951), Eric Liddell (1902-1945), y Jim Elliot (1927-1956). Hablando de ese impacto, Elizabeth Elliot explicó:

Cuando yo era una estudiante universitaria, mi padre me prestó dos volúmenes sobre la vida Hudson Taylor. Otro estudiante de la universidad, Jim Elliot, los leyó también, y esta fue una de las grandes cosas que él y yo teníamos en común: un hambre enorme de ese tipo de piedad, y de un verdadero corazón misionero.

Estas breves historias demuestran que el espíritu misionero es contagioso.

Desde John Elliott hasta Jim Elliot, una cadena perceptible de influencia puede ser rastreado y se observa cómo se transfiere de un misionero ferviente a otros.  Desde David Brainerd hasta Jonathan Edwards hasta William Carey hasta Henry Martyn hasta Anthony N. Groves hasta Hudson Taylor hasta CT Studd, Jim Elliot, y otros.

Curiosamente, esta cadena en particular nos lleva a un círculo completo  –desde las Américas a todo el mundo y viceversa. John Elliott llevó el Evangelio a los indios americanos nativos de Nueva Inglaterra. Tres siglos más tarde, Jim Elliot llevó el Evangelio a los indios americanos nativos de Ecuador.

Algunos de los misioneros enumerados anteriormente sólo vivieron poco tiempo. David Brainerd tenía 29 años cuando murió. Henry Martyn sólo 31. Jim Elliot 28. Sin embargo, el impacto de su vida se extiende mucho más allá de su corta estadía en esta tierra. Su abnegación inspiró a miles de personas a dar su vida por la causa del evangelio. Esto es algo que debemos considerar seriamente.

Por supuesto, esto es sólo un pequeño hilo en el gran tapiz que Dios ha tejido a lo largo de los siglos. Hay muchas otras conexiones, vínculos e influencias que podrían haber sido trazadas. Sin embargo, ilustra una profunda lección de una manera vívida. Nunca subestimes el poder de influencia de una vida totalmente invertida en el servicio al Señor Jesús. La fidelidad del sacrificio a Cristo en una generación, resuena a muchas generaciones venideras.

Dr. Nathan Busenitz es profesor de teología histórica en The Master’s Seminary. Después de haber cursado dos maestrías (M.Div., Th.M.) y un doctorado (Ph.D.) en la misma institución, llegó a formar parte del cuerpo docente de TMS en el 2009. Él y su familia viven en Los Ángeles, California.

Fuente: The Master’s Seminary

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación - COMIBAM Internacional

Comments are closed.