El desafío de hacer misiones en Brasil y sus confines

indigena_brasil

Por Sandra Dantas

En varias ocasiones, al pensar en misiones puede parecer que se trata de una tarea con pueblos extranjeros, alejados del territorio brasileño. Sí, es cierto, hay miles de pueblos no alcanzados, sin acceso al evangelio, que reclaman nuestra atención para llevarles la buena nueva de la salvación. Sin embargo, no se limita a lugares fuera de nuestras fronteras nacionales.

¿Conocemos la realidad misionera de nuestro país? ¿Todos tienen acceso al evangelio?

Se puede objetar que Brasil es un país cristiano y que la mayoría de su población (89%) ya ha oído hablar de Jesús. Es un argumento plausible, pero insuficiente. Todavía hay pueblos no alcanzados en el país. Existen algunas estadísticas y entre ellas, la del

Proyecto Josué, que registra 48 grupos de estos pueblos. Hay un Brasil profundo por explorar.

Recientemente, encontramos en una de las publicaciones de la Fundación Global CrossOver, “las necesidades espirituales están en todas partes, ¡pero el acceso al evangelio no!”  ¡Cuánta verdad en una sola frase!

Todos los rincones de Brasil esperan a quienes estén dispuestos a cumplir la misión de Dios. El reto de los grupos minoritarios que claman por atención, tanto en los grandes centros urbanos como en los densos bosques. El acceso al evangelio es desigual. Tal vez le sorprenda saber que Rio Grande do Sul es el estado menos evangelizado del país, con 55 de sus municipios con menos del 5% de evangélicos. Posiblemente, si dijéramos que es Piauí, que ocupa la segunda posición en este ranking, no causaría tanto asombro por pertenecer al noreste con todas las consecuencias (un tanto estereotipadas) de este vínculo geográfico y social. Y no sólo eso, Minas Gerais ocupa el tercer lugar entre los menos evangelizados, con una de sus ciudades (que son cientos), Madre de Deus, que no tiene el 2% de cristianos protestantes.

Vivir en una gran ciudad no implica un acceso automático al evangelio. En la mayor metrópolis del país, São Paulo, hay personas reales que todavía no saben quién es Jesús realmente. Estados y ciudades tienen carencias dignas de atención. Y las razones que explican este bloqueo son complejas. Cuestiones económicas que impiden desplazarse para conocer gente o incluso la conexión con los medios de comunicación; cuestiones sociales y culturales que impiden el diálogo con lo nuevo o lo diferente. Y si hay una carencia, el exceso también es perjudicial. En la sociedad contemporánea, donde la cantidad de información, en diferentes formatos, es abundante, una parte considerable de las personas no sabe transformar la información en conocimiento relevante, dejándose llevar por distorsiones y falacias.

El número de conversos ha aumentado a lo largo de los años, sin embargo, tenemos que hacer más y llegar a lo que está cerca -en nuestro país- y a lo que está lejos -más allá de las fronteras-. Antes de ascender al cielo, nuestro Maestro dijo a sus discípulos: “Pero, cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra”. (Hechos 1.8) La expresión tanto… como… expresa simultaneidad, es decir, hemos de cuidar nuestra tierra en el mismo momento en que levantamos la vista y vislumbramos los campos lejanos.

Parece que ahí está el gran desafío: prestar atención a Brasil y sus rincones y no olvidar ir más allá de las fronteras y llegar a personas de diferentes regiones geográficas del planeta.

Hace unas tres décadas, los cristianos protestantes brasileños proclamaban ampliamente una jerga: “Brasil pertenece al Señor Jesús”, como señal de que el país se convertiría y se tornaría en una nación predominantemente evangélica. No es una declaración lo que provocará la conversión, es el trabajo de anunciar la buena nueva, es la obediencia a la gran comisión; es el trabajo misionero.

Ya sea el habitante de la mayor ciudad del país, o de uno de los pueblos del interior -Ladeira en Piauí-, ambos tienen el mismo énfasis en el propósito de Dios (Jn. 3:16). Aquí no se desprecia que las necesidades espirituales son inmensas y necesitan ser atendidas, y sólo en Jesús hay una respuesta a los diferentes problemas, traumas y dolores con refrigerio, paz, curación y vida abundante. Más que resolver este aspecto, se trata de asegurar que todas las personas conozcan el evangelio. En este vasto territorio de más de ocho millones de kilómetros cuadrados que es Brasil, independientemente de la ubicación, la condición socioeconómica, las particularidades culturales, los grupos de pueblos (etnolingüísticos y/o socioculturales) necesitan oír para invocar a Jesús.  “Ahora bien, ¿cómo invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán si no hay quien les predique?”  (Rom. 10.14) La pregunta sigue resonando y depende de ti, de mí, de nosotros, decidir responderla y ser obedientes al IR de nuestro Maestro.

Fuente: Radar Missionário

 

Comments are closed.