El amor se materializa

daryrecibir

Por Sandra Mara Dantas

El siglo XVIII marcó el comienzo de las misiones modernas, cuando William Carey, desafiando el pensamiento evangélico de la época, partió hacia la India. Para la iglesia inglesa parecía que no era necesario salir de su “zona de confort” para anunciar el Evangelio a personas que nunca habían oído hablar de Jesús y el mensaje de salvación. Se creía que, si Dios quería que otros pueblos se salvaran, lo daría a conocer por otros medios, sin necesidad de la acción o presencia humana.

Es cierto que Dios podía hacer eso, pero no lo quería. En 1 Pedro 1:12 vemos que el mensaje de gracia es tan maravilloso que los ángeles querían entenderlo, pero no se les permitió. Es un privilegio reservado a los siervos de Dios, aunque sean humanos y susceptibles de todo tipo de fallas. Y al comprender la gracia salvadora, los siervos pueden cumplir la Gran Comisión (Mt. 28:20).

Podemos sugerir que esto se debe a que Dios es amor y esto no es un mero sentimiento o abstracción. El amor es práctico, se expresa a través de la materialidad. Seres humanos dotados de racionalidad y subjetividad, de diferentes pueblos, estructura física y apariencia, color y altura son el canal que encarna el significado del amor, del amar. Dios es espíritu e invisible y a través de sus siervos su amor se vuelve evidente y se comunica entre las personas.

Por lo tanto, necesitamos personas reales para realizar la obra misional. No está hecho por ‘súper creyentes’, perfectos y libres de dolor (físico y emocional). Son personas comunes, hombres y mujeres que necesitan atención, apoyo, capacitación, que salen de su contexto cultural y lingüístico, que están dispuestos a vivir para la gloria de Dios y creen en la promesa: Yo soy Jehová tu Dios, que te hice subir de la tierra de Egipto; abre tu boca, y yo la llenaré. (Salmo 81:10)

La obra misional es realizada por esta gente común. Están los que salen al campo, los que apoyan, otros que interceden y algunos otros que proporcionan el apoyo necesario. Y en cada realidad que se experimenta hay retos, obstáculos, impedimentos que hay que superar. Por ejemplo, el aprendizaje de idiomas no siempre es fácil, la contextualización cultural y la adaptación presuponen familiarizarse con lo diferente, la distancia y la falta de la familia y los amigos queridos, el abandono de un proyecto profesional, el apoyo y el acompañamiento requieren paciencia y tolerancia o incluso sacrificios personales.

Todo esto es una expresión de amor. Las máquinas, los equipos y las aplicaciones tecnológicas facilitan la vida humana, pero no pueden materializar el amor, no sustituyen el contacto. Incluso pueden promover una mayor posibilidad de cercanía, sin embargo, no son, en sí mismas, la práctica de la sociabilidad, de la amabilidad y de la amistad.

Es el ser humano que ama y en la práctica de amar, comparte sentimientos, experiencias, dolores y alegrías; escucha y acoge, aconseja, suple las necesidades afectivas y orgánicas de los demás, ayuda, cuida, hace buenas obras, muestra el camino y camina junto a ellos. Todas las personas poseen dones y cuando éstos se ponen a disposición del buen Dios, la frontera de los límites desaparece porque se convierten en poder.

Vea cuán exaltado es Dios. En su soberanía, no necesitaría al hombre, sin embargo, lo eligió. El salmista dice: ¿Qué es el hombre mortal para que te acuerdes de él? ¿Y el hijo del hombre, para que lo visites? Porque lo hiciste poco menos que los ángeles, y lo coronaste de gloria y honra. (Salmos 8:4-5)

En Job también leemos: ¿Qué es el hombre, para que lo engrandezcas, y para que pongas sobre él tu corazón? (Job 7.17)

En su gracia, el Dios poderoso usa personas (de carne y hueso, imperfectas y limitadas), que dependan de él, para cumplir su propósito eterno. Como escribió Pablo: “Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios y no de nosotros” (2 Corintios 4:7) ya que la misión es suya y somos colaboradores.

Y si las misiones modernas iniciadas por William Carey nacieron del afán de compartir con aquellos que nunca han oído hablar de Jesús, el mismo entusiasmo impulsa la obra misional en nuestro siglo. Aún quedan miles de personas por alcanzar. Dios quiere que sus siervos se levanten, salgan de su «zona de confort» y lo den a conocer entre los pueblos, materializando el amor, que él mismo aplicó según Juan 3:16 – «Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”.

Que el amor de Dios nos constriña hasta la inquietud y a poner en práctica todo su significado, haciéndolo real y palpable para que los pueblos vean y disfruten de esta bendición.

Fuente: Radar Missionário

 

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación de COMIBAM

Latest posts by Martha Claros (see all)

Comments are closed.