Dejar ir a nuestros hijos

viajando

Por Frank Severn

¿Por qué es tan difícil para los padres cristianos dejar libremente que sus hijos mayores se conviertan en misioneros? Esa pregunta a menudo me desconcertó mientras interactuaba con estudiantes cristianos comprometidos y adultos jóvenes. Algunos que creían que Dios los estaba llamando a servir a Cristo entre los pueblos menos evangelizados del mundo nunca lo cumplieron debido a la oposición de sus padres.

Una prueba de fe

Primero, admito que no es fácil enviar con alegría a sus hijos a un país lejano, o incluso a una ciudad cercana que puede no ser percibida como segura y saludable. Cuando mi hija y su esposo respondieron a la dirección de Dios para sus vidas y se fueron a Ucrania en la década de 1990, me regocijé, pero también tuve sentimientos muy encontrados. ¡Esto fue especialmente cierto cuando de repente me di cuenta de que nuestra primera nieta estaría con ellos! Habíamos encomendado a cada uno de nuestros hijos al Señor al nacer y oramos para que lo siguieran con alegría hasta los confines de la tierra; sin embargo, no fue fácil verlos partir. Eso es natural. Amamos a nuestros hijos y nietos. Queremos protegerlos de enfermedades y peligros.

Para mí fue una prueba de fe. ¿Realmente creía que seguir la voluntad de Dios siempre es lo mejor? ¿Realmente creía que la promesa de Cristo es verdadera: “Buscad primero el Reino de Dios y todas estas cosas (alimento, protección, provisiones diarias, etc.) se os añadirán” (Mateo 6:33) ¿Realmente creí en las palabras de Jesús cuando dio la Gran Comisión: “Yo estaré con ustedes siempre, hasta el fin de los tiempos” (Mateo 28:20)?

Un lugar seguro

En segundo lugar, creo que nos han engañado al pensar que nuestro hogar, o al menos nuestro propio país, es el lugar más seguro para estar. ¿Qué quiere decir que mi hijo o mi hija estarán a salvo y mejor si no van? Los accidentes ocurren en todas partes. Las enfermedades también ocurren aquí.

Una vida mejor

Recuerdo con tristeza la historia de una maravillosa joven de Filipinas a quien mi esposa y yo conocíamos bien. Había dedicado su vida al Señor y creía que debía ir a la escuela bíblica para prepararse para servir a Dios. Su padre era uno de los líderes clave de la iglesia que estábamos ayudando a establecer. Sin embargo, tenía otros planes para su hija. Quería que se convirtiera en enfermera y que finalmente se fuera a Estados Unidos, donde ganaría un buen salario, lo que ayudaría a su familia. Este era y es un plan muy normal para una familia filipina. Él dijo: “No, no puedes ir a la escuela bíblica”. La joven estaba desconsolada y se encontró en una situación insostenible. Siendo una buena filipina, obedeció a sus padres. Lamentablemente, terminó casándose con un incrédulo y su vida fue miserable.

Un llamado más alto

Se nos ha hecho creer en el sueño americano. Queremos que a nuestros hijos les vaya bien en la vida. Nos gustaría que consiguieran un buen trabajo y formaran una familia y estuvieran lo suficientemente cerca como para que podamos disfrutar de nuestros nietos. Sí, está bien si sirven a Dios aquí. Después de todo, hay muchas necesidades en casa. No negaría que Estados Unidos tiene grandes necesidades espirituales. Tampoco diría que servir a Cristo aquí es segundo después del trabajo misionero. La pregunta debe ser siempre, ¿cuál es la voluntad de Dios para nuestros hijos? Eso siempre es bueno y perfecto (Romanos 12: 1-2).

El mandamiento claro de Cristo para todos nosotros es “pedir al Señor de la mies que envíe obreros a su mies” (Mateo 9:38) Oré esa oración por mí personalmente y por mis hijos y nietos. Después de todo, no puedo pensar en una contribución más grande que puedan hacer para Cristo y su Reino que presentar a Jesús a personas no alcanzadas.

Cuando terminemos la vida, ¿qué durará? ¿Dinero? no. ¿Cosas y posesiones? no. Lo que dura por la eternidad son las personas que están con Cristo en el cielo o eternamente separadas de él. ¡No puede haber un llamamiento más elevado que el de llevar las Buenas Nuevas, que es el poder de Dios para salvación! (Romanos 1:16).

Una maravillosa promesa

También hay una maravillosa promesa de Jesús:

Entonces Pedro comenzó a decirle: “He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido. Respondió Jesús y dijo: De cierto os digo que no hay ninguno que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por causa de mí y del evangelio, que no reciba cien veces más ahora en este tiempo; casas, hermanos, hermanas, madres, hijos, y tierras, con persecuciones; y en el siglo venidero la vida eterna”. (Marcos 10: 28-30).

Frank Severn ha trabajado con SEND International durante casi 50 años. Él y su esposa, Jane, sirvieron en Filipinas en la plantación y administración de iglesias hasta 1980 cuando Frank asumió el papel de Director General de SEND en lugar del primer Director, Phil Armstrong. Durante 24 años, Frank dirigió hábilmente la organización, abriendo nuevos campos y agregando más misioneros. 

Fuente: Send International

 

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación de COMIBAM

Comments are closed.