Cooperación con el Sur Global: el futuro de las misiones

cooperacion

 

Por  David D. Ruiz. M.

El mundo en el que estamos haciendo misión hoy se está volviendo complejo y complicado. En los últimos 50 años, la mayoría de las premisas que hemos dado por sentadas en nuestro proceso de movilización, reclutamiento, capacitación y envío de misioneros resultaron inadecuadas para los desafíos que enfrentamos como iglesias y agencias misioneras hoy. Pero los acontecimientos del año pasado debidos a la pandemia transformaron todos los procesos en un verdadero desafío.

El cambio geográfico en el cristianismo global es el primer y mayor desafío al que nos enfrentamos. A partir de la década de 1980, la dirección de las curvas en nuestro gráfico estadístico cambió radicalmente. Somos testigos de cómo el número de cristianos en el Norte Global (incluyendo Europa y Estados Unidos), está disminuyendo muy rápido y, al mismo tiempo, cómo el número de cristianos en el Sur Global (incluyendo África, Asia y América Latina) está creciendo de manera explosiva. Como podemos ver en el Atlas del cristianismo global, en 1900 el porcentaje de cristianos del norte global representaba el 82% y solo el 18% de los cristianos vivían en el resto del mundo, hoy solo el 33% de los cristianos viven en el norte global, mientras que el 67 % vive  en el Sur Global. Si solo comparamos el segmento de evangélicos, el cambio es más brutal. En 1900, el 92% de los evangélicos vivía en el norte global, mientras que sólo el 8% en el sur global. La proporción actual es del 23% en el Norte global y del 77% en el Sur global.

La iglesia en el Sur Global tuvo en un momento de la historia una fuerte influencia en el cristianismo mundial, imprimiendo su realidad en la misión global y la forma de actuar de la Iglesia. Andrew Kirk reconoció esto afirmando: “Durante el período de la Iglesia primitiva anterior a Constantino, el mensaje cristiano se difundió desde la periferia del imperio romano hasta su mismo corazón”. Después de casi mil años, ese tiempo ha vuelto. Ahora vivimos de nuevo una época en la que la Iglesia ya no es el Norh-Atlántica y se desplaza desde la periferia hacia los centros del mundo. Según Todd Johnson, en 1981 el cristianismo en el Sur Global recuperó la posición como el segmento más grande de la Iglesia, como lo fue durante los primeros 900 años de la cristiandad. Al reflexionar sobre los últimos quinientos años de misión cristiana, Andrew Walls afirmó: “El cristianismo ha vuelto una vez más a convertirse, como en sus inicios, en una religión no occidental”–y concluyó su pensamiento sobre esta afirmación(e dicho): “Lo que ya es una realidad es que el cristianismo es ahora una religión predominantemente no occidental, principalmente por la conversión de africanos, asiáticos y latinos y actualmente se está moviendo progresivamente en esa dirección».

La diversidad en las tradiciones cristianas también está cambiando radicalmente a medida que estamos experimentando un aumento del llamado cristianismo independiente en el último siglo. En 1900, los protestantes representaban a la mayoría de los cristianos no católicos y no ortodoxos, con casi un tercio de todo el segmento del cristianismo. El porcentaje total sigue estable representando hoy el 22%, pero hoy las iglesias independientes representan un segmento importante en el cristianismo, casi similar a los protestantes con un 17%. América Latina y África han experimentado un crecimiento increíble de las iglesias pentecostales; a modo de ejemplo, en América Latina los pentecostales representan casi el 65% de la iglesia evangélica. “Un ejemplo del activismo cristiano del sur es el surgimiento de los pentecostales en América Latina. Inicialmente se pensó que eran políticamente ‘tranquilos’, pero se han vuelto cada vez más atraídos por la política».

El lenguaje en el cristianismo también está cambiando. Todd Johnson confirmó lo que algunos eruditos seculares anunciaron: “Los idiomas dominantes del cristianismo se están desplazando hacia el sur. Ya en 1980 el español, (principalmente en sus formas latinoamericanas) era el idioma principal de la membresía de la Iglesia en el mundo.” Como podemos imaginar que está sucediendo hoy, Dios está escuchando más oraciones y adoración en español que en cualquier otro idioma del mundo, pero seguimos perpetuando el inglés como lengua franca en nuestros congresos, consultas, capacitaciones y publicaciones cristianas.

Lea el artículo completo aquí 

 

The following two tabs change content below.

David D Ruiz Molina

David D. Ruiz Molina nació en Guatemala. Es pastor y misionólogo Iberoamericano, y ha dedicado más de 25 años al desarrollo de movimientos misioneros nacionales, regionales y globales. Ha sido Presidente de COMIBAM, Coordinador Internacional de Great Commission Roundtable (GCR) y Director Ejecutivo de la Comisión de Misiones de la Alianza Evangélica Mundial (WEA). También ha servido en el liderazgo de agencias misioneras como SIM, ReachGlobal, Interserve, Camino Global y Avant. Escribe artículos para revistas misioneras y contribuye con su perspectiva global en varios libros sobre la misión, la iglesia y el movimiento misionero global.

Latest posts by David D Ruiz Molina (see all)

Comments are closed.