Confiar en Dios en los días difíciles

doctora

Por Tabitha Groeneveld

Un día en la vida de un misionero médico revela que, aunque los momentos bajos del ministerio sean más numerosos que los altos, Dios sigue siendo soberano.

En la misión, a menudo tenemos el privilegio de presenciar cómo Dios hace cosas increíbles.

Esto es especialmente cierto en las misiones médicas. A veces, vemos que suceden cosas que desafían la explicación médica, confundiéndonos hasta el punto en que tenemos que dar un paso atrás y decir humildemente: “¡Mira qué gran cosa ha hecho Dios!” Esos son los días de victoria en las misiones médicas. Esas son las experiencias en las que la presencia de Dios es más evidente.

Sin embargo, por cada día de victoria hay muchos días de derrota. En el campo misionero, los fracasos son tan comunes como los éxitos. En esos momentos, cuestionamos lo que Dios está haciendo. ¿Es Dios grande incluso cuando no hace cosas aparentemente grandes? ¿Podemos confiar en él cuando no sana al paciente por el que habíamos orado con tanto fervor? ¿Es realmente bueno cuando nos rodea tanto dolor y angustia?

Pero esos pesados pensamientos estaban lejos de mi mente cuando me dirigí a la clínica una mañana, con ánimo. Las aceras estaban llenas de pacientes que habían viajado durante horas hasta el HBB. Muchos ya habían probado la medicina tradicional y las hierbas, mientras que otros habían buscado tratamiento a través de los brujos locales. Habiendo agotado esas opciones, ahora estaban esperando a las puertas de la clínica, y yo estaba ansiosa por ayudarles.

Tal vez no lo hubiera hecho si hubiera sabido lo que me esperaba ese día.

No tenía ni idea de que tendría que decirle a una mujer que tiene cáncer de mama y que necesita una cirugía increíblemente invasiva, no para salvarle la vida, sino sólo para proporcionarle algo de alivio. Peor aún, tuve que dar la noticia de un cáncer terminal a otra paciente. No había nada que nosotros o cualquier otra persona en Togo pudiera hacer para ayudarla. Su cáncer estaba avanzado y extendido, más allá de toda esperanza. Me senté en un taburete bajo junto a ella, le tomé su mano y lloré con ella.

Y aún había más: una persona de 81 años con una grave enfermedad pulmonar y otra de 30 años a la que se le practicó una histerectomía tras un aborto. El asombro cruzó el rostro de la mujer al saber que nunca podría tener hijos. Llorando, preguntó si había algún medicamento que la ayudara a tener un hijo.

Para cada uno de estos pacientes, no tuve respuestas satisfactorias para sus dolencias físicas. Pero sí tenía el hermoso mensaje de Jesucristo, nuestra mayor esperanza. Cada caso fue frustrante y desgarrador. El sufrimiento fue abrumador. Es en estos momentos que me aferro a la soberanía de Dios y me digo una y otra vez que él siempre es bueno, incluso cuando no puedo entender su plan o cuando las cosas no lo parecen. Podemos confiar en él incluso cuando las oraciones no son respondidas de acuerdo con nuestra voluntad. Él es grandioso incluso cuando estamos agobiados por tanto sufrimiento.

A pesar de tales verdades, caminé a casa esa noche con el corazón apesadumbrado. Pero fui acompañada por la paz, porque mi alma está anclada en el carácter inmutable de Dios.

Tabitha Groeneveld se desempeña como enfermera practicante en HBB en Togo- África con su esposo John.

Fuente: ABWE International

 

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación de COMIBAM

Comments are closed.