Ciudades Menos Alcanzadas de Brasil

Reconocimiento y estrategia

Por Luis André Bruneto

Sea en el contexto urbano, o fuera de él, el trabajo misionero tiene a la investigación como una aliada. Por medio de esta herramienta, es posible presentar necesidades puntuales que pueden ser atendidas en el campo misionero, evitando muchos obstáculos y el flujo de preciosos recursos, como tiempo y finanzas. A partir de información valiosa, podemos determinar qué estrategias serían eficaces en el proceso de movilización y entrenamiento misionero.

En el transcurso de la historia de la Iglesia, es posible notar que muchas iniciativas misioneras se despertaron a través de necesidades evidenciadas por investigaciones específicas, trayendo a la luz la urgencia de la evangelización en determinados contextos, considerando el avance del Evangelio por regiones en las que aún no se había iniciado ningún trabajo misionero.

Es necesario pensar en lo que figura como prioridad en la agenda de la evangelización local y transcultural. Brasil es considerado un país “alcanzado”, pero lo que pocos saben es que hay al menos 309 ciudades brasileñas con menos del 5% de cristianos evangélicos. Las cifras apuntan a los objetivos y prioridades relacionadas con la evangelización que deben estar en la cima de la agenda de la Iglesia, encargada de una misión muy clara: de ir por todo el mundo y hacer discípulos de todas las naciones (Mt. 28.19).

CIUDADES CON MENOS DE 2%

Hay 24 ciudades brasileñas con menos del 2% de los cristianos evangélicos, lo que corresponde a cerca de 84 mil personas, y el porcentaje medio de los creyentes en estas ciudades es de 1,4%. Un dato curioso es la ubicación de esos municipios: uno en Santa Catarina, uno en Minas Gerais, dos en Piauí, dos en Alagoas, dos en Paraíba y 15 están en el Río Grande del Sur. Estas ciudades están en un radio de 300 kilómetros, y 13 de ellas quedan en la Sierra Gaucha. Estas pequeñas ciudades, con un promedio de 2,2 mil habitantes, están marcadas por la fuerte religiosidad católica romana heredada de inmigrantes europeos, especialmente italianos.

Al cruzar los datos, es posible encontrar otra particularidad. En los Censos de los años 2000 y 2010, entre las 15 ciudades ubicadas en Rio Grande do Sul, 11 de ellas presentaron un encogimiento urbano, lo que se debe principalmente a la búsqueda de una mejor calidad de vida. Las metrópolis están especialmente involucradas en ese proceso por ser las mayores “receptoras” de esos migrantes.

Es importante recordar que la cuestión urbana no es una singularidad de nuestra generación. Por lo tanto, hay mucho que extraer de la actuación del apóstol Pablo en el aspecto de plantación de iglesias en ese contexto. En los registros de los viajes del Apóstol, queda claro que él no plantó iglesias por todos lados.

Aparentemente Pablo no quería “perder tiempo” con ciudades menores. Él centralizó sus actividades en importantes centros urbanos, considerados estratégicos. Por ejemplo: la ciudad de Tesalónica se convirtió en la base misionera para la provincia de Macedonia; Corinto, la base para la provincia de Acaía; y Éfeso, para Asia proconsular.

A partir de esos centros escogidos, Pablo tenía bases para evangelizar las regiones que esas ciudades comprendían. Por eso, podemos pensar que él tenía una mirada apresurada sobre la ciudad, destacando elementos importantes para la realización de ese objetivo, siempre con la mirada a la evangelización del mundo en su generación. Los principios adoptados por el Apóstol todavía son prácticos y totalmente aplicables. Al retomar el tema de las ciudades menos evangelizadas del país y al cruzar los datos de los números de habitantes con el número de evangélicos, hay que considerar el asunto de inmigración. Para formar las bases para la evangelización de las circundantes, algunos puntos pueden ser sugeridos.

PIAUÍ

Piauí es el estado menos evangelizado de la nación, con el 9,7% de los evangélicos. Él tiene casi el 25% de sus 224 municipios con menos del 5% de evangélicos. Son 52 ciudades por debajo de ese contingente. En estos casos están los municipios de José de Freitas, Palmeirais y San Miguel del Tapuio. Estos municipios están creciendo y forman un triángulo con varias ciudades alrededor con ese porcentaje de menos del 5%.

RIO GRANDE DO SUL

Aunque el Rio Grande do Sul tiene el 18,3% de la población cristiana evangélica según se informa, este es donde tenemos el mayor número de municipios con menos del 5% de los evangélicos: 55. De éstos, 48 tienen menos de 5.000 habitantes, lo que denota una característica bastante común en ese contingente general: son ciudades pequeñas. Los municipios que serían base aquí son los de Arvorezinha, Coronel Pilar y Fagundes Varela.

Esas son sólo estrategias para que podamos llevar el Evangelio a aquellos que lo necesitan. Lo ideal es empezar por aquellos que nunca oyeron. Si partimos de ese principio y miramos a nuestro país, aquí están buenas soluciones. ¡Que el Señor de la mies nos guíe en todo!

Luis André Bruneto es Misionero y director de investigaciones del ministerio Sirviendo a Pastores y Líderes (Sepal). Miembro del equipo de investigación de One Challenge International (OCI) y de la Global Church Planting Network (GCPN)

Fuente: Povos e Linguas

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación - COMIBAM Internacional

Comments are closed.