Causas del estrés entre los misioneros

estres

Por miedo a perder apoyo o por vergüenza, muchos enferman y no buscan ayuda

 Por Lorraine Oliveira

El estrés es parte de la vida humana. Según el Ministerio de Salud, es una actitud biológica necesaria para adaptarse a nuevas situaciones. Es una reacción natural del organismo a un estímulo y genera cambios emocionales y físicos: se libera una mezcla compleja de hormonas y sustancias químicas como adrenalina, cortisol y norepinefrina (también llamada noradrenalina).

Sin embargo, las situaciones de estrés continuo, recurrente y / o agudo pueden llevar al agotamiento físico y emocional, reduciendo (o incluso eliminando) la capacidad de trabajo de una persona. Cuando estos estresores están vinculados a situaciones laborales estresantes, puede producirse el Síndrome de Burnout o Síndrome de Agotamiento Profesional, trastorno psicológico registrado en el grupo 24 de la CIE-11 (Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud). A continuación, se presentan síntomas relacionados a los que debemos prestar atención.

Se han realizado estudios con varias clases de profesionales, principalmente aquellos cuyas actividades requieren una implicación interpersonal directa e intensa: profesores, enfermeras, funcionarios de prisiones, religiosos, etc. Sin embargo, todavía hay un pequeño número de estudios con misioneros, un grupo cuyo trabajo tiene numerosas dificultades, agravadas por el hecho de que los trabajadores transculturales viven en lugares aislados (en la mayoría de los casos), sin el apoyo necesario. El misionero a menudo cambia de tierra y cultura, dejando atrás amistades y estructuras sociales establecidas. Además, a menudo viven en un entorno hostil, como áreas de conflicto donde incluso existe riesgo de vida. El presente estudio identifica los factores predominantes que llevan a este grupo al estrés, así como sugiere algunas formas de reducir el estrés entre los misioneros.

Como parte del presente estudio, se realizó una encuesta de campo entre 2016 y 2018 con ocho cuidadores misioneros, en su mayoría brasileños, en contextos transculturales. A través de él se identificaron las quejas más frecuentes entre los misioneros: falta de apoyo económico apareció en el 62,5% de los informes; falta de apoyo de la iglesia en el 50% de los casos. Otros factores señalados fueron: dificultad para relacionarse con el equipo, expectativas no cumplidas y problemas de salud. Con respecto a las barreras observadas en la relación cuidador-misionero, el 62,5% de los cuidadores respondió que el miedo a abrirse y, en consecuencia, perder el apoyo era el principal obstáculo a superar.

Además de la investigación de campo, la investigación bibliográfica sobre el tema a nivel nacional e internacional con registros de los últimos 30 años ha identificado algunos estudios importantes. El realizado por la Junta de Misiones Nacionales de la Convención Bautista Brasileña en 2016, por ejemplo, trae la percepción de 146 misioneros sobre puntos de estrés en el campo. Los siguientes son algunos datos de ese estudio.

  • La vida emocional fue considerada el factor que más genera estrés a nivel personal.
  • Aún en el ámbito personal, el 47,5% de los participantes mencionó el ritmo de trabajo intenso y la dificultad para la práctica regular de ejercicio físico, el 65,2%.
  • En la dimensión financiera, el control y administración de recursos (presupuesto personal o familiar) apareció en el 55,6% de las respuestas.
  • En el aspecto familiar, el tiempo de calidad con el cónyuge e hijos fueron los ítems más citados: 55,3 y 35,8% respectivamente.
  • En el ámbito del trabajo, el relacionamiento con el liderazgo local, denominacional del equipo misionero se identificó como un factor de estrés en el 40,9% de las respuestas.
  • En relación a la agencia misionera, el rubro apoyo económico y beneficios (salario, seguro médico, alquiler, cargas sociales) se mencionó en el 40,9% de los casos.
  • En cuanto a la iglesia enviadora, el tema más mencionado fue el seguimiento familiar y el pastoreo, presente en el 34,3% de las respuestas.

Otro estudio, este realizado por el Ministerio de Oásis, un centro de asesoramiento cristiano – buscó identificar las principales razones por las que los misioneros buscan tratamiento psicológico. El artículo de Bacheler “La lucha con varias crisis” fue escrito con base en los datos recolectados (MEER, 2011, p. 145-161). La investigación incluyó a 118 misioneros, y en las respuestas, las principales denuncias fueron conyugales (54%) y personales (27%); incluyeron autoimagen negativa, síndrome del nido vacío, cuestionamiento de la llamada ministerial, duelo por la muerte de un familiar, problemas sexuales o falta de perdón. En tercer lugar, hubo una crisis ministerial (mencionada por el 23% de los misioneros), manifestada por el deseo de cambiar el ministerio, agencia, campo geográfico o función. Sin embargo, durante el proceso de consejería, el terapeuta identificó como las causas más frecuentes de desórdenes, Conflictos no resueltos con el equipo y el liderazgo laboral.

Lea el artículo completo aquí 

Fuente: Martureo

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación de COMIBAM

Comments are closed.