Asuntos de salud y riqueza: ¿cómo responder a los efectos del coronavirus y el confinamiento extremo?

-dinero-salud

Por Mats Tunehag

Hay buenas y malas noticias. Podemos alegrarnos de que el mayor levantamiento de la pobreza en la historia de la humanidad haya sucedido en nuestra generación. Desde 1990, más de mil millones de personas han salido de la pobreza extrema, la mayoría de ellas de China e India, no ha sido a través de la ayuda, sino del comercio, no a través de donaciones o caridad. El crecimiento de las pequeñas y medianas empresas son factores clave en esta buena noticia.

La mala noticia es que debido al coronavirus, las medidas de restricción y el confinamiento extremo, corremos el riesgo de un retroceso global importante. Las Naciones Unidas, el Programa Mundial de Alimentos, la Organización Internacional del Trabajo, el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias, las empresas suecas y otros, están pintando escenarios horribles en una escala macro: unos 50 millones de niños podrían caer en la pobreza extrema. Cientos de millones de empleos podrían perderse. 260 millones se enfrentan al hambre, y tres docenas de países están en riesgo de sufrir una hambruna. 2.700 millones de trabajadores se ven afectados por medidas de contención extrema. Los más vulnerables son parte del sector informal, y solo en India, 400 millones de trabajadores ahora podrían enfrentarse a un mayor empobrecimiento. 50 – 70 por ciento de la población en 20 países de África se quedará sin dinero y alimentos después de una cuarentena de 14 días.

Cuando las ventas en tiendas de ropa como H&M disminuyeron en todo el mundo, dos millones de trabajadores en la industria de la confección en Bangladesh perdieron sus empleos. Su destino es similar al mensaje que recibí de un amigo en Myanmar: “Lo que esto (confinamiento extremo) ha significado para los pobres, que son parte de la economía informal, es que no hay trabajo, ni dinero y, por lo tanto, no hay comida. No hay una red de seguridad social del gobierno y ciertamente no hay ahorros”.

Ante estas sombrías predicciones, todavía hay ¡buenas noticias! Las personas y las naciones han enfrentado pandemias antes, salieron de la pobreza abismal y conquistaron enfermedades terribles. ¿Entonces, qué podemos aprender?

“En 1575, la peste descendió sobre Milán. El obispo de la ciudad, San Carlos Borromeo, se apresuró tanto en acción como en oración. De hecho, él ejemplificó la máxima amada por Dorothy Day y otros, de “trabajar como si todo dependiera de nosotros mismos y orar como si todo dependiera de Dios”.

El obispo Borromeo tenía una cosmovisión holística, trabajando con Dios y las personas para satisfacer las necesidades físicas, sociales, económicas y espirituales. Persuadió a los ricos para que ayudaran a los pobres. Creó y proveyó de personal a hospitales y casas de cuarentena. Instituyó políticas de distanciamiento social y tuvo un amor y cuidado particular por los niños huérfanos. Hizo que la iglesia celebrara los servicios al aire libre para reducir el riesgo de propagar la enfermedad. Pero también creó empleos y apoyó a un gran número de trabajadores desempleados.

Borromeo se dio cuenta de que la plaga no causaba un solo problema y, por lo tanto, no había una sola solución. Recaudó fondos y satisfizo necesidades inmediatas como el hambre y la curación. También buscó una solución digna y a largo plazo, creando empleos. Mientras reconocía y abordaba los problemas de salud física e identificar las necesidades socioeconómicas, también abordó el bienestar espiritual de las personas. Debemos aprender de su visión holística y sus soluciones multidimensionales.

Porque los empleos no son solo una fuente de ingresos o supervivencia; el trabajo es una cuestión de dignidad humana. ¿Cuál es la mejor manera de ayudar a un niño pobre? ¡Dar un trabajo a sus padres! La caridad tiene su lugar, y se necesitan esfuerzos de ayuda. Pero para una solución a largo plazo, necesitamos un cambio de paradigma en el pensamiento y la práctica, desde el regalo a la creación de empleo, desde respuestas especialmente sin fines de lucro, a las soluciones rentables.

Es necesario abrazar el trabajo como algo bueno, y debemos reconocer que los negocios son una vocación (llamada ‘vocare’). Los negocios, tienen un propósito superior más allá del mero sustento o solo los retornos financieros.

“Se debe alentar a los empresarios, gerentes y todos los que trabajan en los negocios a reconocer su trabajo con una verdadera vocación y a responder al llamado de Dios en el espíritu de los verdaderos discípulos. Al hacerlo, se dedican a la noble tarea de servir a sus hermanos y hermanas a construir el Reino de Dios”.

Al igual que Borromeo, buscamos una transformación holística de las personas y las sociedades. Esto incluye buscar un impacto positivo en múltiples resultados para múltiples accionistas mientras hacemos negocios.

Como dice el Manifiesto de negocios como Misión (http://www.matstunehag.com/wp-content/uploads/2011/04/BAM-Manifiesto-Spanish.pdf): “Reconocemos que existe la necesidad de crear empleos y multiplicar las empresas en todo el mundo, con el objetivo de obtener un resultado cuádruple: transformación espiritual, económica, social y ambiental”.

Los asuntos e ideas de la cosmovisión tienen consecuencias. Tenemos muchos ejemplos de ideologías devastadoras que dirigen la política con atención limitada a las consecuencias. Se puede comparar la salud y la riqueza de personas y naciones con la misma cultura e idioma que Corea del Sur y Corea del Norte y Alemania Occidental y Oriental. Podemos testificar cómo un país potencialmente rico como Zimbabwe, ha pasado de ser una fuente de alimentos a una nación empobrecida. Venezuela, rica en petróleo, es otro ejemplo trágico de cómo el desprecio por los principios básicos de la creación de riqueza ha destruido un país.

Las políticas socialistas desastrosas y asesinas de Mao terminaron a fines de la década de 1970, cuando Deng Xiaoping abrió las puertas de la China y llevó al país a un camino de la pobreza hacia la prosperidad. Defendió su enfoque no comunista pero pragmático, diciendo: “no importa si el gato es blanco o negro mientras atrape ratones”.

En el otro extremo tenemos a Israel. El cual es un ejemplo de una pequeña nación con recursos naturales limitados y con vecinos hostiles, que en su corta vida se ha convertido en un líder mundial próspero e innovador. [5] otro ejemplo Singapur, era pobre y se independizó en 1965. Pero aprendieron de Israel. Hoy es otro país líder mundial; bien organizado, verde, seguro, limpio y próspero.

En consecuencia, debemos ser conscientes de las consecuencias del coronavirus y las medidas globales de confinamiento extremo. Pero también debemos aprender del pasado, de los éxitos y fracasos, de Borromeo a Singapur y su principal líder durante décadas: Lee Kuan Yew.

Necesitamos afirmar el valor intrínseco del trabajo y los negocios, y el poder de restaurar y crear salud y riqueza. Necesitamos ´ora et labora`, orar y trabajar.

Como se indica en el Manifiesto de Creación de Riqueza (http://matstunehag.com/wp-content/uploads/2017/07/Manifiesto-de-creaci%C3%B3n-de-riqueza-Wealth-Creation-Manifesto-Espanol.pdf): “Se debe alentar el intercambio de riqueza, pero no hay riqueza para compartir a menos que se haya creado. El objetivo de la creación de riqueza a través de los negocios va más allá de dar generosamente. Las empresas tienen una capacidad especial para crear riqueza financiera, pero también tienen el potencial de crear diferentes tipos de riqueza para muchas partes interesadas, incluidas la riqueza social, intelectual, física y espiritual.

La creación de riqueza a través de los negocios ha demostrado tener el poder de sacar a las personas y las naciones de la pobreza. La creación de riqueza siempre debe buscarse de manera justa e interesada en los pobres”.

La necesidad de honrar a Dios y a las personas que sirven en los negocios aumentará durante y después de la pandemia. Por lo tanto, debemos continuar afirmando, equipando y movilizando a hombres y mujeres, jóvenes y viejos, en todos los continentes, para crecer, dar forma y remodelar negocios con Dios y para el bien común. También necesitamos construir un ecosistema de líderes empresariales, gubernamentales y de la sociedad civil para que se puedan crear diferentes tipos de riqueza y restaurar la salud. Y debemos incluir a la iglesia. Con ese fin, permítanme concluir con el llamamiento del Manifiesto de Creación de Riqueza: “Llamamos a la iglesia a adoptar la creación de riqueza como un tema central de nuestra misión de transformación integral de los pueblos y las sociedades”.

 

The following two tabs change content below.

Mats Tunehag

Mats Tunehag es sueco, presidente de BAM Global, orador, escritor y consultor. Durante más de 20 años, se ha centrado especialmente en el desarrollo del concepto Business as Mission, BAM (Negocios como Misión), así como en alianzas estratégicas nacionales, regionales y globales de personas e iniciativas BAM.

Comments are closed.