Alentar a la próxima generación de líderes cristianos en la misión

Por Rachel Issitt

Este fin de semana, mi esposo y yo tuvimos el privilegio de ofrecer capacitación para nuevos ministros en nuestra denominación sobre los fundamentos de la misión. El objetivo era facilitar el pensamiento alrededor de iglesias y líderes con un corazón para la Gran Comisión.

Lo que está en el corazón del líder a menudo forma el ADN y el énfasis de la iglesia en cuestión. Entonces, mi hipótesis es que para que los líderes sean misionales, deben creer verdaderamente que la Gran Comisión, lo cual sigue siendo relevante para hoy, además de que necesitan tener una revelación personal de lo que eso podría parecer, desde una perspectiva eclesiástica; local y global.

En esta publicación, mi objetivo es resaltar algunas posibles formas de promover la misión, considerando que la Gran Comisión debe residir en el corazón de los líderes de la iglesia.

La Gran Comisión es un mandato

Esto puede sonar como un punto básico, pero los ministros a menudo reciben una gran cantidad de entrenamiento en teología, eclesiología, historia de la Iglesia, doctrina, evangelismo, la praxis del ministerio y demás … sin embargo, ¿con qué frecuencia escuchamos de entrenamiento específico para convertirse en misionero? o ¿cómo enviar efectivamente misioneros de la iglesia local?

¿Conocen los nuevos líderes la gran cantidad de organizaciones de misiones que podrían ayudar a enviar misioneros? ¿Se ha convertido Mateo 28: 18-20 en una responsabilidad central en su mentalidad y operación?

Mientras que hay muchas iglesias con énfasis en la misión local y otras que se asocian con organizaciones que emprenden una “faceta” internacional de la misión; creo firmemente que debe haber más énfasis en liberar el llamado de Dios en las vidas de los creyentes y en predicar sobre la Gran Comisión. Una vez que un líder entiende la naturaleza imperativa de la misión, esta comprensión debe afectar todas las áreas del ministerio.

Los líderes de la iglesia en formación necesitan un contacto de primera mano con la misión

Siempre aconsejo a los líderes a viajar tanto como sea posible y descubrir de primera mano lo que es ser cristiano en diferentes naciones del mundo. Hay algunos movimientos grandes de plantación de iglesias en Europa que son factibles de visitar, y muchas aerolíneas de bajo costo que ahora vuelan a muchos lugares. Los seminarios bíblicos o los centros de capacitación tal vez podrían tener programas regulares de misión a corto plazo, ya que creo que  así la misión puede ser tanto asimilada como enseñada. Los líderes deben tener una visión del mundo más amplia y comprender las dinámicas que afectan a nuestro mundo de hoy. Especialmente necesitan estar al tanto de los grupos de personas no alcanzadas en el mundo.

Los nuevos líderes de la iglesia necesitan la exposición a los misioneros

Algunas de mis conversaciones más conmovedoras y memorables han sucedido cuando hablo con misioneros que sirven internacionalmente. Escuchar a un misionero que habla de motivar a una generación de jóvenes que amará apasionadamente a Jesús en una nación extremadamente dura realmente tocó mi corazón. Otro misionero habló de la difícil situación de los niños en una cierta nación que no tiene acceso a una educación adecuada y otro mencionó su tristeza cuando los obreros fueron expulsados de la nación a la que fueron llamados a ministrar. Hablar cara a cara con los que están al frente del trabajo misionero internacionale tiene el potencial de cambiar el corazón del oyente. Esta interacción produce un cambio muy profundo.

Las misiones de corto plazo que son coordinadas inteligentemente desde la iglesia local ayudan a la congregación a ampliar su visión del mundo y ver que su influencia se expande más allá de su código postal. Se necesita un líder con una pasión por la misión para incluso considerar enviar equipos de la iglesia, por no hablar de los futuros misioneros. Sin embargo, el contacto directo con los misioneros puede proporcionar valiosos enlaces del Reino para el futuro.

Recursos

Hay una variedad de buenos sitios web, podcasts y libros que sugeriría que los nuevos líderes revisen y estudien. ‘Los líderes son lectores’ es un proverbio con una gran verdad práctica. El sitio web del Proyecto Joshua y el libro Operation World son dos recursos impactantes para empezar.

Conclusión

Cuando se considera el trabajo del Espíritu Santo en el llamado de un líder, es el mismo Espíritu Santo quien trae la verdad, la luz y la habilidad sobrenatural para obedecer la Palabra de Dios con respecto a la misión. Oro para que nuestros colegios y programas de capacitación promuevan un énfasis misional internacional basado en la Biblia desde el núcleo del plan de estudios. Sigo creyendo que Gran Bretaña puede convertirse en una poderosa nación misionera de nuevo y ofrezco estos pocos pedazos de alimento para la reflexión.

Rachel y Edward Issitt son ministros ordenados de las Iglesias de las Asambleas de Dios en Gran Bretaña. Actualmente sirven en el equipo de la misión para el AoG y han sido pioneros en su propio ministerio misionero ‘Your Mission’.

Fuente: Global Connections

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación - COMIBAM Internacional

Comments are closed.