Agradecemos a Dios por la vida del Dr. Billy Graham

 

El Dr. Billy Graham partió este miércoles a los 99 años en su casa de Montreat, un pueblo de Carolina del Norte.

La Cooperación Misionera Iberoamericana, reconoce y valora el enorme legado de su vida consagrada al servicio fiel de nuestro Señor.

A lo largo de su vida, Billy Graham predicó el evangelio de Jesucristo a unos 215 millones de personas que asistieron a una de sus más de 400 cruzadas, transmisiones simultáneas y reuniones evangelísticas en más de 185 países. Llegó a millones más a través de la televisión, el video, el cine, Internet y escribió 34 libros.

El objetivo principal de Graham fue llevar este mensaje del evangelio al mundo. También brindó consejería espiritual a los presidentes de los Estados Unidos.

El Dr. Graham fue la voz de los evangélicos, una comunidad de cristianos que creció de 90 millones en la década de 1960 a 600 millones en la actualidad.  Su claro mensaje bíblico y su liderazgo profundamente respetado le dio a los evangélicos una voz, una identidad y una visión clara. No solo su predicación llegó a millones de personas, sino que su visión y energía se tradujeron en las vidas de generaciones de líderes.

Los líderes de Alianza Evangélica Mundial (WEA) participaron intensamente en el Congreso de Lausana en 1974, en el que Billy Graham y John Stott convocaron a 2.500 líderes de la iglesia en Lausana, Suiza, y remodelaron el testimonio evangélico, llamando a los cristianos a dejar de ver el Evangelio como una obra interior de gracia, sino verlo como un ministerio y un llamado al mundo en toda su necesidad. El Pacto de Lausana se convirtió en una reflexión teológica y misional en el que se llevó a cabo el ministerio.

El Secretario General de la Alianza Evangélica Mundial (WEA), Efraim Tendero, señaló: “Nadie ha definido más la esencia de la fe evangélica que el Dr. Billy Graham. Fue el don de Dios y su instrumento para el crecimiento y desarrollo del movimiento evangélico de hoy”.

Habiendo vivido casi un siglo, el Dr. Graham dijo: “Predicaré hasta que no quede aliento en mi cuerpo. Fui llamado por Dios, y hasta que Dios me diga que me retire, no puedo. Cualquiera que sea la fortaleza que tenga, cualquier tiempo que Dios me permita tener, estará dedicado a hacer el trabajo de un evangelista, mientras viva”.

Graham será enterrado junto a su esposa Ruth, quien murió en 2007, al pie de la pasarela transversal de la Biblioteca Billy Graham.

“Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia”. Filipenses 1:21

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación - COMIBAM Internacional

Comments are closed.