¿África, de mayoría cristiana, necesita misioneros?

mujer-africana

Casi mil grupos etnolingüísticos africanos aún no conocen la buena noticia

En 1895, cinco hombres fueron a Kenia para presentar el evangelio de Jesucristo, donde establecieron la primera base de Africa Inland Mission (AIM), que en Brasil se llama Africa Inland Mission (MIAF), una agencia misionera cristiana internacional para los pueblos africanos.

En la actualidad, África tiene una población de 1.360 millones de personas [1] (el 16,7% de la población mundial) en sus 54 países reconocidos por las Naciones Unidas. Los que se declaran cristianos son mayoría (59%). Entonces, ¿el continente necesita más misioneros? Paulo Feniman, director ejecutivo de Miaf en Sudamérica (también es presidente de AMTB – Asociación Brasileña de Misiones Transculturales), responde a esta y otras preguntas en esta entrevista que concedió a Martureo tras un viaje al continente africano ahora en 2021.

Martureo – A menudo escuchamos que el cristianismo es una religión del Sur global. ¿África necesita más misioneros?

Paulo Feniman (PF) – Sueño con el día en que ya no necesitemos enviar misioneros transculturales a África porque tiene una iglesia autóctona madura con recursos suficientes para llevar el evangelio de Jesús a toda su población. Hoy, sin embargo, a pesar de que la mayoría afirma ser cristiana, hay 988 grupos etnolingüísticos clasificados como no alcanzados por el Proyecto Joshua. Esto representa 388 millones de personas, o el 28,4% de la población africana. Además, el liderazgo de la iglesia indígena en el continente carece de capacitación, necesita madurar en algunos aspectos, especialmente en relación a su fuerza y ​​visión misionera. Es un gran desafío que la iglesia global debe aceptar. Necesitamos enviar más misioneros a África.

Martureo – ¿Tiene MIAF algún objetivo en relación con el envío de más misioneros?

PF – Debido a la pandemia de Covid-19, hemos revisado recientemente nuestra planificación para los próximos años. Tenemos previsto enviar 300 nuevos misioneros a los pueblos africanos de aquí a 2024: 75 el próximo año, 100 en 2023 y otros 125 en 2024. Es un objetivo audaz. A nosotros, desde Sudamérica, nos correspondería enviar el 10% de estos nuevos trabajadores transculturales, es decir, otros 30 misioneros hasta 2024. Hoy tenemos 60 misioneros sudamericanos, entre parejas y solteros, en África a través de Miaf, por lo que sería un crecimiento del 50%. La buena noticia es que ya tenemos 13 sudamericanos en proceso de envío.

Martureo – ¿No sería el período de 3 años, considerando el año 2024, demasiado corto para la preparación de un trabajador transcultural?

PF – MIAF no tiene una estructura para preparar candidatos; orientamos, recomendamos instituciones como seminarios y centros de capacitación en misiones. De todos modos, estamos hablando de cristianos que, de alguna manera, ya han iniciado su camino hacia el campo. Hay muchos que tienen un llamado transcultural, están actualmente en misiones o incluso cursos de teología o ya lo han completado, pero no han discernido dónde servirán y cuándo se irán. También hay quienes ya tienen un campo en mente, una vocación específica, pero aún no están vinculados a ninguna agencia, están en fase de definición. Pero es factible que alguien comience la preparación ahora y esté listo para ser enviado dentro de 3 años.

Martureo – ¿Y el aprendizaje del lenguaje del campo?

PF – Nuestra forma de trabajar siempre tiene en cuenta la necesidad de aprender el idioma local. Incluso en países africanos de habla portuguesa, como Mozambique o Angola, hay lenguas, como decimos, del corazón. El primer año en el campo tiene en cuenta una inmersión tanto en la cultura como en el idioma. Como organización, somos conscientes de los cambios y las tendencias, pero algunos valores permanecen en nuestra organización, como tener en el campo transcultural personas llamadas por el Espíritu Santo y enviadas por una iglesia local. También valoramos los ministerios a largo plazo, especialmente cuando se trata de la plantación de iglesias, así como la asociación con ministerios locales establecidos.

Martureo – ¿Cuál considera MIAF un momento adecuado para un ministerio transcultural en África?

PF – Hoy en día, un proyecto de 2 años puede ser considerado por muchos como un proyecto a largo plazo, pero nosotros no lo vemos así, especialmente cuando se trata de plantar una iglesia entre un grupo etnolingüístico no alcanzado y dejarlo con un liderazgo indígena maduro y saludable, con visión misionera. Sumergirse en una cultura, aprender un idioma, establecer relaciones genuinas lleva años, si no décadas. El término estándar de compromiso entre Miaf y un misionero es de 4 años, pero siempre tenemos en cuenta que después del primer ciclo de 48 meses, este término se renovará. Sin embargo, también enviamos cristianos a trabajar en proyectos a corto plazo, como 1 año, 6 meses o incluso semanas. Un ministerio local puede solicitar ayuda específica, por ejemplo, un profesor de teología, durante un período específico. Un misionero o una unidad misionera puede pedir ayuda para administrar una escuela bíblica de vacaciones para niños o para un esfuerzo de salud. En general, los trabajadores a corto plazo apoyan proyectos establecidos, ya sea de iglesias indígenas asociadas o en lugares donde ya hay un equipo intercultural trabajando.

Martureo – ¿Es el modelo MIAF el tradicional, en el que el misionero es apoyado por la iglesia que envía?

PF – Depende del llamado, el perfil del misionero, el país en el que trabajará, la necesidad del lugar, etc. Contamos con misioneros totalmente apoyados por las iglesias emisoras, y creemos que, en muchos casos, el trabajo solo será posible de esta manera. Miaf también tiene misioneros que son empresarios y que trabajan con Business as Mission (BAM) [Business as Mission]; otros son hacedores de tiendas, como un médico cuyo sustento proviene del 90% del trabajo que realiza. Pero, ¿cómo trabaja un médico en un país de las islas del Océano Índico sin recibir ayuda económica de otros cristianos? No es posible, no puede seguir el ritmo de su profesión. Hay casos en los que no solo el misionero necesita el apoyo de la iglesia local, sino que el tipo de trabajo que realiza depende del financiamiento de los cristianos de la iglesia global. A veces, un misionero necesita distribuir medicinas, canastas de alimentos, suministros agrícolas o cavar pozos, según dónde y cómo esté trabajando.

Martureo – ¿Es la situación socioeconómica de África, el continente más pobre del mundo, un factor para que la iglesia envíe más misioneros allí?

FP – La realidad socioeconómica no es un factor en sí mismo, sino que debe considerarse en términos de planificación, estrategia, presupuesto, etc. Por ejemplo, ¿cómo podemos hablar de Cristo en Madagascar a personas que padecen hambre extrema? Si soñamos con una iglesia africana involucrada en la misión de Dios, debe ser plenamente capaz de hacerlo, debe ser sostenible. Asimismo, al enviar un misionero a la Europa secularizada, hay que prestar atención al costo de vida de una familia allí. Y, por supuesto, no olvidemos que el verdadero evangelio transforma las estructuras injustas.

Martureo – ¿En qué países opera MIAF?

PF – El foco está en los africanos no alcanzados, tanto es así que, además de África, donde estamos presentes en más de 25 países, hay trabajos con africanos en Europa, Estados Unidos, Canadá e incluso en Brasil. Rompimos con el tema geográfico. Pero, por supuesto, todavía hay casi mil grupos etnolingüísticos no alcanzados en África, y tenemos equipos en diferentes países del norte, centro, este y sur.

Martureo – Si pudieras animar a aquellos que están discerniendo dónde servir en África a considerar algunos lugares específicos, ¿cuáles serían?

PF – Madasgascar, Mali, Marruecos, Túnez y el Cuerno de África en su conjunto: Somalia, Djibouti, Etiopía y Eritrea.

Martureo – ¿La África de 2021 es muy diferente a la de hace décadas?

PF – Durante 20 años he estado yendo sistemáticamente a África y he seguido diferentes ministerios allí. Es destacable el gran éxodo rural, es decir, la migración de personas a los grandes centros, y cómo la conectividad, los celulares, se volvieron parte de la vida de las personas. Esto tiene varias implicaciones para toda la estructura ministerial. Sigue habiendo conflictos civiles por cuestiones territoriales vinculadas a disputas de poder: actualmente hay 17 brotes en el continente, lo que también influye en la obra misionera. Las tragedias naturales han afectado recientemente a algunos países como Mozambique y Madagascar. La árida región de Kenia al norte está sufriendo incendios, acabo de recibir un video con imágenes impactantes. Aunque la era colonial ha quedado oficialmente atrás, todavía encontramos mucha explotación de los recursos naturales de África por parte de países extranjeros sin criterio.

Martureo – Si alguien quiere postularse para ser parte del equipo misionero de MIAF, ¿cuáles son los canales de contacto?

PF – Puede ser a través del sitio web de MIAF o por WhatsApp (43) 3027-3703, en este número puede hablar directamente con nuestro equipo de reclutamiento.

Fuente: Martureo

 

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación de COMIBAM

Comments are closed.