Venezolanos refugiados en Brasil

Por José Calixto Patrick

El número de refugiados de Venezuela aumenta cada día, especialmente en las fronteras de Brasil, Colombia y Perú. En nuestro país, el estado de Roraima es el que más recibe venezolanos todos los días. Boa Vista, capital de Roraima, está abarrotada de venezolanos que deambulan por las calles, practicando la mendicidad y clamando por la misericordia de los brasileños para poder llevar alguna comida a los familiares.

Según un pastor de Boa Vista, existe una calle que ya se conoce como la “Calle de los 80 reales”, pues allí más de un centenar de jóvenes venezolanos se prostituyen todos los días para poder comprar algún alimento para sus familias.

La mayoría de las personas que hoy están mendigando en Roraima son profesionales: médicos, ingenieros, arquitectos, profesores, ejecutivos… Personas altamente capacitadas en sus profesiones, pero que, ante la crisis que enfrentaban en su país, decidieron huir con sus familias a Brasil, esperando tener una vida mejor.

En septiembre de 2017, la hermana Gisela Elvira González, venezolana, esposa del Pr. Bladimir Rodríguez, me envió un mensaje compartiendo lo que estaba pasando. Ella, el marido, tres hijos y seis nietos llegaron a Boa Vista prácticamente con la ropa del cuerpo, buscando un lugar para su familia y, al mismo tiempo, sintiendo en sus corazones el deseo de compartir el amor de Cristo con sus compatriotas en la diáspora.

Gracias al amor y generosidad de un grupo de pastores en Roraima, Gisela y su familia fueron acogidos. En la Iglesia Bautista de la Libertad, en Boa Vista, todos los domingos se reúne un buen grupo de venezolanos que, además del hambre física, manifiestan también hambre espiritual. El Pr Bladimir y Gisela están trabajando con sus compatriotas todos los días con la esperanza de animar, en medio del dolor que comparten. Y gracias a la ayuda de algunos pastores de varias partes de Brasil y de amigos personales, hemos podido, por la gracia y misericordia de Dios, proveer sustento para esa familia durante los últimos ¡cinco meses!

He orado y conversado con algunos líderes de la Junta de Misiones Nacionales para que el Pr. Bladimir y Gisela sean invitados a actuar como misioneros para ministrar a los miles de venezolanos, en Boa Vista o Pacaraima, en la frontera con Venezuela. El sueño de estos hermanos sería alquilar alguna hacienda para poder preparar un alojamiento provisional para bendecir a los venezolanos, especialmente en su primer mes como refugiados, para ofrecerles desayuno, almuerzo y cena, mientras los refugiados buscan algún trabajo y lugar para vivir.

  • Ore por la Junta de Misiones Nacionales y sus planes de comenzar un ministerio que pueda bendecir a los miles de venezolanos en la frontera con Brasil, tanto en Pacaraima como en Boa Vista.
  • Ore por el Pr. Bladimir y Gisela, para que el Señor los bendiga y sean usados ​​como instrumentos en las manos de Dios para mostrar a los refugiados de su patria el amor, la compasión y la misericordia del Señor.
  • Ore por los miles de venezolanos que abandonan todos los días su país y se dirigen a Brasil, Colombia, Perú y otros países de América del Sur, buscando pan, techo y un trabajo para alimentar a sus familias.
  • Ore por la Convención Bautista Brasileña, para que el Espíritu Santo mueva el corazón de nuestros líderes y pastores a fin de que una acción de misericordia sin precedentes sea realizada en el estado de Roraima.

José Calixto Patrick, es misionero en Portugal, se desempeñó desde 1977 hasta 1994 en Venezuela.

Fuente: Junta de Missões Mundiais

The following two tabs change content below.
Imagen de perfil de Martha Claros

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación - COMIBAM Internacional

Comments are closed.