Una Carta Abierta de un Cristiano Rohingya Refugiado

Por Nicole Leigh

Los cristianos dentro del pueblo Rohingya son perseguidos dos veces.

Primero, por su origen étnico como personas Rohingya. La ONU considera a los Rohingya como “la gente más perseguida de la tierra”. Sin hogar, errantes, pobres y hambrientos, han sido víctimas de la campaña genocida de Myanmar contra ellos desde los años setenta. Las olas de persecución renovadas han forzado a otros cuatrocientos mil a la vecina Bangladesh en los últimos meses.

Segundo, por su decisión de seguir a Jesús. Aunque la mayoría de los Rohingya son musulmanes, aproximadamente 300 de los 1.4 millones de Rohingya han venido a Cristo en los últimos veinte años, principalmente a través del testimonio de una familia que vive en un campamento de refugiados en Bangladesh.

Conocí a esa familia cuando visité los campamentos este verano. El padre es el primer Rohingya conocido en seguir a Cristo. Él personalmente ha guiado a más de doscientas personas a la fe en Jesús, ayudó a establecer cinco iglesias entre su pueblo y comenzó una escuela primaria cristiana en su campamento.

Su hijo de dieciocho años, Arman *, fue mi guía y traductor. Tenía una nueva cicatriz en su nariz por una paliza reciente de vecinos musulmanes en el campamento. Lo habían estado esperando afuera después de una reunión de oración, empuñando cuchillos y palos. A pesar de esta oposición, Arman siente pasión por alcanzar a su gente para Cristo.

Caminar por los campamentos con Arman me llenó de desesperación, pero también me dio una nueva comprensión de la necesidad de Cristo. Cuando todo lo demás es quitado, Cristo permanece. Fue un cambio de vida conocer a cristianos que no poseen nada, pero que aún poseen un gozo y un deseo de compartir la esperanza de Cristo.

Las historias de los rohingya han sido populares en las noticias en las últimas semanas a medida que se intensifica la limpieza étnica. Los rohingya están desesperados por escapar del asesinato de sus familias y la quema de sus aldeas. Todos necesitan nuestras oraciones. Los pocos cientos de cristianos entre ellos necesitan especialmente la intercesión de sus hermanos y hermanas de todo el mundo.

Una carta de un cristiano Rohingya en un campo de refugiados de Bangladesh

En una carta reciente de Arman, pidió a los cristianos que oren por todos los rohingya, pero específicamente por sus compañeros cristianos:

Está lloviendo aquí en Bangladesh, y la situación Rohingya es muy mala ahora. Casi 370,000 rohingya han huido a Bangladesh en las últimas semanas debido al genocidio en curso en Myanmar. La mayoría de los recién llegados han perdido todo: marido, esposas, niños y hogares, y muchos han resultado heridos por el ejército de Myanmar. Carecen de comida, refugio y atención médica adecuada.

Hay setenta y ocho familias que son seguidores de Jesús, y nosotros (mi familia y yo) los estamos cuidando. Todos se han convertido del Islam al cristianismo. En su mayoría son mis parientes y vecinos de Myanmar. A pesar de que escaparon de Myanmar, no están seguros porque un grupo terrorista, Al Yakin, se ha formado dentro de los Rohingya y ha atacado a los cristianos, a mi tío específicamente. Él huyó de ellos durante cuatro meses.

Mi tío y su grupo de cristianos alaban a Dios porque Jesús es el verdadero Dios y salva a todos los que lo siguen. Están alabando a Dios por haber llegado de manera segura a Bangladesh. Continúen orando por las setenta y ocho familias cristianas en los campos de refugiados.

Ore por:

  • Los cristianos Rohingya para ser fuertes en su fe, incluso en medio de la persecución de otros refugiados.
  • Todos los rohingya tienen suficiente comida para sobrevivir día a día. Ellos reciben arroz por una organización no gubernamental local, pero eso es todo.
  • Un refugio seguro en Bangladesh para que puedan ayudar a otros a conocer a Jesús y establecer iglesias.
  • Atención médica adecuada. Hay clínicas móviles pero los recursos son inadecuados y las necesidades son abundantes. Las personas sufren desnutrición, quemaduras, heridas en su viaje y enfermedades.

Algunos creyentes de nuestro pueblo no pudieron llegar a Bangladesh porque el clima era malo y todavía intentan escapar de Myanmar. Solicito con todo mi corazón que mis hermanos y hermanas cristianos de todo el mundo los mantengan en sus oraciones diarias. Sinceramente creo que Dios tiene un buen plan para mi pueblo. Oro para que Dios haga un camino donde no lo hay.

Gracias por orar,

Arman

* Nombre cambiado

Nicole Leigh es una escritora de la IMB. Ella y su familia han estado viviendo en Europa por más de dos décadas.

Fuente: www.imb.org

The following two tabs change content below.
Imagen de perfil de Martha Claros

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación - COMIBAM Internacional

Comments are closed.