Reconociendo la urgencia del Evangelio

Por Anna Deckert

Con la guerra, los desastres naturales y otras crisis aparentemente en aumento, la urgencia de anunciar el Evangelio es clara. En este momento, la Tierra cuenta con alrededor de 7,500 millones de personas, y ese número sigue creciendo. Pero muchos nunca han oído hablar de la gracia salvadora de Jesucristo.

El 25 enero del presente, el mundo se preocupó de nuevo.  El Boletín de los Científicos Atómicos movió el Reloj del Juicio Final 30 segundos hacia delante. Como símbolo del fin de la humanidad, el reloj envía el mensaje de que la gente necesita frenar la llegada de los tiempos finales. Algunos sugieren que los gobiernos detienen la actividad nuclear o tomen medidas más grandes para mitigar el cambio climático, pero ¿son suficientes esas acciones?

El clímax de la historia

Si bien trabajar por la paz es bueno, los cristianos ven el reloj un poco diferente. Ron Hutchcraft, presidente de Ron Hutchcraft Ministries, explica: “Esta gente ha estado mirando esto desde la década de 1950 y, en esencia, dicen que esto es tan peligroso como siempre. Por supuesto, el reloj que realmente importa no podemos ver, y ese es el reloj de Dios. Esa es la que realmente cuenta. Y sabemos que el reloj de Dios cuenta cada día hacia el clímax de la historia humana. Apunta al regreso personal de Jesucristo, el Rey Jesús, a esta tierra. Y no sabemos cuán cerca está eso”.

Hutchcraft observa que nuestro mundo lleno de conflictos se está pareciendo cada vez más al mundo que Jesús describió cuando habló sobre su regreso. Para los ministerios cristianos y los seguidores individuales de Cristo, eso significa lo mismo: la segunda venida de Cristo está cerca y las personas necesitan escuchar el Evangelio.

Paciente, buscando arrepentimiento

2 Pedro 3: 9 dice: “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento”.

Hutchcraft señala que “todos” en 2 Pedro plantea un gran trabajo para la Iglesia. Con más de 7,500 millones de personas en la tierra, los cristianos deben estar en sintonía con la urgencia del Evangelio antes del regreso de Cristo.

El Reloj del juicio final puede no ser la motivación, pero el Evangelio debería serlo.

Él continúa: “Cada generación de cristianos es responsable por su generación de personas perdidas. Tenemos el trabajo más grande que cualquier cristiano haya tenido alguna vez. Lo que significa, obviamente, que todos debemos estar completamente comprometidos con lo mejor de nuestras pasiones, y lo mejor de nuestras energías, y lo mejor de nuestro dinero con el trabajo de llevar el Evangelio a la gente ¿Verdad? ¿O no? ¿Eso es cierto? Y si alguna vez ha sido importante vivir para lo que importa para siempre, es ahora, en momentos como estos”.

Trabaja mientras puedas

Hutchcraft cree que el primer lugar para comenzar es con nuestros corazones. ¿Vemos la urgencia del Evangelio como real?

“Me pregunto cuando nos paremos frente a nuestro Salvador y… veamos solo la eternidad delante de nosotros y todas las cosas de la Tierra hayan desaparecido, ¿diremos, ‘podría haber hecho más’? El momento de decir eso es ahora, mirando el tiempo en que vivimos, y quizás el tiempo en el reloj de Dios. El tamaño de la tarea de 7.5 billones de ‘unos’, y ninguno de ellos quiere perecer. ¿Estamos haciendo todo lo que podemos hacer o podemos hacer más? ”

El tiempo es ahora

Hutchcraft observa que cada herramienta, habilidad y regalo que tenemos debe ser capturado para el Evangelio. ¿El mensaje de salvación se está difundiendo en los lugares a los que la gente va más a menudo, sus teléfonos? ¿Oramos diariamente por aquellos que necesitan a Cristo? ¿Estamos buscando maneras de usar nuestros dones para acercar a las personas al Señor?

¿O estamos perdiendo el tiempo, preparándonos para preguntar si podríamos haber hecho más?

Aquí hay tres formas en que puede vivir, con el regreso de Cristo en mente todos los días:

  1. Ore hoy para que Dios abra sus ojos a la urgencia del Evangelio. Pídale que trabaje a través de sus habilidades únicas para difundir su palabra.
  2. Desafíe a su iglesia a preguntar regularmente si en su conjunto, está haciendo todo lo posible para expandir el reino de Dios en su comunidad.
  3. Apoye el trabajo de aquellos en todo el mundo que llevan el Evangelio a los pueblos no alcanzados, tanto financieramente como a través de la oración.

Fuente: Mission Network News

The following two tabs change content below.
Imagen de perfil de Martha Claros

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación - COMIBAM Internacional

Comments are closed.