Llamados a Ser Sal y Luz

Por Raquel Villela

Los preceptos bíblicos sobre el llamado de Jesús para cada seguidor suyo, de salar la tierra e iluminar el mundo son traídos a la realidad contemporánea por Ronaldo Lidório en el libro “Sal y Luz”. Es un contenido práctico, que provoca reflexiones y orienta a una acción más alineada con el propósito divino. El autor considera que “lo que debe mover la iglesia para vivir y proclamar el evangelio de Cristo no son las estadísticas mundiales, la pasión por los perdidos o testimonios misioneros, sino una profunda comprensión y compromiso con la voluntad de Dios”.

“Sal y Luz” fue escrito originalmente en portugués, porque Ronaldo Lidório es brasileño, pero la edición en español también ya está disponible. Fue lanzada en agosto de 2017, en Bogotá, Colombia, durante el IV Congreso Misionero Iberoamericano de COMIBAM.

Ronaldo Lidório

Lidório utilizó palabras simples para tratar verdades profundas, fundamentó bíblicamente su análisis y reunió datos estadísticos para dar la dimensión de la tarea remanente de evangelización. El contenido fue organizado en tres grandes temas: comprendiendo, viviendo y practicando la misión. Es un libro que no debe ser solamente leído, sino estudiado por cada cristiano, familia, iglesia y organización misionera.

La perspectiva bíblica

En la primera parte de la obra, Lidório recorre la Biblia de Génesis a Apocalipsis para comprender mejor la misión que se le dio a la iglesia. Comienza hablando de la soberanía de Dios y de su deseo, desde la creación de la humanidad, de bendecir a todas las familias de la tierra. Deja claro que la misión es, por encima de todo, de Dios (Missio Dei). Enfatiza que sólo hay obra misionera con la acción del Espíritu Santo y donde Él se manifiesta produce crecimiento y dispersión hacia otros lugares de la tierra.

El autor evalúa la naturaleza misionera de la iglesia, aborda las enseñanzas Ry orientaciones de Jesús a sus discípulos y alerta al peligro de caer en la misma tibieza de Laodicea, una iglesia rechazada por Dios por no ser ni caliente ni fría. Muestra, sobre la base de estadísticas, que la prioridad misionera es anunciar el Evangelio a la gente que aún no lo ha escuchado. En algunos pasajes, Lidório utiliza su propia experiencia misionera para dar un sentido más práctico al mensaje de las Escrituras. Él vivió con su familia durante nueve años en Ghana, en el noroeste africano, donde se dedicó a la traducción de la Biblia, plantación de iglesias, construcción de clínica de salud y escuelas para el pueblo Konkomba. Actualmente dedica especial atención al trabajo misionero entre los indígenas de Brasil. Para él, la obediencia a Dios debe ser la motivación para la proclamación del evangelio. Obedecer la misión, a su vez, forma hombres según el carácter de Cristo.

Es inútil predicar lo que no se vive

La manera como los cristianos conducen sus propias vidas es el segundo tema del libro. El autor utiliza a Pablo como referencia de identidad cristiana y habla de fe, obediencia, oración, amor y alabanza a Dios en todas las circunstancias, incluso ante los inevitables sufrimientos. Recuerda que “nacemos en Cristo con la tendencia innata de esperar que suceda lo imposible” y que Dios proporciona protección especial a los que cumplen sus mandamientos.

Un punto crítico es la disociación entre la fe que la iglesia, o el cristiano en particular declara tener, y lo que efectivamente vive. No basta entender la doctrina cristiana, conocer y enseñar sobre el reino de Dios, pues es necesario incorporar las enseñanzas en la práctica cotidiana. Es necesario ser sal y luz, que es el tema central del libro. Lidório recuerda que la luz sería inútil si quedara escondida y considera que “la estructura mundial, patrocinadora del pecado, posee en su ADN una tendencia a descomponerse”, lo que acarrea la necesidad de sal. Dice que el mundo no tiene fuerza propia para preservarse y es ahí donde se evidencia la necesaria acción de la iglesia.

Cumplir la misión

La tercera parte del libro trae orientaciones sobre cómo hacer discípulos en todas las naciones, lo que implica tres grandes aspectos: evangelización, discipulado y plantación de iglesia. Habla de la vida en el campo misionero, de levantamiento de recursos, de finanzas, de estrategias para la obra misionera y de la relación entre oración constante, y misión exitosa. También en este último bloque del libro, el autor utiliza argumentos y datos estadísticos para mostrar el avance del Evangelio y trazar un panorama de las misiones globales.

El aspecto enfatizado en capítulos anteriores, de llevar una vida coherente con lo que se predica, vuelve a aparecer aquí, cuando el autor relaciona los puntos a ser considerados en la elección de misioneros. Habla también de los procedimientos de iglesias u organizaciones relacionadas con el envío. Recomienda el análisis previo de la vida personal, familiar y ministerial del candidato a hacer misiones y alerta que no se debe enviar lejos quién no es una bendición cerca.

En la versión en español del libro Sal y Luz, fue publicado por Editorial Patmos. www.editorialpatmos.com

Ronaldo Lidório es pastor presbiteriano, teólogo y doctor en estudios transculturales y antropológicos. Consultor de la WEA y otras organizaciones. Autor de libros sobre misiones y antropología.

Raquel Villela es misionera de la Asociación Lingüística Evangélica Misionera ALEM, y también colabora en COMIBAM.

 

The following two tabs change content below.
Imagen de perfil de Raquel Villela Alves

Raquel Villela Alves

Raquel Villela es misionera de la Asociación Lingüística Evangélica Misionera ALEM, y también colabora en COMIBAM.
Imagen de perfil de Raquel Villela Alves

Latest posts by Raquel Villela Alves (see all)

Comments are closed.