La Reforma, la Traducción de la Biblia, y el Movimiento Misionero Moderno

Por Michael Gabriel

Si viviera hace quinientos años y quisiera leer la Biblia, ¿dónde hubiera acudido? En aquel entonces, incluso en Europa, habría tenido problemas para encontrar la Escritura en otro idioma que no sea en latín, un idioma conocido sólo por la élite académica.

¿Qué hay de mil años antes todavía? En el siglo IV, partes de la Biblia hebrea griega habían sido traducidas a numerosos dialectos coptos en Egipto y al etíope menos de un siglo más tarde. La Biblia también estaba disponible para los hablantes de siríaco, un idioma hermano del hebreo y arameo [1]. Otros cristianos africanos que vivieron durante esa era fundamental tenían que arreglárselas sin la escritura en su lengua materna, una desventaja fatal cuando el Islam llegó al norte de África en el siglo VII. Durante los siguientes doscientos años la iglesia desapareció de manera efectiva en toda la región, excepto en tres áreas clave: las mismas áreas en las que se hablaban copta, etíope y siríaco. Dondequiera que los seguidores de Jesús podían leer la Biblia en su propio idioma, permanecieron firmes [2].

La primera traducción de la Biblia en Inglés

Es esta la realidad que llevó a John Wycliffe a traducir la Biblia al inglés en el siglo XIV. Después de todo, la esposa checa de Ricardo II de Inglaterra tenía las Escrituras en su idioma materno, pero el rey no. El trabajo se completó a finales de la década de 1380. Al ser cuestionado en los tribunales, Wycliffe respondió:

 “Usted dice que es una herejía hablar de las Sagradas Escrituras en Inglés. Me llamas un hereje porque he traducido la Biblia a la lengua común de la gente. ¿Sabe usted quien blasfema?  ¿No es el Espíritu Santo que da la Palabra de Dios en primer lugar en la lengua materna de cada una de las naciones a las que está dirigida?” [3]

Cada copia de la traducción de Wycliffe fue producida a mano, a un costo equivalente al salario anual de un sacerdote. Por lo tanto, nunca estuvo ampliamente disponible en comparación a otras traducciones en otros lugares de Europa.

Lutero, Tyndale, la imprenta, y una explosión de la traducción de las Escrituras

Todo sería diferente con la Reforma, que en gran medida fue beneficiada por la entonces reciente invención de la imprenta, una innovación que cambió la naturaleza de los libros para siempre. Lutero lideró el proceso, emitiendo una traducción del Nuevo Testamento en alemán en 1522. Este fue un éxito rotundo, pasando por cuarenta y tres ediciones en sólo tres años, con una tirada total de más de 100.000 copias [4].

La primera Biblia vernácula holandesa fue la próxima, seguida del Nuevo Testamento inglés de William Tyndale, en 1526, y una Biblia completa en francés en 1530. La motivación de Tyndale para estos proyectos de traducción de la Biblia estaba basada en uno de los objetivos centrales de la Reforma, que era poner la Biblia en las manos de laicos a fin de que pudieran leer por sí mismos. Él Observó [5]:

“Había percibido por la experiencia, cómo era imposible establecer a los laicos en cualquier verdad, al menos que la Escritura estuviera delante de sus ojos, en su lengua materna, para que pudieran ver el proceso, el orden y significado del texto”.

Tyndale fue ejecutado poco después. Sus últimas palabras fueron: “Oh Señor, abre los ojos al Rey Inglaterra” [6], una oración maravillosamente contestada cuando sólo tres años más tarde el rey Enrique VIII finalmente permitió, e incluso financió, la impresión de una Biblia en inglés conocida como “la Gran Biblia“.

Luego surgieron varias traducciones al idioma inglés: la Biblia Coverdale, la Gran Biblia y, en 1611, la Biblia King James, el libro más impreso en la historia del mundo. En 1600, ya existían traducciones a otros idiomas europeos, tales como en italiano, catalán, sueco, danés, español, polaco, eslavo, esloveno, gales y húngaro, siendo acompañadas por el rumano, finlandés, irlandés, letón, lituano y romanche en el siguiente siglo.

“La traducción abre la ventana para dejar entrar la luz; quebranta la cáscara, para que podamos comer el grano; pone a un lado la cortina, para que podamos mirar hacia el lugar santísimo; remueve la tapa del pozo, para que podemos llegar al agua, como Jacob hizo rodar la piedra de la boca del pozo, lo que significó que el ganado de Labán pudo saciar su sed” (Prefacio de los traductores, Versión King James).

¿Qué pasó con los idiomas de lugares más lejanos? En 1663, John Eliot imprimió la primera Biblia en América. Fue en Algonquin, el idioma de los nativos americanos en Natick, Massachusetts. En el otro lado del mundo, Albert Ruyl, un agente de la compañía holandesa de las Indias Orientales, fue el primero en traducir las Escrituras a un idioma asiático moderno, el malayo. Su traducción del Nuevo Testamento se completó en 1688, seguido por una al tamil en 1715.

La edad de oro de Traducción de la Biblia y el movimiento misionero moderno

Pero las compuertas de traducción de la Biblia realmente se abrieron con el movimiento misionero moderno. Henry Martyn tradujo el Nuevo Testamento al urdu, persa y judeo-persa antes de su muerte prematura, a la edad de treinta y uno. Mientras tanto, en la India, William Carey y sus asociados participaron en la publicación y traducción de las Escrituras en cuarenta idiomas.

Considere el desafío que enfrenta nuestra generación: más de 1,5 mil millones de personas todavía no tienen la Biblia completa disponible en su lengua materna.

En 1884 Samuel Crowther, el primer obispo africano de la Iglesia de Inglaterra, completó su traducción de la Biblia entera al yoruba, un idioma de un enorme grupo étnico en Nigeria. Y Pandita Ramabai fue una de entre muchas mujeres pioneras en la traducción de la Biblia. Ella aprendió hebreo y griego con el fin de producir una versión coloquial de la Biblia en la lengua marathi indio, que podría ser entendida por las personas en todos los niveles de la sociedad.

Esta idea, de ser entendida por todos, había sido crucial para el corazón pastoral de Lutero, en el inicio de la Reforma. Él escribió: “… nos debemos preguntar acerca de la madre en el hogar, los niños en la calle, el hombre común en el mercado. Debemos ser guiados por su lenguaje, su forma de hablar, y hacer la traducción desde ese punto de partida. De esa manera la entenderán…” [7]

En el siglo XXI: ¿habrá alguna vez una Biblia en cada idioma?

A finales del siglo XX, gracias también a los reformadores como Tyndale y Luther, porciones de las Escrituras fueron traducidas a más de tres mil idiomas en todo el mundo. Y Dios sigue abriendo la puerta para la traducción y distribución de la Biblia en los lugares más sorprendentes. Aun así, el trabajo está lejos de haber terminado. Solo considerar el desafío que enfrenta nuestra generación: más de 1.500 millones de personas todavía no tienen la Biblia completa disponible en su lengua materna.

Uno de los temas de la Reforma, con un interesante paralelo moderno, es el de los teléfonos móviles. La tecnología móvil puede resultar tan significativa para la distribución de la Escritura hoy, como lo hizo la imprenta para los reformadores. Tyndale fue perseguido hasta su muerte, y su Biblia quemada donde quiera que fuera encontrada. ¿Qué ocurriría con un dispositivo capaz de descargar la Biblia en cientos de idiomas en cuestión de segundos, de forma gratuita? ¿Qué pensaría de un dispositivo portátil que puede leer el texto en voz alta, acompañada de imágenes o videos? ¡La Escritura puede ser claramente expuesta ante los ojos de todo el mundo en su lengua materna!

Michael Gabriel sirve con SIL Internacional, como consultora lingüística para la traducción de una serie de idiomas de comunidades de Asia Central. Su pasión es ver pueblos en toda la región tener el gozo de conocer y adorar a Jesús en esas lenguas y culturas únicas y preciosas que Dios les ha dado.

Si desea participar del trabajo de preparar una Biblia para alguno de los pueblos que no han tenido la oportunidad de leerla en su propio idioma, echa un vistazo a estos proyectos de la Junta de Misiones Mundiales de la Convención Bautista de Estados Unidos:

Siembra la Escritura en Asia Oriental

StoryOne Inscripción Escritura Traducción de Idioma

La verdad de Dios para los Pueblos Sin Biblia

También puede utilizar nuestra herramienta de búsqueda de proyectos.

NOTAS

[1] Bruce M Metzger, “importantes primeras traducciones de la Biblia,” Biblioteca Sacra 150: 35-49, 1993.

[2] por supuesto, otros factores también estaban en juego, incluyendo el grado de liderazgo indígena y las relaciones Iglesia-Estado. Ver Calvin E. Shenk, “La desaparición de la Iglesia en África del Norte y Nubia y su supervivencia en Egipto y Etiopía: ¿Una cuestión de contextualización?” Misionología: Una Revisión Internacional, vol. XXI, No.2. 1993.

[3] Citado en David Fountain, John Wycliffe: El alba de la Reforma. Revival Literature, 1984.

[4] Para más detalles, véase el capítulo 7 de Andrew Pettegree (ed), Reforma Mundial. Routledge: Londres, 2000.

[5] El prefacio de Tyndale al Pentateuco, 1530.

[6] Grabado en Foxe (1563) Libro de los Mártires.

[7] LW 35: 188-189 Fuller cita: Una carta abierta, Por el Dr. Martin Luther. Traducido del: “Sendbrief von Dolmetschen”, en el Dr. Martin Luthers Werke, (Weimar: Hermann Boehlaus Nachfolger, 1909), Teil II, pp 632-646 por Gary Mann, Ph.D..

[8] El párrafo pertinente (22) dice lo siguiente: “… ya que la palabra de Dios debe ser accesible en todo momento, la Iglesia procura, y con solicitud materna se ocupa, de que las traducciones adecuadas y correctas se hagan a los diferentes idiomas, especialmente de los textos originales de los libros sagrados. Y si se presenta la oportunidad y las autoridades de la Iglesia aprueban, si estas traducciones se producen en cooperación con los hermanos separados, así, todhttps://www.imb.org/os los cristianos serán capaces de usarlos”.

Fuente: www.imb.org  International Mission Board

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación - COMIBAM Internacional

Comments are closed.