La brecha de género en las misiones

Por Jaclyn S. Parrish

El papel de las mujeres en el campo de la misión ha experimentado cambios significativos en los últimos siglos, comenzando con una aversión absoluta a enviar mujeres, a una aceptación tentativa de su presencia en el extranjero, a una apreciación vibrante y creciente de su visión y contribuciones. El fundamento bíblico para las mujeres en las misiones es innegable, desde las colaboradoras de Pablo, tales como Evodia y Síntique (Filipenses 4: 2-3) hasta las mujeres que sirvieron junto a Cristo mismo (Lucas 8: 1-3).

Sin embargo, las iglesias siguen luchando con las cuestiones prácticas y teológicas sobre dónde y cómo las mujeres pueden participar en el trabajo misionero internacional. Para unirse a esa conversación, Zane Pratt y Lori McDaniel de Junta de Misiones de la Convención Bautista de Estados Unidos (IMB por sus siglas en inglés) se sentaron con Christy Thornton de Seminario Teológico Bautista del Sureste (SEBTS por sus siglas en inglés) y Paula Hemphill, quien ha servido con la IMB como consultora de movilización de mujeres.

Una de las razones más obvias por las que las mujeres son esenciales para el trabajo misionero internacional es porque las mujeres perdidas también necesitan el evangelio. Las costumbres sociales de muchas culturas alrededor del mundo obstaculizan seriamente, si no prohíben por completo, que los hombres interactúen con mujeres fuera de sus familias. Por lo tanto, si estas mujeres van a escuchar las buenas nuevas, debe ser de mujeres cristianas con la formación cultural, teológica y lingüística para compartirlas con ellas. Para llegar a una sociedad entera, los hombres y mujeres cristianos deben estar equipados y activos para hacer discípulos.

Además, los mandamientos de la Escritura fueron dados tanto a hombres como a mujeres.  Desde el mandato cultural (Génesis 1: 27-28) hasta la Gran Comisión (Mateo 28: 19-20), el llamado de Dios para dar a conocer su gloria y su gran nombre es el llamado para ambos géneros, y ninguno puede cumplir ese llamado sin el otro. Solteros o casados, hombres o mujeres: todos son necesarios en el campo misionero.

Jaclyn S. Parrish trabajó como escritora para IMB en el sur de Asia. Actualmente se desempeña en los Estados Unidos como escritora, editora y socia de redes sociales para IMB.

Fuente: International Mission Board

The following two tabs change content below.

Martha Claros

Directora del Área de Comunicación - COMIBAM Internacional

Comments are closed.