Investigación detalla la Fuerza Misionera Transcultural Brasileña

Por Raquel Villela

Hay 15.000 misioneros brasileños involucrados en trabajos transculturales, de acuerdo con la investigación de la Asociación de Misiones Transculturales Brasileñas – AMTB, realizada bajo la coordinación de Felipe Fulanetto y supervisión de Ronaldo Lidório, que también desarrolló la metodología de investigación. Se han catalogado 247 organizaciones involucradas con el envío dentro o fuera de Brasil.

Ronaldo Lidório

“La investigación nos anima cuando muestra a 15 mil misioneros actuando, pero debemos ser humildes en reconocer nuestros errores, que ella misma nos apunta”, considera Felipe Fulanetto. Añade que “nuestro deseo es que esos datos generen reflexiones y acciones prácticas para actuar aún mejor en misiones, para la gloria de Dios. Queremos entender lo que Dios ha hecho y está haciendo y cómo podemos cooperar con la misión de Él.

Esta es la cuarta investigación realizada por AMTB. Las anteriores fueron realizadas en los años 1989, 1996 y 2006. Los resultados de la investigación de 2017 fueran presentados de primera mano por Ronaldo Lidório en el Congreso Brasileño de Misiones, realizado del 23 al 27 de octubre en Aguas de Lindóia (SP), Brasil.

Crecimiento 

Hubo un crecimiento promedio del 8,2% de la fuerza misionera transcultural brasileña entre 2006 y 2017. Es un índice superior al promedio de crecimiento de la iglesia evangélica brasileña en el mismo período, que fue del 5,8%. El crecimiento fue más acentuado a partir del año 2000 y ganó un nuevo impulso alrededor de 2010.

Se sabe que ese crecimiento se debe sobre todo a la gracia de Dios, que se manifiesta en acciones concretas de personas y organizaciones. Entre otras, la investigación apunta las siguientes causas: movimiento creciente de oración; nuevos movimientos de movilización misionera, como Perspectivas, Pueblos y Lenguas y Vocare*; fuerte empeño de las juntas denominacionales en el trabajo misionero, generando una ola de movilización, entrenamiento y envío; multiplicación de las oportunidades de formación y preparación especializada para misiones; y la perseverancia de las organizaciones misioneras transculturales interdenominacionales en la expansión del trabajo y en la transmisión de know-how para las nuevas iniciativas.

Puntos de atención

Los datos apuntan algunos aspectos que demandan mejoras. A pesar de haber un gran cuidado con el misionero durante el servicio en el campo (71%), ocurre una caída drástica cuando él regresa a su país o ciudad (26,3%). Se observa además que el 79% y el 71% de las organizaciones no se involucra, respectivamente, con los costos de planes de salud y jubilación de sus misioneros.

Otro punto de atención es con relación a la preparación: el 11,8% de las organizaciones no ofrece ninguna preparación misionera, coincidiendo con el 11% de los misioneros que respondieron haber sido enviados sin entrenamiento. Es bajo el índice en entrenamiento lingüístico (27,6%) y antropológico (39,4%) ofrecido por las organizaciones, en comparación con el énfasis en la preparación misiológica (76,3%) y trabajo en equipo (69,7%).

Sobre el período en que las organizaciones priorizan el cuidado misionero, el 71% declara que es durante el ejercicio del ministerio misionero, el 55,2% que es antes del envío al campo y el 26,3% en el regreso del campo misionero.

Dificultades

La mayor dificultad encontrada por las organizaciones misioneras consultadas es con relación a las finanzas; el 65,8% de ellas admite tener problemas en el área financiera. El segundo mayor obstáculo para el avance de la obra es la falta de misioneros (40,7%), seguido por movilización (34,2%), cuidado del misionero (28,9%), área administrativa (27,6%), comunicación (26,3%), área estratégica (15,8%), logística (14,4%) y entrenamiento misionero (9,2%).

El ingreso de recursos en las organizaciones se da, en particular, por iniciativa de las iglesias locales (47,3%) y ofrendas personales (38%). También se identificaron como fuentes de recaudación financiera los eventos, como cursos, entrenamientos y conferencias (6,5%) y las organizaciones financiadoras en Brasil o en el exterior (4%). Los recursos se han invertido: 46% en el sustento de misioneros en Brasil, el 34,2% en el sustento de los misioneros en el exterior y el 26,3% en gastos administrativos de la organización. El sustento mensual de los misioneros proviene, en su mayoría, de mantenedores personales que el propio misionero levanta (52,6%), seguido por otros contribuyentes, como iglesias, miembros, etc. (26,3%) y la propia agencia (17,1) %).

El informe completo de la investigación 2017, con la descripción metodológica y los resultados detallados, está disponible en el sitio del Departamento de Investigación de AMTB: www.pesquisasamtb.org.br.

* Vocare: Movimiento de la AMTB, que reúne a varias organizaciones misioneras para promover la visión y la acción misionera entre la juventud brasileña.

 

 

The following two tabs change content below.
Imagen de perfil de Raquel Villela Alves

Raquel Villela Alves

Raquel Villela es misionera de la Asociación Lingüística Evangélica Misionera ALEM, y también colabora en COMIBAM.
Imagen de perfil de Raquel Villela Alves

Latest posts by Raquel Villela Alves (see all)

Deja un comentario