Programa de Cuidado Integral del Misionero

La responsabilidad suprema del cuidado de los obreros es de Dios, nosotros descansamos plenamente en sus manos porque es Él el que nos envía, y el que tiene el poder para sostenernos. Aunque la igles...